To­rra su­me a la Ge­ne­ra­li­tat en la pa­rá­li­sis to­tal por el jui­cio

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El del pa­sa­do mar­tes fue uno de los con­se­jos de Go­bierno más ten­sos que se re­cuer­dan con Quim To­rra co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na. Por pri­me­ra vez, va­rios con­se­je­ros, in­clui­dos al­gu­nos de Junts per Ca­ta­lun­ya —en prin­ci­pio afi­nes al pre­si­den­te— qui­sie­ron pa­rar­le los pies al sus­ti­tu­to de Car­les Puig­de­mont. Dis­cu­tían so­bre qué ha­cer an­te el in­mi­nen­te traslado de los pre­sos independentistas a cár­ce­les de Ma­drid. To­rra de­fen­día la lí­nea du­ra y li­de­rar las mo­vi­li­za­cio­nes en la ca­lle. Y no se mos­tró dis­pues­to a es­cu­char a quie­nes pe­dían de­jar el Go­vern en un se­gun­do plano de la pro­tes­ta.

En el fra­gor del de­ba­te otra chis­pa en­cen­dió los áni­mos, ex­pli­can fuen­tes co­no­ce­do­ras del en­cuen­tro. Fue cuan­do va­rios con­se­je­ros ur­gie­ron a en­cau­zar la ne­go­cia­ción pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos de la Ge­ne­ra­li­tat, que a día de hoy si­gue fun­cio­nan­do con las cuen­tas de 2017 pro­rro­ga­das. “No me ha­bléis de pre­su­pues­tos con el jui­cio a pun­to de em­pe­zar”, vino a de­cir To­rra. Po­co más du­ró la dis­cu­sión.

La si­tua­ción de ex­cep­cio­na­li­dad que vi­ve Ca­ta­lu­ña con la in­ter­ven­ción de su au­to­go­bierno en oc­tu­bre de 2017, unas elec­cio­nes for­za­das en apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción y la for­ma­ción de un Go­bierno que se au­to­de­no­mi­na “pro­vi­sio­nal” a la es­pe­ra del im­pro­ba­ble re­torno de Car­les Puig­de­mont se cro­ni­fi­ca en vís­pe­ras del ma­cro­jui­cio del pro­cés.

To­do fun­cio­na al ra­len­tí en la Ge­ne­ra­li­tat. Los Pre­su­pues­tos es­tán en­ca­lla­dos por fal­ta de apo­yos por más que ha­ya con­se­je­ros del go­bierno, tan­to de ERC co­mo al­gu­nos de Junts per Ca­ta­lun­ya, que es­tán in­ten­tan­do bus­car apo- yos pa­ra apro­bar­los. La lla­ma­da “me­sa pa­ra el diá­lo­go”, en la que es­tán in­vi­ta­dos to­dos los par­ti­dos catalanes pa­ra fo­men­tar un mar­co de sa­li­da de la cri­sis te­rri­to­rial, te­nía que re­unir­se el pa­sa­do vier­nes. Pe­ro fue des­con­vo­ca­da a úl­ti­ma ho­ra por To­rra, pre­ci­sa­men­te pa­ra de­jar es­pa­cio a las pro­tes­tas por el traslado de los pre­sos a Ma­drid. Fi­nal­men­te, se ce­le­bra­rá el pró­xi­mo mar­tes, pe­ro las ex­pec­ta­ti­vas son de lo más ba­jas.

Los Ayun­ta­mien­tos de­nun­cian des­aten­ción por par­te de la Ge­ne­ra­li­tat. La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, lle­va re­cla­man­do, sin éxi­to, que se am­plíe la pre­sen­cia de Mos­sos en la ciu­dad an­te el ram­pan­te au­men­to de la de­lin­cuen­cia (un 20% más el úl­ti­mo tri­mes­tre del año pa­sa­do). En el Par­la­ment las co­sas no ntes de que el jui­cio a los im­pli­ca­dos en el pro­cés se con­vier­ta en te­maú­ni­co, qui­zá con­ven­ga vol­ver so­bre la cues­tión ca­ta­la­na des­de pers­pec­ti­vas dis­tin­tas de las ha­bi­tua­les. Me re­fie­ro a al­gu­nas en­se­ñan­zas que nos es­tá pro­por­cio­nan­do el pro­pio Bre­xit. Y no so­lo, co­mo se vie­ne di­cien­do una y otra vez, a las con­se­cuen­cias de­ri­va­das de op­cio­nes bi­na­rias so­me­ti­das a re­fe­rén­dum. Que es­te ti­po de de­ci­sio­nes son pro­ble­má­ti­cas es al­go que era sa­bi­do. So­bre to­do cuan­do el re­sul­ta­do es ajus­ta­do.

A don­de me gus­ta­ría apun­tar es a otra co­sa que es­tá sa­lien­do a la luz con gran ni­ti­dez en es­tas úl­ti­mas fa­ses del divorcio bri­tá­ni­co de Eu­ro­pa; a sa­ber, la gran di­fi­cul- pin­tan me­jor. En los seis pri­me­ros me­ses de le­gis­la­tu­ra no hu­bo ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria por­que no ha­bía Go­bierno y des­de ju­nio has­ta aho­ra so­lo se han apro­ba­do tres mo­di­fi­ca­cio­nes de le­yes que ya exis­tían, dos de ellas a pro­pues­ta del PSC. Con es­ta si­tua­ción se reduce el nú­cleo de fie­les de To­rra. Pron­to se pro­du­ci­rá la mar­cha de la con­se­je­ra de Pre­si­den­cia, Elsa Ar­ta­di, que ten­drá un pa­pel ca­pi­tal en la can­di­da­tu­ra pa­ra Bar­ce­lo­na que el ex­pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont es­tá pre­pa­ran­do pa­ra las elec­cio­nes de ma­yo. Es­ta se­ma­na ha aban­do­na­do el bar­co de Pre­si­den­cia ni más ni me­nos que el je­fe de ga­bi­ne­te de To­rra. Pa­ra cu­brir el va­cío de la con­se­je­ría se per­fi­la una al­cal­de­sa sin ex­pe­rien­cia en la Ge­ne­ra­li­tat, Me­rit­xell Bu­dó. tad pa­ra des­ha­cer to­do ese con­jun­to de in­ter­de­pen­den­cias que ver­te­bran a las so­cie­da­des com­ple­jas en­tre sí. Co­mo ocu­rría con la teo­ría mar­xis­ta, se sa­be más o me­nos có­mo pro­vo­car la re­vo­lu­ción, pe­ro ig­no­ra­mos to­do res­pec­to al qué ha­cer una vez que es­ta se ha pro­du­ci­do. A los bri­tá­ni­cos se les ven­dió una re­cu­pe­ra­ción de su so­be­ra­nía pa­ra a con­ti­nua­ción cho­car­se de bru­ces con la reali­dad de las con­se­cuen­cias de­ri­va­das de su de­ci­sión. Tan gran­de ha si­do el cho­que, que una cla­se po­lí­ti­ca ha­bi­tual­men­te ex­pe­ri­men­ta­da y ca­paz an­da co­mo po­llo sin ca­be­za pa­ra ver có­mo re­suel­ve el em­bro­llo.

En la cues­tión ca­ta­la­na siem­pre se ha dis­cu­ti­do úni­ca­men­te la pri­me­ra fa­se, có-

El dis­cur­so de To­rra, mien­tras, si­gue sien­do mo­no­te­má­ti­co. Ayer vol­vió a pe­dir “co­ra­je y va­len­tía” al Go­bierno de Pe­dro Sán­chez pa­ra que afron­te los “cam­bios” que se­gún él ne­ce­si­ta Es­pa­ña, em­pe­zan­do por el “de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción de Ca­ta­lu­ña”. mo al­can­zar la so­be­ra­nía o, en la jer­ga del in­de­pen­den­tis­mo, la “des­co­ne­xión” del Es­ta­do. Y aquí el tér­mino ele­gi­do no es neu­tral. La idea es sa­car a la luz que ese “des­aco­ple” sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te eso, que el te­rri­to­rio ca­ta­lán de­ja de ser Es­pa­ña, pe­ro que la so­cie­dad fun­cio­na más o me­nos co­mo an­tes. Eso sí, con los be­ne­fi­cios de­ri­va­dos de un au­to­go­bierno pleno, co­mo el ce­se de los gas­tos re­dis­tri­bu­ti­vos a otras re­gio­nes. Co­mo ocu­rrió con los bre­xi­teers, los efec­tos me­nos gra­tos, o se ocul­tan o se asu­men co­mo el sa­cri­fi­cio de una so­cie­dad en nom­bre de su des­tino his­tó­ri­co. Pe­ro no se es­pe­ci­fi­can. Al­go que ha en­cen­di­do a al­gu­nos bri­tá­ni­cos es que Eu­ro­pa tam­bién de­ci­de. Y que siem­pre lo ha­rá en su pro­pio

El ma­les­tar tam­bién afec­ta al co­lec­ti­vo de pre­sos, que des­de el pa­sa­do vier­nes es­tán en Ma­drid pen­dien­tes del ini­cio del jui­cio del pro­cés el pró­xi­mo día 12. La con­fian­za en To­rra es­tá por los sue­los. Los pre­sos de Es­que­rra nun­ca han des­ta­ca­do por su apo­yo al pre­si­den­te co­mo tam­bién re­ce­lan de to­da la ac­ción po­lí­ti­ca que Puig­de­mont, fugado de la jus­ti­cia es­pa­ño­la, desa­rro­lla en Bél­gi­ca. Es­ta mis­ma se­ma­na, en una en­tre­vis­ta en el ro­ta­ti­vo fran­cés Le Fi­ga­ro, Oriol Jun­que­ras (ERC) afea­ba a Puig­de­mont su hui­da y reivin­di­ca­ba ha­ber­se que­da­do en Es­pa­ña por “res­pon­sa­bi­li­dad” cí­vi­ca y ética. “Só­cra­tes, Sé­ne­ca o Ci­ce­rón tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de huir y no la apro­ve­cha­ron”, agre­gó. Puig­de­mont en­ca­jó mal la crí­ti­ca. “Ten­dré pa­cien­cia has­ta las sen­ten­cias, a par­tir de ese mo­men­to ca­da cual ex­pli­ca­rá lo que ten­ga que ex­pli­car”.

Pe­ro no so­lo Jun­que­ras da mues­tras de des­apro­ba­ción. Fuen­tes pró­xi­mas a Jor­di Sàn­chez, pre­si­den­te del gru­po par­la­men­ta­rio de To­rra, ase­gu­ran que el ac­ti­vis­ta en­car­ce­la­do en­vía reite­ra­dos men­sa­jes so­bre la ur­gen­cia de cam­biar el rum­bo. La pa­rá­li­sis ins­ta­la­da en la Ge­ne­ra­li­tat, y que la opo­si­ción no lo­gra rom­per des­de el Par­la­men­to, tam­bién es­tá afec­tan­do el diá­lo­go cons­tan­te que se man­tie­ne con el Go­bierno cen­tral. La úl­ti­ma reunión en­tre am­bos eje­cu­ti­vos, ce­le­bra­da el vier­nes 25 de enero, fue la pri­me­ra que aca­bó sin nin­gún acuer­do des­ta­ca­ble. “No sa­lió mal, pe­ro no con­se­gui­mos avan­ces con­cre­tos”, ad­mi­ten des­de el Mi­nis­te­rio de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial, que si­túan “en el la­do de la Ge­ne­ra­li­tat” las di­fi­cul­ta­des pa­ra pro­se­guir.

Pe­se a es­ta si­tua­ción, los apo­yos en Ca­ta­lu­ña a una nue­va in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat van a la ba­ja. La prin­ci­pal en­ti­dad cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na, se des­mar­có ayer de la pro­pues­ta de PP y Ciu­da­da­nos. “Otro 155 se­ría un error, se­ría echar más ga­so­li­na al fue­go”, di­jo el pre­si­den­te de la en­ti­dad, Jo­sep Ra­món Bosch, que abo­ga por un “cam­bio de re­la­to” del Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña. Sin fuer­zas los independentistas pa­ra cul­mi­nar su pro­yec­to ni ma­yo­ría pa­ra otra in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía, Go­bierno y Ge­ne­ra­li­tat pa­re­cen es­tar con­de­na­dos a un diá­lo­go tan pre­ca­rio co­mo in­elu­di­ble. in­te­rés, sal­va­guar­dan­do su pro­pia cohe­sión in­ter­na y des­in­cen­ti­van­do mo­vi­mien­tos si­mi­la­res. Es­pa­ña, en el ca­so de que se lle­ga­ra a es­ta se­gun­da fa­se, ha­ría lo pro­pio. Y el re­sul­ta­do se­ría enor­me­men­te dis­rup­ti­vo. No so­lo por­que las in­ter­de­pen­den­cias den­tro de los Es­ta­dos son aún su­pe­rio­res a las exis­ten­tes en­tre los paí­ses, sino por la emo­cio­na­li­dad desata­da que do­mi­na­ría las ne­go­cia­cio­nes. Al fin y al ca­bo, la UE ha ac­tua­do a tra­vés de un equi­po de tec­nó­cra­tas fríos y cal­cu­la­do­res.

Por to­do lo di­cho, lo me­jor es an­ti­ci­par­se a las peo­res con­se­cuen­cias. Por eso de­ben ser bien­ve­ni­das pro­pues­tas co­mo las del Cer­cle d'Eco­no­mía ca­ta­lán, que en la lí­nea de los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y ad­mi­nis­tra­ti­vis­tas di­ri­gi­dos por San­tia­go Mu­ñoz Ma­cha­do, ha­cen pro­pues­tas es­pe­cí­fi­cas de re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción que, ami jui­cio, con­tri­bu­yen a sa­car­nos de la per­sis­ten­te inac­ción po­lí­ti­ca en es­ta cues­tión. Los jue­ces ha­rán su tra­ba­jo, pe­ro es­to no exi­me a la po­lí­ti­ca de te­ner que ha­cer el su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.