“No se pue­den com­ba­tir pie­dras con ba­las”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El 8 de enero Nick Sa­muel Oro­pe­za Bor­jas cum­plió 19 años. Con per­mi­so de su­ma­dre fue a la con­cen­tra­ción del 23 de enero, en la que Juan Guai­dó se pro­cla­mó pre­si­den­te en­car­ga­do de Ve­ne­zue­la. Era la pri­me­ra vez que asis­tía a un ac­to po­lí­ti­co. “Nun­ca lo de­jé ir ama­ni­fes­ta­cio­nes, por­que era me­nor. Es­ta vez, ya ma­yor de edad, lo de­jé. Era su cri­te­rio y fue con mi her­mano y otros fa­mi­lia­res”, cuen­ta su ma­dre, In­grid Bor­jas.

Nick re­gre­só con­ten­to. Pa­só la tar­de con unos ami­gos de su ve­cin­da­rio, en el ba­rrio Ma­ca­rao (oes­te de Ca­ra­cas), y por la no­che avi­só a su ma­dre de que ya vol­vía a ca­sa. Pe­ro en el ca­mino se des­vió.

Los ve­ci­nos ha­bían ini­cia­do una pro­tes­ta, al­go que no se veía ca­si en ese sec­tor tra­di­cio­nal­men­te cha­vis­ta. “Él se fue con unos ami­gos a cu­rio­sear. Iban co­rrien­do. Los áni­mos es­ta­ban cal­dea­dos. La gen­te es­ta­ba lan­zan­do pie­dras a la Guar­dia Na­cio­nal, que in­ten­ta­ba des­pe­jar la vía; los­mi­li­ta­res se re­ple­ga­ron, pe­ro lue­go vol­vie­ron, unos dis­pa­ran­do al ai­re y otros ha­cia la gen­te que se acer­ca­ba a la pro­tes­ta”, le con­ta­ron a Bor­jas tes­ti­gos.

Nick re­ci­bió tres dis­pa­ros. Uno le per­fo­ró el pul­món. En un cen­tro de sa­lud cer­cano, su ma­dre lo en­con­tró vi­vo. Él le di­jo que no po­día res­pi­rar. “Cuan­do lo vi, lo que hi­ce fue re­ga­ñar­lo, de­cir­le que por qué no se ha­bía ido a la ca­sa. No me ha­bía da­do cuen­ta de que ha­bía un po­zo de san­gre de­ba­jo de su ca­mi­lla”. Por fal­ta de am­bu­lan­cias, lo lle­va­ron en una ca­mio­ne­ta a un hos­pi­tal. Mu­rió de­san­gra­do en el ca­mino. “Ma­ta­ron a mi hi­jo y me­ma­ta­ron a mí. Es­tá­ba­mos es­pe­ran­do que ter­mi­na­ra el ba­chi­lle­ra­to pa­ra ir­nos a Chi­le con su her­mano, que se fue ha­ce tres me­ses”.

La de Nick es una de las 40 muer­tes que de­jó la re­pre­sión de las pro­tes­tas en la se­ma­na de la pro­cla­ma­ción de Guai­dó, se­gún la ONU; al me­nos 26 por dis­pa­ros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad o gru­pos cha­vis­tas ar­ma­dos. Esa se­ma­na hu­bo tam­bién 850 de­te­ni­dos.

Los ase­si­na­tos y las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias han que­da­do cu­bier­tos por el ve­lo de la des­in­for­ma­ción y la im­pu­ni­dad; mu­chos ocu­rrie­ron de no­che y en zo­nas po­pu­la­res. Ni Ma­du­ro ni su apa­ra­to de jus­ti­cia se han pro­nun­cia­do. “No se pue­den com­ba­tir pie­dras con ba­las. La gen­te tie­ne de­re­cho a pro­tes­tar y pa­ra esos mu­cha­chos que se han lle­va­do de­te­ni­dos en el ba­rrio, que los han gol­pea­do y caí­do a pa­los, ¿dón­de es­tá el de­bi­do pro­ce­so?”, se pre­gun­ta Bor­jas, de 48 años, que se hi­zo abo­ga­da en las mi­sio­nes edu­ca­ti­vas que fue­ron ban­de­ra de Hu­go Chá­vez.

A Johandry Cal­cu­rian, un jo­ven de 23 años, em­plea­do en una za­pa­te­ría y pa­dre de un ni­ño de cua­tro, tam­bién lo ma­ta­ron el 23 de enero pre­sun­tos miem­bros de la Fuer­za de Ac­cio­nes Es­pe­cia­les (FAES) de la Po­li­cía Na­cio­nal, que el pro­pio Ni­co­lás Ma­du­ro or­de­nó crear cuan­do ca­si fi­na­li­za­ba el ci­clo de pro­tes­tas de 2017. “To­dos es­tos días ha ha­bi­do ma­ni­fes­ta­cio­nes por la fal­ta del gas y de las ca­jas de co­mi­da. Ese día, la gen­te se­guía pro­tes­tan­do con­tra el Go­bierno y de re­pen­te lle­gó la FAES dis­pa­ran­do. Hu­bo mu­chos he­ri­dos, y lue­go por el ba­rrio tam­bién ha ha­bi­do mu­chos ve­lo­rios”, cuen­ta su sue­gra, Yas­mín Gon­zá­lez. La mu­jer vi­ve en el sec­tor Jo­sé Fé­lix Ri­bas, don­de la úl­ti­ma se­ma­na se han pro­du­ci­do in­cur­sio­nes vio­len­tas de la po­li­cía en bus­ca de ma­ni­fes­tan­tes. “Nun­ca nos ha­bía­mos sen­ti­do tan aho­ga­dos con la ac­tua­ción de la po­li­cía, es­tá ca­yen­do gen­te inocen­te, se es­tán­me­tien­do en las ca­sas rom­pien­do las re­jas que tan­to le han cos­ta­do a uno”.

La abo­ga­da Del­sa So­lór­zano, dipu­tada de la Asam­blea Na­cio­nal, di­fe­ren­cia es­tas pro­tes­tas de las an­te­rio­res por el ni­vel de re­pre­sión. “En 2014 hu­bo 43 en va­rios me­ses de ma­ni­fes­ta­ción mien­tras que, en sie­te días de 2019, ya te­ne­mos ca­si la mis­ma can­ti­dad. No hay du­das de que la for­ma de re­pre­sión es más bru­tal, no es la re­pre­sión ca­rac­te­ri­za­da por ata­car con bom­bas la­cri­mó­ge­nas y per­di­gón a las per­so­nas, sino que la ac­tua­ción de la po­li­cía es com­pa­ra­ble a la del ham­pa. El fun­cio­na­mien­to de la FAES es una ca­ja ne­gra”, ex­pli­ca la par­la­men­ta­ria, que tra­ba­ja en la do­cu­men­ta­ción de los ca­sos pa­ra de­nun­ciar­los an­te ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.