Una ciu­dad en aler­ta má­xi­ma por la cum­bre

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Bue­nos Ai­res re­ci­be a los lí­de­res del G20 con el ma­yor des­plie­gue de se­gu­ri­dad de su his­to­ria. La se­de de la cum­bre, en un ex­tre­mo de la ciu­dad que da al río de la Pla­ta, es­tá cus­to­dia­da por mi­les de po­li­cías dis­pues­tos en tres ani­llos de se­gu­ri­dad. Ar­gen­ti­na ha mo­vi­li­za­do a 20.000 agen­tes, a los que se les su­man unos 5.000 res­pon­sa­bles de la se­gu­ri­dad de los man­da­ta­rios in­ter­na­cio­na­les. El Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri ha pa­ra­li­za­do Bue­nos Ai­res. De­cla­ró fes­ti­va la jor­na­da de hoy, pri­mer día del en­cuen­tro, y acon­se­jó a los ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal “ir­se de la ciu­dad”. Los que se ha­yan que­da­do tie­nen ca­si im­po­si­ble mo­ver­se. To­das las lí­neas de me­tro y del tren metropolitano es­tán sus­pen­di­das, el ae­ro­puer­to de vue­los na­cio­na­les y re­gio­na­les per­ma­ne­ce ce­rra­do al público y re­ser­va­do pa­ra las de­le­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. La prin­ci­pal ter­mi­nal ma­rí­ti­ma tam­po­co es­tá ope­ra­ti­va. La mi­tad de las ru­tas de au­to­bu­ses ur­ba­nos se han vis­to res­trin­gi­das o des­via­das.

Ar­gen­ti­na ha blin­da­do el es­pa­cio aé­reo en un pe­rí­me­tro de 460 ki­ló­me­tros al­re­de­dor de Bue­nos Ai­res. Des­de ha­ce días pue­den ver­se avio­nes mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses en va­rios ae­ro­puer­tos del país, a la es­pe­ra de la lle­ga­da del pre­si­den­te Do­nald Trump, que es­ta­ba pre­vis­ta en­tre la no­che de ayer y la ma­dru­ga­da de hoy. Trump se des­pla­za­rá por las ca­lles de la ciu­dad en el mis­mo vehícu­lo blin­da­do que usó Ba­rack Oba­ma en su vi­si­ta a la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, en 2016.

Uno de los má­xi­mos desafíos pa­ra los an­fi­trio­nes de la cum­bre era la ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da pa­ra la tar­de hoy por el No­bel de la Paz Adol­fo Pérez Es­qui­vel y de­ce­nas de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y de de­re­chos hu­ma­nos. Ba­jo el le­ma No al G20, Abajo el acuer­do Ma­cri-FMI, Fue­ra Trump y de­más lí­de­res im­pe­ria­lis­tas, es­ta­ba pre­vis­to que la mar­cha re­co­rrie­ra la Ave­ni­da de Ma­yo, la más em­ble­má­ti­ca de la ciu­dad, ha­cia el Con­gre­so.

En Bue­nos Ai­res hay cor­tes de ca­lles dia­rios y cada año se re­gis- tran pro­tes­tas mul­ti­tu­di­na­rias. Pe­ro an­te­rio­res cum­bres del G20 han es­ta­do mar­ca­das por vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos en­tre po­li­cías y ac­ti­vis­tas an­ti­glo­ba­li­za­ción. En Ham­bur­go (Ale­ma­nia), la se­de an­te­rior, hu­bo cien­tos de he­ri­dos.

La mar­cha se rea­li­za­rá a sie­te ki­ló­me­tros de Cos­ta Sal­gue­ro, se­de del even­to. El Go­bierno ya ha ad­ver­ti­do de que reac­cio­na­rá de for­ma in­me­dia­ta an­te el pri­mer in­ci­den­te, dis­tan­cián­do­se así del com­por­ta­mien­to de las fuer­zas de se­gu­ri­dad en otras pro­tes­tas pre­vias.

Ma­cri quie­re que la cum­bre sea un es­ca­pa­ra­te de la nue­va Ar­gen­ti­na que pro­me­tió al lle­gar a la pre­si­den­cia en 2015 Cual­quier pro­ble­ma en la or­ga­ni­za­ción echa­ría a per­der ese ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.