De­ja­ción del idio­ma

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

e nos lle­na la bo­ca pre­su­mien­do del cre­cien­te pe­so del es­pa­ñol en el mun­do. Que si es la se­gun­da len­gua ma­ter­na por nú­me­ro de ha­blan­tes; que si es­tá en­tre los que más se en­se­ña, co­mo se­gun­do idio­ma, jun­to con el fran­cés y el chino; que si es el ter­ce­ro más uti­li­za­do en la Red. Se­me­jan­te com­pla­cen­cia, sin em­bar­go, no pa­re­ce co­rres­pon­der­se con el uso ca­da vez más errá­ti­co que ha­ce­mos de él.

Pa­ra em­pe­zar, por­que pe­se a al­gu­nos in­ten­tos ins­ti­tu­cio­na­les, en­tre am­plias ca­pas de la so­cie­dad es­pa­ño­la to­da­vía no ha ca­la­do que la ri­que­za y el po­ten­cial del es­pa­ñol pro­ce­den de su enor­me di­ver­si­dad, tan­to re­gio­nal co­mo, so­bre to­do, por su ver­tien­te ame­ri­ca­na. No ha­ce mu­chos días se su­po que Net­flix ha­bía tra­du­ci­do al es­pa­ñol “de Es­pa­ña” los diá­lo­gos de la ma­ra­vi­llo­sa Roma de Al­fon­so Cua­rón. La em­pre­sa dio mar­cha atrás an­te la po­lé­mi­ca, pe­ro fue to­do un sín­to­ma de una dis­tan­cia que no de­be­ría exis­tir.

Esa mis­ma so­cie­dad asis­te im­pa­si­ble al mal­tra­to cotidiano de la len­gua, ya sea por la cons­tan­te in­tro­mi­sión de in­con­ta­bles e in­ne­ce­sa­rios tér­mi­nos pro­ce­den­tes del in­glés o por el des­pre­cio ma­ni­fies­to de los usua­rios. (Al­gu­nas per­las ha­bi­tua­les: “apli­car” a un tra­ba­jo, “po­ner en va­lor”, “pre­veer”).

Mun­do tec­no­ló­gi­co apar­te —por ra­zo­nes ob­vias; oja­lá la in­no­va­ción glo­bal fue­ra más his­pa­noha­blan­te—, es­ta reali­dad se ex­tien­de por to­dos los ám­bi­tos. El de la em­pre­sa se lle­va la pal­ma, pe­ro tam­bién el de la mo­da, el del en­tre­te­ni­mien­to, por no ha­blar de los pro­pios me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo lo que ocu­rre en el te­rreno de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. En teo­ría, nues­tra len­gua es la se­gun­da más im­por­tan­te y la ter­ce­ra de tra­ba­jo en Na­cio­nes Uni­das. En la prác­ti­ca, su uso es tan re­du­ci­do —se­gún el pro­pio Ins­ti­tu­to Cer­van­tes— que re­sul­ta ca­si in­apre­cia­ble. No de­be­ría ex­tra­ñar te­nien­do en cuen­ta el es­ca­so apo­yo que re­ci­ben las or­ga­ni­za­cio­nes y las pu­bli­ca­cio­nes de­di­ca­das a in­ten­tar ex­pli­car y ana­li­zar el mun­do en es­pa­ñol.

La im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca de un idio­ma co­mo he­rra­mien­ta fun­da­men­tal de po­der blan­do es más que re­co­no­ci­da, pe­ro, co­mo to­do, hay que ges­tio­nar­la. Con me­nor nú­me­ro de ha­blan­tes, la fran­co­fo­nía y la lu­so­fo­nía se han con­ver­ti­do en ar­mas po­de­ro­sas de la ac­ción ex­te­rior fran­ce­sa y por­tu­gue­sa. Mien­tras, pa­re­ce que el es­pa­ñol de­be se­guir con­fian­do en su po­ten­cial na­tu­ral.

Ba­jo el tí­tu­lo El es­pa­ñol se cui­da so­lo, un re­cien­te do­cu­men­to del Real Ins­ti­tu­to El­cano aler­ta de la mio­pía de no con­tar con una vi­sión cla­ra so­bre la geo­po­lí­ti­ca del idio­ma y de no ac­tuar coor­di­na­da con el res­to de paí­ses his­pa­noha­blan­tes pa­ra po­ten­ciar es­te gran ac­ti­vo. Por­que la len­gua sir­ve pa­ra mu­cho más que pa­ra co­mu­ni­car­nos. Es una for­ma de es­tar en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.