Un ex­pe­ri­men­to eco­so­cial en me­dio del Bál­ti­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Si­ner­gias

An­toi­ne Ar­quié, na­ci­do en Fran­cia, tie­ne 26 años. Es el úni­co de los al­dea­nos que no tie­ne que pa­gar el al­qui­ler —una de las fuen­tes de in­gre­so de la coope­ra­ti­va jun­to a un pu­ña­do de sub­ven­cio­nes de pro­gra­mas a los que ha ac­ce­di­do— de­bi­do a sus tra­ba­jos en el cul­ti­vo de la tie­rra. Co­mo el de Bae­za, An­toi­ne lle­gó con un pro­gra­ma de vo­lun­ta­ria­do, pe­ro aca­bó que­dán­do­se. Jun­to al in­ver­na­de­ro que lla­man Pé­pi­ta y en el que an­dan “ex­pe­ri­men­tan­do” con plan­ta­cio­nes verticales, en­tre otras co­sas, An­toi­ne ex­pli­ca qué es eso de la per­ma­cul­tu­ra, el ape­lli­do con el que se pre­sen­ta a me­nu­do la eco­al­dea: “En la ló­gi­ca de la agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal, cuan­do usas un trac­tor pa­ra cul­ti­var pa­ta­tas en una tie­rra, no tra­ba­jas con la na­tu­ra­le­za sino con­tra ella, con­si­de­rán­do­la al­go dé­bil que de- A po­cos me­tros de es­ta he­rra­du­ra se le­van­ta una tur­bi­na de vien­to. La idea lle­gó de Es­pa­ña, de la eco­al­dea Los Por­ta­les, en Sevilla, con la que Su­derbyn guar­da muy bue­na re­la­ción. Na­ció en 1984 y vi­ven allí aho­ra 40 per­so­nas. El psi­có­lo­go bar­ce­lo­nés Ke­vin Lluch, de 59 años, es uno de los ve­te­ra­nos. “La idea de co­mu­ni­dad co­mo so­lu­ción”, di­ce por te­lé­fono, “es bá­si­ca en las si­ner­gias en­tre al­deas; des­de el in­di­vi­dua­lis­mo hay di­ná­mi­cas que no se pue­den cam­biar”. Ha­blan­do de si­ner­gias, unos días an­tes de la char­la con Lluch, Ro­bert Hall, fun­da­dor de Su­derbyn, es­tu­vo de vi­si­ta en Los Por­ta­les.

Los al­dea­nos de Su­derbyn con­sul­ta­dos pa­ra es­te re­por­ta­je, fi­nan­cia­do por el Par­la­men­to Eu­ro­peo, ha­blan de eso, de la co­mu­ni­dad co­mo pi­lar pa­ra ha­bi­tar y la­bo­rar el cam­po. “Me en­can­ta vi­vir así”, re­la­ta Lei­la Alengry, bel­ga de 25 años, “por­que es­tás ro­dea­do de gen­te, aun­que eso pue­de afec­tar a nues­tro es­ta­do de áni­mo, po­de­mos ve­nir­nos abajo, pe­ro aun así se­gui­mos sien­do una co­mu­ni­dad, tra­ba­ja­mos jun­tos y vol­ve­mos a ti­rar ha­cia arri­ba”. Lei­la lle­gó a Su­derbyn aún con los apun­tes de la uni­ver­si­dad en la mo­chi­la. Un día, es­tu­dian­do, oyó que al­guien ne­ce­si­ta­ba ayu­da pa­ra cons­truir al­go fue­ra. Dio un ma­no­ta­zo a las ho­jas y se lan­zó a ello. Era más im­por­tan­te pa­ra su vi­da.

Ya in­clu­so des­de la ca­rre­te­ra que re­co­rre la cos­ta de Gotland sal­ta a la vis­ta un in­ver­na­de­ro muy fu­tu­ris­ta. Su for­ma le dio el nom­bre: la cú­pu­la. Den­tro an­da Ser­gii, el ucra­nio, ro­dea­do de lis­to­nes de ma­de­ra yma­qui­na­ria pe­sa­da. Es­tán tra­ba­jan­do al­re­de­dor del pro­yec­to es­tre­lla, el bio­di­ges­tor, un sis­te­ma de des­com­po­si­ción de re­si­duos pa­ra la ob­ten­ción de gas de uso en la ca­le­fac­ción o la co­ci­na. Y fun­cio­na. O al me­nos fun­cio­nó cuan­do se pro­bó. Co­mo la con­vi­ven­cia, a ve­ces hay co­sas que fa­llan. No son pro­fe­sio­na­les, ad­mi­ten que tie­nen que aprender de to­do, ser más “efi­cien­tes”, se­guir ob­ser­van­do, por ejem­plo, a to­dos los fon­ta­ne­ros que pa­sen por allí pa­ra ser au­to­su­fi­cien­tes y que­dar­se en el cam­po pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.