Las no­ve­las de es­pías re­sur­gen an­te las múl­ti­ples ame­na­zas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La ame­na­za chi­na

¿De dón­de vie­ne, en­ton­ces, el gla­mur? La vi­da del es­pía de fic­ción ha es­ta­do siem­pre ro­dea­da de mi­tos, cul­pa, se­gu­ra­men­te, de Ja­mes Bond. “La ima­gen que te­ne­mos to­dos es la de las pe­lí­cu­las, no la de los li­bros de Fle­ming. Me preo­cu­pa­ría que la gen­te cre­ye­ra que los es­pías fun­cio­nan co­mo Bond o que la CIA o el MI6 son tan co­rrup­tos co­mo a ve­ces se los pin­ta. Hay que te­ner cui­da­do con los cli­chés, pe­ro es ver­dad que, por ejem­plo, en el MI6 hay mu­cha gen­te que be­be mu­cho, por el es­trés y la pre­sión de esa vi­da. Tam­bién es ver­dad que Smi­ley o 007 han be­ne­fi­cia­do mu­cho al es­pio­na­je bri­tá­ni­co en tér­mi­nos de pu­bli­ci­dad pa­ra la mar­ca”, ex­pli­ca Cumming, de nue­vo co­mo si ha­bla­ra des­de den­tro de la or­ga­ni­za­ción.

He­rron es el au­tor de una se­rie de no­ve­las —de la que en Es­pa­ña se ha pu­bli­ca­do Ca­ba­llos len­tos (Sa­la­man­dra)— pro­ta­go­ni­za­das por el sar­cás­ti­co, al­coho­li­za­do y a la vez im­pla­ca­ble Jack Lamb, un ho­me­na­je a Smi­ley. Las no­ve­las de Cumming tam­bién tie­nen el te­rro­ris­mo co­mo te­ma cen­tral y pro­ta­go­nis­ta mas­cu­lino, pe­ro en los dos ca­sos hay­mu­je­res al fren­te de los ser­vi­cios se­cre­tos. “En la reali­dad, ya ha ha­bi­do mu­je­res di­ri­gien­do el MI5, pe­ro nun­ca el MI6, aun­que me cons­ta que se lo han ofre­ci­do a una y lo re­cha­zó. En cual­quier ca­so, es­to era im­pen­sa­ble ha­ce una dé­ca­da. Ese te­cho de cris­tal ya se ha ro­to. Y, ade­más, siem­pre he­mos te­ni­do es­pías muy efi­ca­ces, en par­te, por­que los hom­bres nun­ca las veían co­mo un pe­li­gro”, ex­pli­ca Cumming.

Ex­plo­ta­dos, aun­que no ago­ta­dos, el te­rro­ris­mo y la ame­na­za ru­sa, un nue­vo cam­po se abre a la ex­plo­ra­ción: Chi­na. Una po­ten­cia glo­bal, con un efi­caz sis­te­ma de es­pio­na­je que la fic­ción ha de­ja­do de la­do, con po­cas ex­cep­cio­nes co­mo The Shang­hai Fac­tor, de Char­les McCarry, con­si­de­ra­da una de las obras maes­tras del gé­ne­ro. “Es una ame­na­za ma­yor que Ru­sia. Su plan de ex­pan­sión es más a lar­go pla­zo, tie­ne ten­tácu­los más yme­jor ex­ten­di­dos por to­do el mun­do. Ade­más, en su in­te­rior hay una bur­bu­ja de des­con­ten­to que pue­de ex­plo­tar y des­truir el sis­te­ma des­de den­tro, al­go que no creo que fue­ra desea­ble”, re­fle­xio­na Cumming, qui­zás bus­can­do un nue­vo es­ce­na­rio al que lle­var sus cons­pi­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.