Ben Elliot, el con­se­gui­dor sobrino de Ca­mi­lla Par­ker

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Fu­tu­ro rey y re­fe­ren­te

Millonario, fi­lán­tro­po, sobrino de la du­que­sa de Cor­nua­lles, con­se­gui­dor de los ri­cos y fa­mo­sos gra­cias a su em­pre­sa Quin­tes­sen­tially y pa­dre de fa­mi­lia. A las mu­chas fa­ce­tas que com­pa­gi­na Ben Elliot aca­ba de su­mar­se la de “zar con­tra el des­per­di­cio de co­mi­da”. Así se re­fie­re la pren­sa inglesa al car­go (cu­yo nom­bre ofi­cial es Food Sur­plus and Was­te Cham­pion) que le otor­gó el pa­sa­do 31 de di­ciem­bre el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Mi­chael Go­ve.

“Sé que apor­ta­rá el en­tu­sias­mo y las ha­bi­li­da­des que es­te im­por­tan­te rol ne­ce­si­ta”, afir­mó Go­ve en un co­mu­ni­ca­do. En una entrevista con The Ti­mes, el pro­pio Elliot ex­pli­có su fi­cha­je uti­li­zan­do un len­gua­je me­nos ex­qui­si­to: “Soy un ca­brón irri­tan­te. Per­se­gui­ré a la gen­te pa­ra pe­dir­le cuen- tas”. Des­de su nue­vo pues­to —vo­lun­ta­rio, de un año de du­ra­ción y no re­mu­ne­ra­do—, su prin­ci­pal co­me­ti­do se­rá ayu­dar a com­ba­tir el des­pil­fa­rro in­ne­ce­sa­rio de co­mi­da, que so­lo en Reino Uni­do as­cien­de a más de 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das al año; un pro­ble­ma de es­ca­la co­lo­sal que, en un ar­tícu­lo pa­ra The Dail­yMail, des­cri­bió co­mo “mo­ral­men­te in­de­fen­di­ble, am­bien­tal­men­te ca­tas­tró­fi­co y una lo­cu­ra eco­nó­mi­ca”.

Hi­jo del pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio Si­mon Elliot y de la di­se­ña­do­ra de interiores An­na­bel Elliot (hermana pe­que­ña de Ca­mi­lla Par­ker Bow­les), Ben, de 43 años, es­tu­dió en el ex­clu­si­vo Eton Co­lle­ge, y se li­cen­ció en Po­lí­ti­ca y Eco­nó­mi­cas en la Uni­ver­si­dad de Bris­tol. En di­ciem­bre de 2000 lan­zó jun­to a dos so­cios Quin­tes­sen­tially, que hoy su­ma 60 ofi­ci­nas y más de 3.000 em­plea­dos en to­do el mun­do. Su negocio es una suer­te de lám­pa­ra de los de­seos abier­ta 24 ho­ras sie­te días a la se­ma­na con la que sus acau­da­la­dos miem­bros con­si­guen to­do lo que quie­ren sin te­ner que mo­ver un de­do: des­de acu­dir a un con­cier­to con en­tra­das ago­ta­das o con­tra­tar un jet pri­va­do a ex­tra­va­gan­cias co­mo lle­var un ele­fan­te a una bo­da o ce­rrar el puen­te de la bahía de Síd­ney pa­ra una pe­ti­ción de mano. Pe­ro has­ta la de­man­da más ro­cam­bo­les­ca pa­li­de­ce al lado de la di­fi­cul­tad que su­pon­drá pa­ra Elliot ayu­dar al Go­bierno a cum­plir su objetivo de re­du­cir a la mi­tad la can­ti­dad de co­mi­da que aca­ba en la ba­su­ra an­tes de 2030.

Aun­que su tra­ba­jo habitual, mi­mar a los ri­cos, y la mi­sión que le ha en­co­men­da­do Go­ve no po­drían pa­re­cer más an­ta­gó­ni- En al­gu­na oca­sión ha afir­ma­do que su tío, Carlos de In­gla­te­rra, es uno de sus ma­yo­res re­fe­ren­tes. “Es una de las per­so­nas­más pri­vi­le­gia­das, pe­ro uti­li­za su pri­vi­le­gio de una ma­ne­ra excepcional pa­ra ayu­dar a la gen­te”, ase­gu­ró al pe­rió­di­co Eve­ning Stan­dard. Tan­to Carlos co­mo Ca­mi­lla acu­die­ron en 2011 a la bo­da de Elliot con Mary-Cla­re Win­wood (hi­ja del ro­que­ro Ste­ve Win­wood), en la que su pri­mo Tom Par­ker Bow­les ac­tuó de pa­drino, y él, por su par­te, fue in­vi­ta­do a la de los du­ques de Cam­brid­ge. Tam­bién ci­ta en­tre sus hé­roes a su tíoMark Shand, el otro her­mano de Ca­mi­lla, que fa­lle­ció en Nue­va York en 2014 a cau­sa de una ab­sur­da caí­da que pu­so fin a una exis­ten­cia tre­pi­dan­te co­mo aven­tu­re­ro, es­cri­tor, ex­plo­ra­dor y fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción Elep­hant Fa­mily. Fue­ron Ben Elliot y Tom Par­ker Bow­les quie­nes via­ja­ron a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­co­no­cer y re­pa­triar el ca­dá­ver. Elliot, ade­más, echó mano de sus do­tes pa­ra lo­grar que Cat Ste­vens in­ter­pre­ta­se en di­rec­to la can­ción fa­vo­ri­ta de su tío, Wild World, en su fu­ne­ral.

Los con­tac­tos de Ben Elliot, co­mo de­mues­tra su nom­bra­mien­to, tam­bién lle­gan a la po­lí­ti­ca. Tras re­cau­dar fondos pa­ra la cam­pa­ña a la al­cal­día de Lon­dres de su amigo Zac Golds­mith (quien per­dió fren­te a Sa­diq Khan), to­do apun­ta a que po­dría es­tar pen­san­do en ir un pa­so más allá. De mo­men­to, se­gún ha pu­bli­ca­do The Sun, ya ha si­do in­clui­do en la lis­ta de can­di­da­tos apro­ba­dos por el Par­ti­do Con­ser­va­dor. Si fi­nal­men­te se pos­tu­la­ra co­mo dipu­tado tory, sus ri­va­les­ha­rían bien en­preo­cu­par­se. Al fin y al ca­bo, el sobrino de Ca­mi­lla ha cons­trui­do su for­tu­na so­bre la ba­se de que na­da es im­po­si­ble de con­se­guir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.