El signo de los tiem­pos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Lla­mar­se Ste­ve McQueen y no ser aquel que fue ido­la­tra­do (sos­pe­cho que tam­bién desea­do) por va­rias ge­ne­ra­cio­nes de es­pec­ta­do­res, el ti­po más co­ol, la su­pre­ma ima­gen de la se­duc­ción mas­cu­li­na, jun­to a Bran­do y New­man, ima­gino que su­po­ne una car­ga muy pe­sa­da, que se­ría ob­je­to de bro­mas crue­les en los co­le­gios, exi­ge mu­cha se­gu­ri­dad en uno mis­mo pa­ra so­por­tar la mal­va­da com­pa­ra­ción.

El di­rec­tor Ste­ve McQueen nos de­mos­tró en Sha­me que era tan in­te­li­gen­te co­mo per­tur­ba­dor. Cuán­to­mie­do y pie­dad ins­pi­ra­ba aquel por­nó­gra­fo com­pul­si­vo y tur­bio, re­cu­rrien­do ob­se­si­va­men­te al ona­nis­mo y al se­xo ace­le­ra­do con pu­tas, cha­pe­ros y des­co­no­ci­das, huidizo e im­po­ten­te con mu­je­res que le atraen y po­drían ofre­cer­le amor; un ur­ba­ni­ta que es­tá más so­lo que la una, per­di­do en su in­fierno. Mi fas­ci­na­ción an­te esa pe­lí­cu­la som­bría des­apa­re­ció en la si­guien­te, 12 años de es- cla­vi­tud. Aca­bé sa­tu­ra­do de la acu­mu­la­ción de tor­tu­ras de to­do ti­po que prac­ti­can los es­cla­vis­tas so­bre sus des­am­pa­ra­dos sier­vos. Por su­pues­to que la reali­dad de­bió de ser igual o peor, pe­ro en la pan­ta­lla so­na­ba a re­pe­ti­ti­vo, de­ma­sia­do ob­vio, pan­fle­ta­rio, un enar­de­ci­mien­to fa­ci­lón, pe­ro muy ade­cua­do pa­ra la era Oba­ma. Le ca­ye­ron tres Os­car, in­clui­do el de me­jor pe­lí­cu­la. Nor­mal.

La úl­ti­ma de es­te se­ñor se ti­tu­la Viu­das. Veo el ti­tu­lar de una en­tre­vis­ta que le ha­cen en la edi­ción de pa­pel de un pe­rió­di­co. Di­ce así: “Lo nor­mal y sano es que una pe­lí­cu­la sea fe­mi­nis­ta”. Y alu­cino, ben­di­go mi ca­pa­ci­dad pa­ra se­guir es­can­da­li­zán­do­me an­te la idio­tez, el opor­tu­nis­mo, la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Tam­bién mi as­co y mi te­rror ha­cia los pro­fe­sio­na­les de la cen­su­ra y de la in­qui­si­ción, esas an­ces­tra­les y ab­yec­tas da­mas. Vuel­ven a go­zar de es­plen­dor, en su nom­bre se pue­de co­me­ter cual­quier fe­cho­ría, cual­quier es­tu­pi­dez, cual­quier per­ver­sión. Co­mo po­ner­le cer­ti­fi­ca­do de le­gi­ti­mi­dad al ar­te en fun­ción de su ma­chis­mo y de su fe­mi­nis­mo. Y me asal­ta un es­ca­lo­frío pen­san­do en tan­tas obras­maes­tras del pa­sa- do que se­rían irrea­li­za­bles aho­ra, con sen­ten­cia de maz­mo­rra o de des­tie­rro. In­ten­to ol­vi­dar­me, co­mo siem­pre, de mi sim­pa­tía o mi re­cha­zo ha­cia el crea­dor, cuan­do veo su úl­ti­ma pe­lí­cu­la.

Viu­das trans­cu­rre bien, es­tá ro­da­da con pro­fe­sio­na­li­dad, tie­ne cier­to en­can­to y la ol­vi­do rá­pi­do. Holly­wood, siem­pre tan mer­ce­na­rio, cí­ni­co y prác­ti­co, ha des­cu­bier­to un fi­lón pa­ra ob­te­ner la ben­di­ción ins­ti­tu­cio­nal, mo­ral y comercial de los nue­vos tiem­pos. Las an­gus­tia­das pro­ta­go­nis­tas de es­ta pe­lí­cu­la no son won­der­wo- men, han vi­vi­do a la som­bra de sus gans­te­ri­les pa­re­jas, que aca­ban de pal­mar­la en un atra­co fa­lli­do. Lle­nas de mie­do y de inex­pe­rien­cia, pe­ro tam­bién de de­ter­mi­na­ción, van a in­ten­tar re­cu­pe­rar ese bo­tín que con­si­de­ran su­yo, en la lú­ci­da y an­ti­gua con­vic­ción de que las pe­nas con pan son me­nos.

Fun­cio­nan las es­ce­nas in­ti­mis­tas, la ac­ción y el di­se­ño de per­so­na­jes. El es­pec­tácu­lo fun­cio­na, aun­que no me apa­sio­ne. La pro­ta­go­ni­za Vio­la Da­vis, una ac­triz muy po­de­ro­sa (qué lu­jo en La du­da ver ac­tuar jun­tas a es­ta se­ño­ra, Meryl Streep, Amy Adams y el inol­vi­da­ble y eter­na­men­te llo­ra­do Phi­lip Sey­mour Hoff­man), pe­ro con per­ma­nen­te mal ro­llo en su ex­pre­sión. No me la ima­gino ha­cien­do co­me­dia. Sus, pa­ra mí, des­co­no­ci­das com­pa­ñe­ras dan el ti­po, son vul­ne­ra­bles y apren­den a ser fuer­tes. Sus acom­pa­ñan­tes mas­cu­li­nos (Lia­mNee­son, Ro­bert Du­vall, Co­lin Firth) son in­tér­pre­tes dis­tin­gui­dos, pe­ro sa­ben que aquí no pin­tan na­da. Sos­pe­cho que pue­de na­cer un nue­vo gé­ne­ro, que la pis­to­la, la me­tra­lle­ta y el cu­chi­llo van a cam­biar de­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.