“Es­pa­ña tar­dó en dar­se cuen­ta de la reali­dad del dra­ma”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ju­lio Bor­ges (Caracas, 49 años), ex­pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal ve­ne­zo­la­na, es uno de los po­lí­ti­cos opo­si­to­res que más se ha mo­vi­li­za­do por el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal de Juan Guai­dó co­mo pre­si­den­te in­te­ri­no del país y por el fin del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro.

Exi­lia­do en Co­lom­bia y acu­sa­do por el lí­der cha­vis­ta de ser uno de los res­pon­sa­bles del aten­ta­do con­tra él del pa­sa­do ve­rano, es el re­pre­sen­tan­te de Guai­dó en el Grupo de Li­ma —for­ma­do por 14 paí­ses ame­ri­ca­nos pa­ra abor­dar la cri­sis ve­ne­zo­la­na—, que ayer ce­le­bró una reunión cru­cial en Ot­ta­wa (Ca­na­dá). El pa­sa­do vier­nes, en una entrevista enWas­hing­ton, veía irre­ver­si­ble el pro­ce­so pa­ra ex­pul­sar a Ma­du­ro.

Pre­gun­ta. ¿Có­mo ve la ini­cia­ti­va del grupo de con­tac­to pa­ra Ve­ne­zue­la que se in­ten­ta im­pul­sar des­de la Unión Eu­ro­pea?

Res­pues­ta. Es al­go que se ve­nía pro­po­nien­do des­de ha­ce tiem­po, so­bre to­do por el Go­bierno es­pa­ñol. Pe­ro los acon­te­ci­mien­tos han si­do más rá­pi­dos que la pro­pia idea y, hoy que ter­mi­na de cua­jar, pa­re­ce un po­co des­cua­dra­da de la reali­dad. El mis­mo nom­bre es un nom­bre no apro­pia­do pa­ra el mo­men­to. Y el he­cho de que se ha­ya pues­to una me­ta de 90 días en una si­tua­ción tan crí­ti­ca tam­bién es­tá ale­ja­do de la reali­dad del país, pe­ro tie­ne un as­pec­to im­por­tan­te, y es que ini­cia un re­co­no­ci­mien­to del Par­la­men­to Eu­ro­peo y luego de dis­tin­tos Eje­cu­ti­vos del Go­bierno de Juan Guai­dó, con lo cual que­da cla­ro que el pro­ce­so que de­be dar­se de tran­si­ción en Ve­ne­zue­la tie­ne co­mo cen­tro las elec­cio­nes.

Son unas elec­cio­nes con un Ma­du­ro des­co­no­ci­do, ig­no­ra­do, ile­gi­ti­ma­do por la UE, y eso es muy im­por­tan­te tam­bién.

P. ¿Qué opi­na del pa­pel de Es­pa­ña has­ta aho­ra?

R. Creo que el Go­bierno es­pa­ñol tar­dó en dar­se cuen­ta de la reali­dad y la di­men­sión del dra­ma ve­ne­zo­lano y co­men­zó con po­si­cio­nes que es­ta­ban ale­ja­das de la reali­dad cru­da del pro­ble­ma. Es­te es un pro­ble­ma que no de­be en­ten­der­se co­mo ideo­ló­gi­co, de iz­quier­da o de de­re­cha, sino co­mo un pro­ble­ma trá­gi­co de­mo­crá­ti­co de de­re­chos hu­ma­nos. Creo que con el pa­sar del tiem­po ha ve­ni­do in­ter­pre­tan­do me­jor lo que su­ce­de en el país y es­to tie­ne co­mo una es­pe­cie de pun­to muy im­por­tan­te, que es el re­co­no­ci­mien­to del Go­bierno de Juan Guai­dó.

P. Y a par­tir de aho­ra, ¿qué pa­sa si no pa­sa na­da?

R. Ya ha pa­sa­do y va a se­guir pa­san­do por­que se tra­ta de una reali­dad his­tó­ri­ca irre­ver­si­ble, es­to es lo más im­por­tan­te que hay que en­ten­der. Es co­mo si me­tie­ras a la his­to­ria en un to­bo­gán, no tie­nes ma­ne­ra de fre­nar­lo. En el ca­so de Ve­ne­zue­la, es­to ya entró en un to­bo­gán que sig­ni­fi­ca que hoy hay un Ma­du­ro sin le­gi­ti­mi­dad den­tro, sin le­gi­ti­mi­dad en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y con una can­ti­dad de pre­sio­nes y san­cio­nes de­mo­crá­ti­cas muy im­por­tan­tes. Van a se­guir ocu­rrien­do co­sas por­que la des­truc­ción de la in­dus­tria pe­tro­le­ra si­gue, la hi­per­in­fla­ción si­gue, el des­con­ten­to mi­li­tar si­gue, la pro­tes­ta so­cial si­gue y to­do eso uni­do va a crear un desen­la­ce a mi mo­do de ver muy cor­to en Ve­ne­zue­la.

P. Mu­chos ve­ne­zo­la­nos en el exi­lio en Do­ral, en Mia­mi, han ex­pre­sa­do su te­mor a un ba­ño de san­gre. ¿Qué mo­ti­vos hay?

R. Bueno, quien tie­ne esa po­si­bi­li­dad pa­ra evi­tar­lo es Ma­du­ro. A mí lo que me preo­cu­pa es que el que ha co­gi­do el ca­mino de la vio­len­cia es Ma­du­ro. Se le han pues­to to­das las op­cio­nes: elec­cio­nes, me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les, re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, ne­go­cia­cio­nes en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, elec­cio­nes li­bres, Par­la­men­to… Y to­das las ha re­cha­za­do. Con es­to lo que quie­ro de­cir cla­ra­men­te es que Ma­du­ro no es una víc­ti­ma, es un vic­ti­ma­rio, él es quien ha es­co­gi­do el ca­mino de la vio­len­cia y él es el que de­be­ría te­ner con­cien­cia aho­ra que ese ca­mino tie­ne que ser evi­ta­do.

P. El otro día de­cía que en las fuer­zas ar­ma­das el 99,9% no es­tá con Ma­du­ro y que son, ca­si li­te­ral­men­te, una de­ce­na de ge­ne­ra­les los que le sos­tie­nen. Y que, por tan­to, ha­cía fal­ta un “ra­yo lá­ser”. ¿Qué es ese ra­yo lá­ser?

R. Es ha­cer­le lle­gar a los diez mi­li­ta­res, a los diez ge­ne­ra­les que sos­tie­nen el ré­gi­men, a su fa­mi­lia y a sus tes­ta­fe­rros que es­to se aca­bó, que se den cuen­ta de que el se­cues­tro del ban­co ya se aca­bó, y que ellos tie­nen la po­si­bi­li­dad de en­tre­gar por su cuen­ta, y con la po­si­bi­li­dad de ga­ran­tías y fu­tu­ro; o ellos mis­mos es­ta­rían es­co­gien­do el ca­mino por las ma­las. La pre­sión ve­ne­zo­la­na ya es in­sos­te­ni­ble, la pre­sión in­ter­na­cio­nal es­tá de­ter­mi­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.