Ocho exa­lum­nos sa­le­sia­nos de Deus­to de­nun­cian a “Don Che­mi” por abu­sos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - El ve­neno del odio

Jai­me ase­ve­ra que has­ta aho­ra, no se ha­bía da­do cuen­ta de las se­cue­las que le ha­bían ge­ne­ra­do “el cli­ma de vio­len­cia” y los abu­sos. “Es­toy en­ve­ne­na­do de odio. Un odio vis­ce­ral. Es men­cio­nar cual­quier co­sa de los sa­le­sia­nos o de la Igle­sia en ge­ne­ral y me en­fa­do”, di­ce.

“Eran pa­li­zas bru­ta­les. Ca­da año ele­gía a al­guien y le da­ba una tun­da de­lan­te de to­dos pa­ra que le tu­vié­ra­mos mie­do”, co­men­ta Ju­lio. En su cur­so, di­ce, le to­có a Jo­nás. “Se­me ol­vi­dó el cua­derno y nues­tra pro­fe­so­ra man­dó lla­mar a Don Che­mi. Lle­gó, em­pe­zó a dar­me pu­ños y al fi­nal me ti­ró a la pa­pe­le­ra”, cuen­ta el afec­ta­do. Por en­ton­ces, San Martín era je­fe de es­tu­dios de edu­ca­ción ele­men­tal en el cen­tro. To­dos en la me­sa re­cuer­dan me­jor que el agre­di­do la pa­li­za. “In­ten­tas­te es­ca­par y te caís­te en­tre los pu­pi­tres. Él fue a por ti y te em­pe­zó a dar pa­ta­das de­lan­te de to­dos”, le cuen­ta Jai­me a Jo­nás mien­tras el res­to asien­te con la ca­be­za.

“To­do el mun­do ha­bla­ba bien de él. Te­nías que tra­gár­te­lo to­do y crear una úl­ce­ra en el es­tó­ma­go, aña­de Bautista. Ir a la Er­tzain­tza y re­cor­dar to­do, ex­pli­can, ha si­do du­ro. “Bil­bao es un pue­blo”, di­cen. Por esa ra­zón usan nom­bres fic­ti­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.