Ha­lla­das en Ar­ge­lia he­rra­mien­tas de 2,4 mi­llo­nes de años

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Hue­sos de ani­ma­les

Ha­ce un año, un hom­bre bar­bu­do con una tú­ni­ca blan­ca se en­ca­ra­mó a la es­ta­tua de una mu­jer des­nu­da en una fuen­te de la ciu­dad de Sé­tif, al nor­te de Ar­ge­lia. Con un mar­ti­llo y un cin­cel, el fa­ná­ti­co des­tru­yó la ca­ra y los pe­chos de la es­cul­tu­ra, un mo­nu­men­to em­ble­má­ti­co de la ur­be des­de 1898. Se­ma­nas des­pués, en me­dio de la po­lé­mi­ca, una dipu­tada is­la­mis­ta exi­gió ta­par la es­ta­tua con un pa­ñue­lo o es­con­der­la en un mu­seo. “Lo que hay que me­ter en un mu­seo no es la es­cul­tu­ra, sino a las per­so­nas que su­gie­ren una idea se­me­jan­te”, sen­ten­ció el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Az­ze­di­ne Mihou­bi.

En el Mu­seo de Sé­tif, efec­ti­va­men­te, no se cus­to­dia la es­ta­tua de la mu­jer des­nu­da, que si­gue en la fuen­te, sino un ha­llaz­go que en­ca­ja muy mal con las creen­cias ul­tra­rre­li­gio­sas. Se tra­ta de pie­dras ta­lla­das y hue­sos de ani­ma­les con mar­cas de cor­tes, que de­mues­tran que ya ha­bía hu­ma­nos ar­cai­cos con he­rra- omos un pri­ma­te bípe­do, tec­no­ló­gi­co y de gran ce­re­bro. La tec­no­lo­gía se ha con­ver­ti­do en una pro­lon­ga­ción de nues­tra ana­to­mía. Sal­vo exi­guas y vi­ta­les ex­cep­cio­nes (co­mo aca­ri­ciar al otro o lle­var­nos las ma­nos a la ca­be­za), nues­tra mano se li­be­ró pa­ra po­der es­tar siem­pre lle­na. Le na­cen cu­chi­llos pa­ra cor­tar la car­ne; bo­lí­gra­fos pa­ra fir­mar in­for­mes (cada vez me­nos pos­ta­les); mó­vi­les pa­ra leer las no­ti­cias o en­viar tuits in­cen­dia­rios; ba­tu­tas pa­ra di­ri­gir or­ques­tas o ara­dos pa­ra sem­brar. La ca­pa­ci­dad de crear ins­tru­men­tos que nos per­mi­ten re­la­cio­nar­nos con el mun­do se ha con­ver­ti­do en se­ña e iden­ti­dad de nues­tra es­pe­cie. ¿Pe­ro cuán­do em­pe­zó to­do? mien­tas tos­cas en el nor­te de Áfri­ca ha­ce 2,4mi­llo­nes de años, 600.000 años an­tes de lo que se pen­sa­ba.

El des­cu­bri­mien­to di­bu­ja un es­ce­na­rio evo­lu­ti­vo muy com­ple­jo, cada vez­más ale­ja­do de la tra­di­cio­nal vi­sión de Áfri­ca orien­tal co­mo cu­na ex­clu­si­va de la hu­ma­ni­dad. “To­da Áfri­ca fue la cu­na de la hu­ma­ni­dad”, opi­na el ar­queó­lo­go ar­ge­lino Moha­med Sah­nou­ni, del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción so­bre la Evo­lu­ción Hu­ma­na, en Burgos.

Las pie­dras ta­lla­das co­men­za­ron a apa­re­cer en 2006 en el ya­ci­mien­to de Ain Bou­che­rit, un ba­rran­co si­tua­do a unos mi­nu­tos en co­che de Sé­tif. Son can­tos de río que los pri­me­ros miem­bros del gé­ne­ro Ho­mo gol­pea­rían pa­ra lo­grar bor­des afi­la­dos con los que des­cuar­ti­zar ani­ma­les, si­mi­la­res a an­tí­lo­pes y a cebras. “Aho­ra la gran pre­gun­ta es quién fa­bri­có es­tas he­rra­mien­tas”, re­fle­xio­na Sah­nou­ni, di­rec­tor del pro­yec­to de

Nues­tra pri­me­ra he­rra­mien­ta fue una pie­dra. La ta­lla­mos pa­ra que de un pe­drus­co in­for­me apun­ta­se un fi­lo con el que des­car­nar los hue­sos. La evi­den­cia más an­ti­gua se en­con­tra­ba en el ya­ci­mien­to de Go­na (Etio­pía), con 2,6 mi­llo­nes de años. Has­ta aho­ra, el es­te de Áfri­ca ha­bía si­do siem­pre el lu­gar pre­di­lec­to pa­ra en­con­trar el ori­gen de lo que nos sin­gu­la­ri­za, las pri­me­ras he­rra­mien­tas, los pri­me­ros pa­sos, los pri­me­ros hu­ma­nos mo­der­nos. Sin em­bar­go, un equi­po li­de­ra­do por el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción so­bre la Evo­lu­ción Hu­ma­na (CENIEH), pu­bli­ca el ha­llaz­go de he­rra­mien­tas y mar­cas de cor­te en Ain Bou­che­rit (Al­ge­ria) que tie­nen en­tre 1,9 y 2,4mi­llo­nes de años, por lo que son prác­ti- in­ves­ti­ga­ción de Ain Bou­che­rit. Su ha­llaz­go se pu­bli­có ayer en la re­vis­ta Scien­ce.

Du­ran­te dé­ca­das, Áfri­ca orien­tal se ha con­si­de­ra­do la cu­na ex­clu­si­va de la hu­ma­ni­dad y el lu­gar de in­ven­ción de las pri­me­ras he­rra­mien­tas de pie­dra. Allí hay ya­ci­mien­tos con can­tos ta­lla­dos de ha­ce en­tre 2,6 y 1,9 mi­llo­nes de años, co­mo los de Go­na, Omo y Ha­dar, en Etio­pía; y los de Tur­ka­na Oc­ci­den­tal y Kan­je­ra, en Ke­nia. La pri­me­ra cul­tu­ra hu­ma­na, la Ol­du­va­yen- ca­men­te con­tem­po­rá­neas de las pri­me­ras he­rra­mien­tas co­no­ci­das. La in­dus­tria de Ain Bou­che­rit su­gie­re que o bien la ca­pa­ci­dad ar­te­sa­na de los pri­me­ros hu­ma­nos se ex­pan­dió­del es­teal­nor­te­deÁ­fri­cao­que el ori­gen de es­ta habilidad no fue úni­co y que en va­rios lu­ga­res a un tiem­po sur­gió la ne­ce­si­dad y el ar­te de cons­truir y ta­llar con nues­tras ma­nos. Qui­zá en es­te, co­mo en tan­tos otros de­ba­tes evo­lu­ti­vos, lo que hay que pre­gun­tar­se no es tan­to so­bre la ca­pa­ci­dad de una es­pe­cie de­ter­mi­na­da pa­ra ha­cer al­go (así sean he­rra­mien­tas o pin­tu­ras ru­pes­tres), sino en qué me­di­da ese com­por­ta­mien­to ca­rac­te­ri­za a esa es­pe­cie. ¿Es lo tí­pi­co de ese gru­po? ¿Es es­po­rá­di­co o par­te sus­tan­cial de su vi­da? Con fe­chas tan an­ti- En el ba­rran­co ar­ge­lino de Ain Bou­che­rit, jun­to a las pie­dras ta­lla­das, se han en­con­tra­do hue­sos de ele­fan­tes, ri­no­ce­ron­tes e hi­po­pó­ta­mos. Pe­ro nin­gún res­to hu­mano de la mis­ma épo­ca. En Etio­pía, en 2013, apa­re­ció­me­dia man­dí­bu­la con cin­co dien­tes de 2,8 mi­llo­nes de años, per­te­ne­cien­te al pri­mer miem­bro co­no­ci­do del gé­ne­ro Ho­mo, una es­pe­cie to­da­vía sin cla­si­fi­car que se­ría me­dio mi­llón de años más an­ti­gua que el Ho­mo ha­bi­lis. Sah­nou­ni cree que es­ta es­pe­cie es la me­jor can­di­da­ta a ser la au­to­ra de las pri­me­ras he­rra­mien­tas del nor­te y el es­te de Áfri­ca. El ar­queó­lo­go, na­ci­do en Ar­gel en 1956, es­tá con­ven­ci­do de que pue­den apa­re­cer res­tos fó­si­les de 2,8 mi­llo­nes de años en el en­torno de Ain Bou­che­rit. Bus­car­los es su pró­xi­mo ob­je­ti­vo.

La ar­queó­lo­ga Isa­bel Cá­ce­res, de la Uni­ver­si­dad Ro­vi­ra i Vir­gi­li, ha par­ti­ci­pa­do en el análisis de las mar­cas de cor­te en los hue­sos ani­ma­les. Son sur­cos im­per­cep­ti­bles e in­sul­sos pa­ra un pro­fano, pe­ro se con­vier­ten en un li­bro de tex­to ba­jo la mi­ra­da de Cá­ce­res. “Si hay mar­cas de cor­te en la ca­ra in­ter­na de las cos­ti­llas, sig­ni­fi­ca que evis­ce­ra­ban ellos a los ani­ma­les. Por lo tan­to, no eran me­ros ca­rro­ñe­ros pa­si­vos. Ellos lle­ga­ban an­tes que los car­ní­vo­ros. Te­nían ac­ce­so prio­ri­ta­rio a la car­ne”, apun­ta la ar­queó­lo­ga. Era el co­mien­zo del do­mi­nio del mun­do. guas y sin fó­si­les aso­cia­dos, es di­fí­cil sa­ber si el pri­me­ro en ta­llar y em­pu­ñar un cu­chi­llo fue uno de los pri­me­ros re­pre­sen­tan­tes del gé­ne­ro Ho­mo, al que per­te­ne­ce­mos, o del Aus­tra­lo­pit­he­cus, al que per­te­ne­ce Lucy. Pe­ro de lo que no hay du­da es de que, a par­tir de 2,4 mi­llo­nes de años, en­con­tra­mos­más ymás evi­den­cias de que nues­tros an­ces­tros co­men­za­ban a con­su­mir car­ne y a va­ler­se de úti­les de pie­dra pa­ra des­car­nar los ani­ma­les. Y que ese com­por­ta­mien­to tec­no­ló­gi­co se con­vir­tió en se­llo y se­ña del li­na­je hu­mano, tan­to que la tec­no­lo­gía es hoy nues­tra se­gun­da piel. Cada vez son más con­ta­dos, y más ín­ti­mos, los mo­men­tos en que el ser hu­mano, de ver­dad, es­tá des­nu­do. Ha­ce 2,5 mi­llo­nes de años la tec­no­lo­gía co­men­za­ba a ser­vir al hom­bre y hoy nos pre­gun­ta­mos si es el hom­bre el que de­pen­de, ser­vil, de esa tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.