No­rue­ga cul­pa a Na­van­tia del hun­di­mien­to de su fra­ga­ta por un fa­llo “crí­ti­co” de di­se­ño

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Se­gún su in­for­me pre­li­mi­nar, el fa­llo es­ta­ría re­la­cio­na­do con la “es­tan­quei­dad” de la Hel­ge Ings­tad y po­dría re­pe­tir­se en las cin­co fra­ga­tas cons­trui­das en la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo por Na­van­tia pa­ra la Ma­ri­na no­rue­ga por unos 1.500 mi­llo­nes de eu­ros.

La es­tan­quei­dad de los de­par­ta­men­tos ga­ran­ti­za que, en ca­so de abrir­se una vía de agua, és­ta no inun­de el res­to del bu­que, pro­vo­can­do su hun­di­mien­to.

Se­gún la co­mi­sión, la inun­da­ción afec­tó a tres com­par­ti­men­tos (el cuar­to de ge­ne­ra­do­res de po­pa, los ca­ma­ro­tes de la tri­pu­la­ción en cu­bier­ta y los al­ma­ce­nes). n no­viem­bre de 2008 los lí­de­res del G20 se reunían enWas­hing­ton con el mun­do su­mi­do en la peor cri­sis eco­nó­mi­ca des­de 1929. Key­nes se emo­cio­na­ría en su tum­ba vien­do el ma­yor plan coor­di­na­do de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y fis­cal ex­pan­si­vo de la his­to­ria que evi­tó otra Gran De­pre­sión.

Diez años des­pués los mis­mos paí­ses con dis­tin­tos lí­de­res se vuel­ven a re­unir en Bue­nos Ai­res y es in­creí­ble co­mo ha cam­bia­do el mun­do. La deu­da mun­dial su­pera la de 2008 pe­ro en la Cum­bre no se ha­bla­rá de ella. En 2008 EE UU era la eco­no­mía líder con cer­ca del 20% del PIB mun­dial. Hoy es Chi­na con cer­ca del

Ini­cial­men­te la tri­pu­la­ción cre­yó que el bu­que po­dría man­te­ner­se a flo­te, pe­ro al ad­ver­tir que el agua caía des­de el cuar­to de ge­ne­ra­do­res al de en­gra­na­je por el hue­co de las hé­li­ces y que és­te se inun­da­ba rá­pi­da­men­te, op­tó por la eva­cua­ción. “Se des­cu­brió que el agua se co­la­ba por el eje en otra sala. No eran her­mé­ti­cas”, di­jo en rue­da de pren­sa Kris­tian Haug­nes, miem­bro de la co­mi­sión, quien ad­mi­tió que la in­ves­ti­ga­ción es­tá aún en fa­se pre­li­mi­nar y que “las cir­cuns­tan­cias po­drían ser ob­je­to de más in­da­ga­cio­nes”.

El ac­ci­den­te se pro­du­jo en la ma­dru­ga­da del pa­sa­do día 8, en la 20% y EE UU ha ba­ja­do al 15%. Tras dos si­glos fue­ra del cir­cui­to in­ter­na­cio­nal Chi­na y la In­dia han vuel­to. Es­to de­ja ob­so­le­tas las ins­ti­tu­cio­nes di­se­ña­das en Bret­ton Woods y tie­ne que ver con el pe­rio­do de pro­tec­cio­nis­mo en el que es­ta­mos in­mer­sos.

En 2008 Ap­ple aca­ba­ba de lan­zar el iPho­ne. Hoy mi­les de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos tenemos un te­lé­fono in­te­li­gen­te con conexión a in­ter­net. La ca­pa­ci­dad de acu­mu­la­ción de da­tos y la ve­lo­ci­dad pa­ra pro­ce­sar­los se ha mul­ti­pli­ca­do y ha per­mi­ti­do el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Chi­na ha do­bla­do su in­ver­sión en I+D en la úl­ti­ma dé­ca­da y es líder cos­ta oes­te de No­rue­ga, cuan­do la fra­ga­ta re­gre­sa­ba a su ba­se tras ha­ber par­ti­ci­pa­do en el ejer­ci­cio Tri­dent Jun­ctu­re de laOTAN. Aun­que las cir­cuns­tan­cias del si­nies­tro no han tras­cen­di­do, las fuen­tes con­sul­tas por EL PAÍS ex­pli­can que la fra­ga­ta y el pe­tro­le­ro, que se en­con­tra­ron de fren­te en el in­te­rior del fior­do, in­ter­cam­bia­ron men­sa­jes an­tes de co­li­sio­nar. El ca­pi­tán del pe­tro­le­ro in­di­có al de la fra­ga­ta que ca­ye­se a es­tri­bor (de­re­cha), pe­ro es­te se ne­gó ale­gan­do la pro­xi­mi­dad de la cos­ta (900 me­tros). Los dos bu­ques man­tu­vie­ron su rum­bo y, en el úl­ti­mo mo­men­to, la fra­ga­ta ca­yó a tec­no­ló­gi­co en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y re­vo­lu­ción di­gi­tal.

En 2008 el te­mor era que si Chi­na y la In­dia re­pli­ca­ban la sen­da de con­su­mo ener­gé­ti­co de los paí­ses oc­ci­den­ta­les en po­cas dé­ca­das con­su­mi­ría­mos tres ve­ces el pla­ne­ta. Chi­na pu­so a sus­me­jo­res in­ge­nie­ros a in­ves­ti­gar en ener­gías re­no­va­bles. Hoy pro­du­cen pla­cas fo­to­vol­tai­cas con el tri­ple de ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad y a un pre­cio un 80% más ba­ra­to que ha­ce una dé­ca­da. Es­to per­mi­ti­rá a las fa­mi­lias y a las em­pre­sas el au­to­con­su­mo de una par­te im­por­tan­te de su ener­gía. En 2030 los edi­fi­cios del mun­do es­ta­rán lle­nos de pla­cas so­la­res.

Trump es el úni­co líder mun­dial que si­gue ne­gan­do el cam­bio cli­má­ti­co y si con­ti­núa mu­cho tiem­po su­mi­ría a EE UU en otra Edad Me­dia. Eu­ro­pa lle­ga a la Cum­bre co­mo las ma­le­tas por los ae­ro­puer­tos. Des­nor­ta­da por el Bre­xit y con una eco­no­mía en­fer­ma que no cre­ce ni ba­bor (iz­quier­da), lo que pre­ci­pi­tó el cho­que. La fra­ga­ta, además, iba a gran ve­lo­ci­dad (17,5 nu­dos) y con el AIS (Sis­te­ma Au­to­má­ti­co de Iden­ti­fi­ca­ción) apa­ga­do, a pe­sar de na­ve­gar en aguas res­trin­gi­das. Se tra­ta, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, de gra­ves ne­gli­gen­cias.

El anun­cio de la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción fue re­ci­bi­do con es­tu­por por Na­van­tia. “No tenemos co­mu­ni­ca­ción ofi­cial del in­for­me, no se han di­ri­gi­do a no­so­tros pa­ra con­sul­tar las po­si­bles cau­sas ni he­mos par­ti­ci­pa­do en nin­gu­na de las ac­tua­cio­nes”, ex­pli­có un por­ta­voz. “Na­van­tia se ofre­ció des­de el prin­ci­pio pa­ra co­la­bo­rar con la Ar­ma­da no­rue­ga en to­do lo que ne­ce­si­ta­ra. Va­mos a ana­li­zar las cir­cuns­tan­cias y las hi­pó­te­sis que se han he­cho pú­bli­cas”, agre­gó.

Ex­per­tos en si­nies­tros na­va­les mos­tra­ron su sor­pre­sa por el he­cho de que la co­mi­sión ha­ya lle­ga­do a esas con­clu­sio­nes an­tes de re­flo­tar el bu­que y sin el ase­so­ra­mien­to del fa­bri­can­te. “El eje pu­do des­pla­zar­se co­mo con­se­cuen­cia de la co­li­sión, lo que rom­pió la es­tan­quei­dad del bar­co, pe­ro se tra­ta­ría de un pro­ble­ma so­bre­ve­ni­do, no de di­se­ño”, ex­pli­can. La es­tan­quei­dad del bu­que se de­be com­pro­bar an­tes de su en­tre­ga, no so­lo por Na­van­tia sino por la Ar­ma­da no­rue­ga. con el ma­yor es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio de la his­to­ria. Con una pro­fun­da cri­sis de la de­mo­cra­cia y del sis­te­ma re­pre­sen­ta­ti­vo, con sus lí­de­res hun­di­dos en las en­cues­tas de va­lo­ra­ción. Con otra cri­sis fi­nan­cie­ra en Ita­lia que ame­na­za el eu­ro. Y los par­ti­dos an­ti­eu­ro­peos pue­den ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes y el Par­la­men­to de Bru­se­las se po­dría pa­re­cer al de la Gue­rra de las Ga­la­xias.

Es­pa­ña lle­ga a Bue­nos Ai­res tras ame­na­zar ve­tar una Cum­bre eu­ro­pea por de­fen­der la so­be­ra­nía de una ro­ca de 7 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Y tras fir­mar un acuer­do con Chi­na, tras la vi­si­ta de Xi, pa­ra au­men­tar nues­tras ex­por­ta­cio­nes de uva y cer­do. Amé­ri­ca La­ti­na con un mi­li­tar en Bra­sil en­tre­ga­do a EE UU. López Obra­dor que le da­rá a Trump la fo­to de la Cum­bre fir­man­do el nue­vo tra­ta­do de li­bre co­mer­cio. Y Ar­gen­ti­na res­ca­ta­da de nue­vo por el FMI y ob­se­sio­na­da con el fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.