Bolsonaro es­tre­cha la­zos con la Ad­mi­nis­tra­ción de EE UU

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Des­pre­cio por la pren­sa

La cues­tión no era si las mal­tre­chas re­la­cio­nes en­tre Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos iban a me­jo­rar con la vic­to­ria de Bolsonaro, que se ha­ce lla­mar “el Trump tro­pi­cal” des­de an­tes in­clu­so de co­men­zar su cam­pa­ña; la cues­tión era cuán­do y a qué ve­lo­ci­dad. La res­pues­ta se vio ayer en aque­lla me­sa de desa­yuno. John Bol­ton hi­zo una pa­ra­da en Río de ca­mino al G20 en Bue­nos Ai­res so­lo pa­ra sa­lu­dar al pre­si­den­te elec­to y es­ce­ni­fi­car la cer­ca­nía que la Ca­sa Blan­ca ya ha­bía he­cho no­tar en co­mu­ni­ca­dos y tuits des­de la vic­to­ria de ul­tra­de­re­chis­ta.

Du­ran­te la reunión, ha­bla­ron de Ve­ne­zue­la y Cu­ba, y los pro­ble­mas que su­po­nen pa­ra am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes. “Ve­ne­zue­la es una cues­tión que vie­ne de le­jos, y tenemos que bus­car so­lu­cio­nes”, ex­pli­có Bolsonaro a la pren­sa al sa­lir. “Sa­be­mos que hay ahí 80.000 cu­ba­nos, el país tie­ne ese agra­van­te. Se­rá di­fí­cil sa­car a Ve­ne­zue­la de esa si­tua­ción”. Tam­bién co­men­ta­ron otra idea que Bolsonaro es­tá ba­ra­jan­do en imi­ta­ción de Trump: re­ubi­car la Em­ba­ja­da bra­si­le­ña en Is­rael en Jerusalén. “Esa po­si­bi­li­dad exis­te: Jerusalén tie­ne dos par­tes y so­lo una no es­tá en li­ti­gio. La em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den- l 1 de di­ciem­bre An­drés Ma­nuel López Obra­dor (AMLO) to­ma­rá po­se­sión co­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co. El 1 de enero, Jair Bolsonaro lo ha­rá co­mo pre­si­den­te de Bra­sil. Tras unos lar­gos me­ses de fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad elec­to­ral en Amé­ri­ca La­ti­na, los dos ma­yo­res paí­ses de la re­gión ini­cian un ca­mino po­lí­ti­co has­ta aho­ra des­co­no­ci­do.

Los dos nue­vos hom­bres fuer­tes del con­ti­nen­te es­tán en las an­tí­po­das ideo­ló­gi­cas. El pri­me­ro, re­pre­sen­tan­te de una iz­quier­da vie­ju­na te­ñi­da de au­to­ri­ta­ris­mo; el se­gun­do, de una ul­tra­de­re­cha mi­li­ta­ris­ta y evan­gé­li­ca. Sin em­bar­go, además del po­pu­lis­mo co­mo mo­do de es­tar en po­lí­ti­ca, am­bos com­par­ten al­gu­nos pun­tos que se es­tá en esa par­te”, ra­zo­nó el pre­si­den­te elec­to.

An­tes de ir­se, Bol­ton in­vi­tó a Bolsonaro a vi­si­tar a su ho­mó­lo­go en la Ca­sa Blan­ca. Es la pri­me­ra vez que lle­ga a Bra­sil una in­vi­ta­ción así en años. Has­ta aho­ra se ha es­ta­do si­guien­do la doc­tri­na del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res —que go­ber­nó en­tre 2003 y 2016— de bus­car so­cios co­mer­cia­les más lu­cra­ti­vos que Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Chi­na. En lo di­plo­má­ti­co las dos po­ten­cias tam­po­co han te­ni­do gran­des in­tere­ses en co­mún. Pe­ro aho­ra Bolsonaro quie­re una po­lí­ti­ca ra­di­cal­men­te opues­ta y se ha mos­tra­do dis- pue­den ser crí­ti­cos pa­ra el fu­tu­ro. Pa­ra em­pe­zar, nin­guno tie­ne de­ma­sia­do in­te­rés en la po­lí­ti­ca ex­te­rior. Pa­ra AMLO, “la me­jor po­lí­ti­ca ex­te­rior es una po­lí­ti­ca in­te­rior fuer­te”. Al­go pa­re­ci­do opi­na Bolsonaro. Es cier­to que los enor­mes desafíos a los que se en­fren­tan am­bos paí­ses —desa­rro­llo eco­nó­mi­co, de­sigual­dad, se­gu­ri­dad, vio­len­cia, co­rrup­ción— re­quie­ren un es­fuer­zo des­co­mu­nal. Pe­ro tam­bién lo es que sien­do los dos gi­gan­tes geo­grá­fi­cos, de­mo­grá­fi­cos, ener­gé­ti­cos y hu­ma­nos ca­bría es­pe­rar de ellos un peso de­ter­mi­nan­te en las cues­tio­nes re­gio­na­les y glo­ba­les.

Mé­xi­co lle­va años in­mer­so en su pro­pia es­pi­ral de la gue­rra con­tra el nar­co; un tiem­po en el que Bra­sil se ha eri­gi­do co­mo “Par­te del Go­bierno de Bolsonaro no pa­re­ce en­ten­der que Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne tan­to que ofre­cer a Bra­sil”, ra­zo­na Oli­ver Stuen­kel, pro­fe­sor de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la Fun­dação Ge­tú­lio Var­gas. “Bra­sil no es muy im­por­tan­te en Was­hing­ton y la cer­ca­nía con Chi­na no es pro­duc­to de una de­ci­sión sino el re­fle­jo de una nue­va reali­dad. Creen que Es­ta­dos Uni­dos pue­de ge­ne­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas que com­pen­sen las pér­di­das con Chi­na, pe­ro eso no va a pa­sar. Trump no pue­de abrir el mer­ca­do a los bra­si­le­ños”.

Uno de los hi­jos de Bolsonaro, el dipu­tado Eduar­do, lle­va ya días en Es­ta­dos Uni­dos, re­ma­tan­do es­te acer­ca­mien­to en un te­rreno mu­cho más fér­til que el po­lí­ti­co y el eco­nó­mi­co: el es­té­ti­co. Es ahí, en las pro­me­sas y el es­ti­lo de ex­pli­car­las, donde Trump y Bolsonaro es­tán prác­ti­ca­men­te her­ma­na­dos. Les une su des­pre­cio por la pren­sa y las ins­ti­tu­cio­nes, su de­sin­te­rés por las mi­no­rías y la glo­ba­li­za­ción, y su ob­se­sión por de­vol­ver a sus paí­ses la “gran­de­za” de dé­ca­das pa­sa­das. Y eso es lo que Eduar­do Bolsonaro ha ex­plo­ta­do en su via­je pa­ra, se­gún sus pa­la­bras, “res­ca­tar la cre­di­bi­li­dad de Bra­sil en el país”. Es una fun­ción que no le co­rres­pon­de co­mo dipu­tado por São Pau­lo, pe­ro el uso de fa­mi­lia­res en pa­pe­les ins­ti­tu­cio­na­les es otro há­bi­to que Trump y Bolsonaro tie­nen en co­mún.

Eduar­do Bolsonaro vi­si­tó el mar­tes el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se, y se reunió con pe­sos pe­sa­dos del Par­ti­do Re­pu­bli­cano co­mo Ted Cruz o Mar­co Ru­bio. Más tar­de, fue in­vi­ta­do a la fies­ta de cum­plea­ños del exes­tra­te­ga de Trump Ste­ve Ban­non, a quien aplau­dió en re­des so­cia­les co­mo “icono en la lu­cha con­tra el mar­xis­mo cul­tu­ral”. Ban­non, por su par­te, fue in­ca­paz de re­cor­dar el nom­bre de Bolsonaro cuan­do esa no­che se lo pre­gun­tó The Guar­dian. Tras ti­tu­bear, le lla­mó Bo­to­li­ni. po­ten­cia de un Sur glo­bal que re­cla­ma­ba su es­pa­cio en el cam­bian­te or­den in­ter­na­cio­nal. Es­tá por ver si as­pi­ra a se­guir desem­pe­ñan­do ese pa­pel.

Otro pun­to en co­mún de am­bos lí­de­res es su ob­se­sión por Do­nald Trump, por mo­ti­vos muy dis­tin­tos, eso sí. Pa­ra AMLO se­rá la bes­tia ne­gra con la que ten­drá que des­ple­gar su me­jor prag­ma­tis­mo pa­ra li­diar con cues­tio­nes tan es­pi­no­sas pe­ro exis­ten­cia­les co­mo la mi­gra­ción o el co­mer­cio. Pa­ra Bolsonaro, es el es­pe­jo en el que se mi­ra y con el que sue­ña for­mar un eje ul­tra­con­ser­va­dor que re­co­rra el con­ti­nen­te.

Por úl­ti­mo, tan­to AMLO co­mo Bolsonaro com­par­ten de­sin­te­rés por el mul­ti­la­te- ra­lis­mo. ¿Có­mo evo­lu­cio­na­rá la Alian­za del Pa­cí­fi­co —una ini­cia­ti­va de in­te­gra­ción re­gio­nal en­tre Mé­xi­co, Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le— con go­bier­nos tan ale­ja­dos ideo­ló­gi­ca­men­te? Más du­das aún se cier­nen so­bre las or­ga­ni­za­cio­nes sud­ame­ri­ca­nas, Una­sur y Mer­co­sur, con un Bra­sil en re­ti­ra­da que cues­tio­na además el sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das.

La pre­vi­si­ble au­sen­cia de Amé­ri­ca La­ti­na de las co­sas del mun­do es una ma­la no­ti­cia. Con sus re­ser­vas de re­cur­sos na­tu­ra­les, con una po­bla­ción jo­ven y con un enor­me po­ten­cial, la re­gión de­be­ría par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en los prin­ci­pa­les de­ba­tes y en la bús­que­da de so­lu­cio­nes glo­ba­les, des­de la de­sigual­dad has­ta el cam­bio cli­má­ti­co, des­de los mo­de­los de cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble has­ta el fu­tu­ro de la edu­ca­ción. Y, sin em­bar­go, pa­re­ce que sus dos gran­des po­ten­cias van ca­mino de re­ple­gar­se en sí mis­mas, aten­dien­do, so­bre to­do, a un ve­cino del nor­te po­de­ro­so y ca­pri­cho­so. Amé­ri­ca, de nue­vo, pa­ra los ame­ri­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.