Vi­vir en una ciu­dad con­ge­la­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

De re­pen­te, un so­ni­do des­co­no­ci­do pa­ra los ha­bi­tan­tes de Chica­go re­sue­na en la ciu­dad. Es fuer­te y pro­fun­do. Asus­ta. Los ex­per­tos lo lla­man el “te­rre­mo­to de es­car­chas”. Es un fe­nó­meno ex­tra­ño que su­ce­de cuan­do el agua sub­te­rrá­nea se con­ge­la y se ex­pan­de ve­loz­men­te con­ver­ti­da en hie­lo. Es­ta nue­va ma­sa he­la­da em­pu­ja a las ro­cas, que se res­que­bra­jan y cru­jen tan fuer­te que lle­ga a re­tum­bar en el pe­cho. El gri­to de las pie­dras es una de las se­cue­las de la ma­sa de ai­re ár­ti­co, el vór­ti­ce po­lar, que ha azo­ta­do es­ta se­ma­na al Me­dio Oes­te y No­res­te de Es­ta­dos Uni­dos y que ha cau­sa­do 21 muer­tes. A ni­vel his­tó­ri­co, se rom­pie­ron o em­pa­ta­ron más de 680 re­gis­tros de tem­pe­ra­tu­ra, se­gún el Cen­tro Cli­má­ti­co Re­gio­nal del Me­dio Oes­te. Al tér­mino de es­ta se­ma­na, la tem­pe­ra­tu­ra en Chica­go ha­brá os­ci­la­do ca­si 40 gra­dos en cin­co días: des­de una mí­ni­ma de -29 gra­dos a una má­xi­ma­de 9 pre­vis­ta pa­ra el do­min­go.

Gus­ta­vo Mén­dez, de 26 años, sa­be lo que im­pli­ca el con­ge­la­mien­to de las en­tra­ñas de la tie­rra. El em­plea­do de la com­pa­ñía de gas de Chica­go tra­ba­jó du­ran­te las no­ches más frías de las que ha si­do tes­ti­go la ciu­dad en las dos úl­ti­mas dé­ca­das. Ves­ti­do con dos ca­mi­se­tas, dos jer­séis, una cha­que­ta y un pa­sa­mon­ta­ñas, es­tu­vo de una de la ma­ña­na has­ta el me­dio­día arre­glan­do des­per­fec­tos sub­sue­lo. “En al­gu­nas oca­sio­nes, cuan­do la tie­rra se mue­ve rom­pe las tu­be­rías. No­so­tros te­nía­mos que de­te­ner esas fil­tra­cio­nes”, co­men­ta es­te vier­nes. Con una sen­sa­ción tér­mi­ca de - 45 gra­dos, cer­ca de un cen­te­nar de sus com­pa­ñe­ros se ex­cu­sa­ron pa­ra no ir a tra­ba­jar. Mén­dez, mo­ti­va­do por la pa­ga ex­tra de la noc­tur­ni­dad, no fue uno de ellos. Ca­da me­dia ho­ra aban­do­na­ba las ca­rre­te­ras en obras pa­ra ir al ca­mión a co­ger ca­lor. Una de las lla­ma­das re­ci­bi­da era de Ro­gers Park —ba­rrio que bor­dea el la­go Mi­chi­gan, cu­bier­to por el hie­lo des­de ha­ce días— pa­ra aler­tar de que dos ca­lles es­ta­ban sin gas la se­ma­na que ba­tió el ré­cord de con­su­mo.

Pa­ra quie­nes no te­nían có­mo ca­len­tar­se, co­mo los va­ga­bun­dos, las ciu­da­des mon­ta­ron re­fu­gios de emer­gen­cia. En la ciu­dad de los vien­tos, don­de hay más de 16.000 per­so­nas vi­vien­do en la ca- lle, se es­ta­ble­cie­ron 270 re­fu­gios en edi­fi­cios fe­de­ra­les, cen­tros so­cia­les, bi­blio­te­cas e in­clu­so es­ta­cio­nes de po­li­cía. Cris­ti­na Vi­lla­rreal, del De­par­ta­men­to de Fa­mi­lia y Ser­vi­cios de Apo­yo, co­men­ta que a las 3.060 ca­mas que te­nían a dis­po­si­ción en sus re­fu­gios, tu­vie­ron que agre­gar otras 500. “Tam­bién hay mu­chos va­ga­bun­dos que no quie­ren de­jar sus per­te­nen­cias en la ca­lle o que no con­fían en el Go­bierno, así que fui­mos a don­de es­ta­ban ellos con buses con ca­le­fac­ción. Den­tro, ha­bía una tra­ba­ja­do­ra so­cial, una doc­to­ra y una en­fer­me­ra pa­ra aten­der­los”, ex­pli­ca or­gu­llo­sa del tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo de la co­mu­ni­dad.

Al ini­cio de la se­ma­na, cuan­do anun­cia­ron la lle­ga­da de una ex­plo­sión de ai­re ár­ti­co, el pre­si­den­te Do­nald Trump apro­ve­chó la oca­sión pa­ra iro­ni­zar nue­va­men­te so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal: “En el her­mo­so Me­dio Oes­te, la sen­sa­ción tér­mi­ca es­tá al­can­zan­do los -51 gra­dos, el ma­yor frío re­gis­tra­do. En los pró­xi­mos días, se es­pe­ra que se en­fríe aún más. La gen­te no pue­de es­tar fue­ra, ni si­quie­ra por unos mi­nu­tos. ¿Qué dia­blos es­tá pa­san­do con el ca­len­ta­mien­to glo­bal? ¡Por fa­vor, vuel­ve rá­pi­do, te ne­ce­si­ta­mos!”. Ben Deu­bel­beiss, me­teo­ró­lo­go el Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal (NWS, por sus si­glas en in­glés), acla­ra que el vór­ti­ce po­lar no tie­ne re­la­ción con el ca­len­ta­mien­to glo­bal y que es­tá aso­cia­do a olas de frío ex­tre­mo, co­mo las que hu­bo en enero de 2014, 1989 y 1985. “Lo que aún se es­tá in­ves­ti­gan­do es si el cam­bio cli­má­ti­co in­flu­ye o no en es­tos fe­nó­me­nos”, agre­ga.

La ola de frío ex­tre­mo de­ja­rá al­gu­nas imá­ge­nes en la me­mo­ria co­lec­ti­va, co­mo el “desafío” vi­ral de arro­jar agua hir­vien­do al ai­re li­bre y com­pro­bar que se con­ge­la­ba an­tes de lle­gar al sue­lo. Ro­zan­do la ba­rre­ra del me­nos ce­ro, pe­ro aún sin po­der atra­ve­sar­la, la ciu­dad ha vuel­to a des­per­tar. En la ca­lle se vuel­ven a ver los ros­tros de los tran­seún­tes, han apa­re­ci­do los ni­ños, y los tu­ris­tas, co­mo no, ya se atre­ven a des­nu­dar su mano pa­ra to­mar­se una sel­fi en la es­cul­tu­ra de ace­ro Cloud Goat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.