El mis­te­rio de las 20 sa­cer­do­ti­sas en­ve­ne­na­das

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Lo úni­co se­gu­ro es que to­das fue­ron in­hu­ma­das en la cá­ma­ra prin­ci­pal de un me­ga­li­to ha­ce unos 4.800 años. Los prehis­to­ria­do­res des­co­no­cen si mu­rie­ron a la vez pe­ro sí sa­ben que se tra­ta de 20 per­so­nas (al me­nos 15 mu­je­res y 5 in­di­vi­duos no iden­ti­fi­ca­dos, pe­ro pro­ba­ble­men­te tam­bién fé­mi­nas) ata­via­das con ves­ti­dos de mi­les de cuen­tas de en­tre tres y cua­tro mi­lí­me­tros y que por­ta­ban col­gan­tes de mar­fil y ám­bar en for­ma de be­llo­tas. Eran las sa­cer­do­ti­sas del tem­plo de Mon­te­li­rio (Cas­ti­lle­ja de Guz­mán, Se­vi­lla). Aho­ra, una in­ves­ti­ga­ción del equi­po li­de­ra­do por Leonardo Gar­cía San­juán, del De­par­ta­men­to de Prehis­to­ria y Ar­queo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, des­ve­la uno de los gran­des mis­te­rios del me­ga­li­tis­mo: mu­rie­ron con una edad­me­dia de 31 años y en­tre gran­des do­lo­res, en­ve­ne­na­das por el mer­cu­rio.

El ya­ci­mien­to, cu­yo nom­bre es Tho­los de Mon­te­li­rio, fue des­cu­bier­to en 1868, aban­do­na­do du­ran­te dé­ca­das y re­to­ma­da su ex­ca­va­ción a par­tir de 1980, a cau­sa del cre­ci­mien­to ur­ba­nís­ti­co de Se­vi­lla. Se tra­ta de una cons­truc­ción me­ga­lí­ti­ca (en­tre 3.000 y 2.800 años an­tes de Cris­to) com­pues­ta por un “co­rre­dor” al ai­re li­bre de unos 40 me­tros que desem­bo­ca en dos cá­ma­ras sub­te­rrá­neas, te­cha­das con sen­das cú­pu­las de unos 5 y 2,75 me­tros de diá­me­tro, res­pec­ti­va­men­te, y que se sos­te­nían —du­ran­te el fra­gua­do— so­bre pi­la­res de ma­de­ra. La prin­ci­pal de las cá­ma­ras es­ta­ba re­cu­bier­ta de una pá­ti­na ro­ja de ci­na­brio (mi­ne­ral com­pues­to por mer­cu­rio y azu­fre) y de­co­ra­da con­mo­ti­vos que ha­cían re­fe­ren­cia al Sol.

Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes han per­mi­ti­do de­ter­mi­nar que du­ran­te unos po­cos mi­nu­tos del sols­ti­cio de in­vierno la luz se co­la­ba por el co­rre­dor, ilu­mi­na­ba la cá- ma­ra e in­ci­día so­bre una es­te­la que re­pre­sen­ta­ba a la diosa Ma­dre, pro­vo­can­do “una sa­tu­ra­ción sen­so­rial” en­tre las per­so­nas que se en­con­tra­ban en su in­te­rior.

En los res­tos de to­dos los cuer­pos se han de­tec­ta­do “ele­va­dí­si­mos ni­ve­les” de mer­cu­rio (traí­do des­de Al­ma­dén, Ciu­dad Real), lo que les pro­vo­ca­ría gra­ves dis­fun­cio­nes mo­tri­ces y cog­ni­ti­vas. “Es­to sig­ni­fi­ca que es­ta­ban ex­pues­tas con­ti­nua­men­te al ci­na­brio, bien por in­ges­tión por ra­zo­nes re­li­gio­sas o por­que vi­vie­sen con la piel pin­ta­da por el mer­cu­rio”, se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor.

Ade­más, los hue­sos pre­sen­tan afec­cio­nes (ar­tri­tis y ar­tro­sis) que, da­da su “ju­ven­tud” —la edad me­dia de fa­lle­ci­mien­to en la Edad del Co­bre ron­da­ba los 40 años—, in­di­can que o ca­mi­na­ban mu­cho o eran “bai­la­ri­nas”, lo que re­fuer­za su po­si­ble ca­rác­ter sa­cer­do­tal. Gar­cía San­juán admite que se ig­no­ra si “to­das­mu­rie­ron a la vez, o en un pe­rio­do­muy cor­to de tiem­po, pe­ro sí que es po­si­ble que el mo­nu­men­to fue­se cons­trui­do pa­ra un even­to fu­ne­ra­rio úni­co o pa­ra un co­lec­ti­vo muy es­pe­cial”.

Es­tas per­so­nas fue­ron in­hu­ma­das y cu­bier­tas con unas ro­pas con­fec­cio­na­das con de­ce­nas de mi­les de cuen­tas de ca­li­za o con­chas en­sar­ta­das por hi­los. Su pe­so ron­da­ría los ocho o 10 ki­los.

El se­pul­cro, que acu­mu­la ma­te­ria­les que fue­ron trans­for­ma­dos­me­dian­te una ar­te­sa­nía de ex­cep­cio­nal ca­li­dad, in­clu­ye pie­zas de mar­fil ta­lla­do, una lá­mi­na de oro o puntas de fle­cha de cris­tal de ro­ca. La So­cie­dad Max Planck de Je­na (Ale­ma­nia) es­tá ana­li­zan­do va­rias mues­tras hu­ma­nas que per­mi­ti­rán de­ter­mi­nar si exis­te una re­la­ción de pa­ren­tes­co en­tre los cuer­pos ha­lla­dos, así co­mo con la tum­ba de un “gran se­ñor”, en­con­tra­da a 200 me­tros.

El Tho­los de Mon­te­li­rio no se pue­de vi­si­tar y sus ob­je­tos y res­tos se al­ma­ce­nan en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Se­vi­lla. “Es la­men­ta­ble que unas pie­zas que han da­do la vuel­ta al mun­do cien­tí­fi­co, da­do su in­ne­ga­ble va­lor, no pue­dan ser ad­mi­ra­das por el pú­bli­co, lo que ge­ne­ra­ría más ex­pec­ta­ción so­bre un ya­ci­mien­to que es úni­co en el mun­do”, con­clu­ye Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.