Arran­ca el úl­ti­mo gran pro­ce­so con­tra ETA en Fran­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ex­tra­di­ción a Es­pa­ña

Fran­cia se dis­po­ne a ce­rrar un ca­pí­tu­lo pro­pio en la lu­cha con­tra ETA. El jui­cio que hoy co­mien­za en Pa­rís con­tra Da­vid Pla e Iratxe Sor­za­bal es el úl­ti­mo­gran pro­ce­so con­tra miem­bros de la ban­da te­rro­ris­ta de­te­ni­dos en el país al que, du­ran­te dé­ca­das, los eta­rras hu­ye­ron, pla­ni­fi­ca­ron y don­de, tam­bién, aten­ta­ron en nom­bre de una lu­cha que dio por ter­mi­na­da ha­ce un año.

Pla y Sor­za­bal di­ri­gie­ron des­de te­rri­to­rio fran­cés la ban­da te­rro­ris­ta du­ran­te los años del ce­se definitivo de la violencia —fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo dos de los en­ca­pu­cha­dos que en 2011 anun­cia­ron el aban­dono definitivo por ETA de la violencia— has­ta su de­ten­ción, en sep­tiem­bre de 2015, en el País Vas­co fran­cés, cer­ca de la fron­te­ra con Es­pa­ña.

Los dos eta­rras afron­tan car­gos por per­te­nen­cia a aso­cia­ción de mal­he­cho­res con fi­nes te­rro­ris­tas y po­se­sión de ar­mas. No de­be­rán res­pon­der por el con­tra­rio al car­go de ha­ber di­ri­gi­do la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta, co­mo se les im­pu­tó en un prin­ci­pio, ya que los ins­truc­to­res no ha­lla­ron su­fi­cien­tes prue­bas de ello. De ha­ber si­do con­si­de­ra­dos cul­pa­bles por ese car­go, ha­brían en­fren­ta­do una con­de­na de has­ta 20 años de cár­cel. Los car­gos que sí pe­san so­bre ellos su­po­nen pe­nas de has­ta diez años. La jus­ti­cia ga­la ya ha da­do ade­más el vis­to bueno pa­ra la en­tre­ga de Sor­za­bal, la úl­ti­ma je­fa de ETA, a Es­pa­ña, don­de de­be­rá res­pon­der por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en sen­dos aten­ta­dos en Irún (1995) y en Gi­jón un año más tar­de. Pe­ro an­tes de ser en­via­da a Es­pa­ña, Sor­za­bal de­be­rá cum­plir sus condenas en Fran­cia. Y eso pue­de tar­dar. Más allá de la pe­na que se le pue­da im­po­ner aho­ra, Sor­za­bal es­tá a pun­to de cum­plir el año de cár­cel al que fue con­de­na­da por su re­la­ción con el co­man­do que ase­si­nó a dos guar­dias ci­vi­les en 2007 en Cap­bre­ton, en el su­r­oes­te de Fran­cia. Pe­ro acu­mu­la otras cua­tro condenas por sus ac­cio­nes en Fran­cia en­tre 2002 y 2015. En to­tal, de­be­ría per­ma­ne­cer en una cár­cel fran­ce­sa al me­nos has­ta 2027.

Pla, abo­ga­do de pro­fe­sión, tie­ne tam­bién un lar­go his­to­rial de vin­cu­la­ción con ETA des­de fi­na­les de los años no­ven­ta. Tras su de­ten­ción en 2000, cuan­do pre­pa­ra­ba un aten­ta­do con­tra el en­ton­ces al­cal­de de Za­ra­go­za, Jo­sé Ata­rés, del PP, fue con­de­na­do a seis años de pri­sión por per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. En 2010, fue de­te­ni­do en Fran­cia. Li­be­ra­do por fal­ta de prue­bas, Pla pa­só a la clan­des­ti­ni­dad has­ta su nue­va de­ten­ción en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.