El PDeCAT au­men­ta la pre­sión y en­mien­da a la to­ta­li­dad el Pre­su­pues­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Men­sa­je al PSOE

l re­la­tor ha des­per­ta­do las iras de la de­re­cha es­pa­ño­la y la preo­cu­pa­ción de cier­tos sec­to­res del PSOE que ven pe­li­grar sus res­pec­ti­vos feu­dos. ¿Por qué es­ta pro­pues­ta ha ge­ne­ra­do tan­tas alar­mas? ¿Qué su­pues­ta con­ce­sión se es­tá ha­cien­do con la in­cor­po­ra­ción de es­ta fi­gu­ra? Las res­pues­tas a es­tas pre­gun­tas po­drían ex­pli­car, qui­zá, por qué los lí­de­res de la de­re­cha se per­mi­ten in­sul­tar e in­clu­so acu­sar al pre­si­den­te del Go­bierno de Al­ta Trai­ción (que no co­noz­can el al­can­ce del ti­po pe­nal aho­ra es lo de me­nos).

El anun­cio del re­la­tor se hi­zo mal, qué du­da ca­be, lo que fa­vo­re­ció que al­gu­nos die­ran por sen­ta­do que el Go­bierno se ren­día a la pe­ti­ción in­de­pen­den­tis­ta de un me­dia­dor in­ter­na­cio­nal. La co­sa ha que­da­do, en cam­bio, en que el re­la­tor se­ría una per­so­na que se li­mi­ta­ra a to­mar no­tas y a po­ner un po­co de or­den en una me­sa de par­ti­dos. En el ac­tual es­ce­na­rio po­lí­ti­co, con el jui­cio al pro­cés a la vuel­ta de la es­qui­na y con una pro­pues­ta de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do en el ai­re, cual­quier me­di­da que in­ten­te cier­ta dis­ten­sión y al­go de diá­lo­go pue­de fra­ca­sar, el ries­go exis­te. Sin em­bar­go, Ciu­da­da­nos, prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción en Ca­ta­lu­ña, no ha si­do ca­paz de pro­po­ner nin­gu­na es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que fa­vo­rez­ca el acer­ca­mien­to en­tre las par­tes. Por el con­tra­rio, se ha lan­za­do a una cam­pa­ña de hos­ti­ga­mien­to a to­do aque­llo que hue­la a diá­lo­go con el so­be­ra­nis­mo. Por su par­te, el Par­ti­do Po­pu­lar tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad en el desas­tre po­lí­ti­co y ju­di­cial en el que nos en­con­tra­mos, prue­ba de que su fór­mu­la no fun­cio­nó.

Ciu­da­da­nos y PP se en­cuen­tran su­mi­dos en una com­pe­ti­ción por la de­re­cha, que cuen­ta aho­ra con un nue­vo ju­ga­dor. Sin em­bar­go, Ca­sa­do no pa­re­ce ha­ber leí­do co­rrec­ta­men­te que una par­te im­por­tan­te de sus vo­tan­tes más du­ros se han ido a Vox; si si­gue en­du­re­cien­do su dis­cur­so com­pe­ti­rá por elec­to­res que ya se fue­ron y pue­de que pier­da vo­tan­tes del cen­tro­de­re­cha. Ciu­da­da­nos tam­bién ha en­tra­do en es­ta de­ri­va reac­cio­na­ria, en vez de re­di­ri­gir­se al cen­tro mo­de­ra­do, es­pa­cio del que Cam­pu­zano tam­bién apro­ve­chó pa­ra ha­cer un lla­ma­mien­to al PSOE pa­ra que aguan­te las crí­ti­cas a ni­vel in­terno y ex­terno por el diá­lo­go abier­to en Ca­ta­lu­ña. “El con­flic­to se tie­ne que abor­dar des­de el diá­lo­go y es un error ce­der a las pre­sio­nes de la de­re­cha, de la ex­tre­ma de­re­cha y de una par­te de su par­ti­do. Si lo ha­ce, la he­ge­mo­nía de las de­re­chas es­tá ga­ran­ti­za­da”, ase­gu­ró.

ERC anun­ció el pa­sa­do lu­nes que pre­sen­ta­ría su en­mien­da a la to­ta­li­dad de las cuen­tas. El pa­so da­do por los re­pu­bli­ca­nos ter­mi­nó por ace­le­rar el desa­rro­llo de los he­chos. El pro­pio lí­der del PSC, Mi­quel Ice­ta, hi­zo pú­bli­co al día si­guien­te que el Go­bierno es­ta­ba abier­to a acep­tar la fi­gu­ra de una ter­ce­ra par­te, neu­tral, en el ám­bi­to de la me­sa de ne­go­cia­ción de par­ti­dos que per­fi­lan La Mon­cloa y el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat. Es­ta de­ci­sión del Go­bierno desató la fu­ria del PP y Ciu­da­da­nos, que bus­can có­mo ren­ta­bi­li­zar en la ca­lle lo que con­si­de­ran una ce­sión inad­mi­si­ble an­te el in­de­pen­den­tis­mo con una ma­ni­fes­ta­ción es­te do­min­go en Madrid. Va­rias vo­ces den­tro del PSOE tam­bién han mos­tra­do su des­con­ten­to.

El in­de­pen­den­tis­mo, sin em­bar­go, in­sis­te en que la acep­ta­ción del re­la­tor no es su­fi­cien­te. La Ge­ne­ra­li­tat in­sis­te en que la pues­ta en mar­cha de esa me­sa de diá­lo­go po­dría per­mi­tir que se re­ti­ra­ran las en­mien­das de ERC y PDeCAT. Apar­te del re­la­tor, la Ge­ne­ra­li­tat in­sis­te en que se fi­je un ca­len­da­rio y en el or­den del día se in­clu­ya, ade­más de la pro­pues­ta de un nue­vo Es­ta­tut, la reivin­di­ca­ción del re­fe­rén­dum. se au­to­eri­gía ti­tu­lar. To­do ello sin des­me­re­cer que es­tos días se han he­cho de nue­vo evi­den­tes las fi­su­ras en el PSOE res­pec­to del mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial y so­bre có­mo re­sol­ver el con­flic­to ca­ta­lán.

Unos y otros ol­vi­dan tres co­sas. Uno, que el PSOE ha si­do un par­ti­do fuer­te en Es­pa­ña cuan­do tam­bién el PSC ha ob­te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos; dos, que ha­cer po­lí­ti­ca, dia­lo­gar y bus­car nue­vos ins­tru­men­tos que ayu­den, tam­bién, a des­ar­mar al­gu­nos ar­gu­men­tos de los in­de­pen­den­tis­tas nun­ca pue­de ser trai­cio­nar a Es­pa­ña ni hu­mi­llar­la, más bien to­do lo con­tra­rio: se de­mues­tra la for­ta­le­za de­mo­crá­ti­ca del sis­te­ma; y tres, que hoy los ca­ta­la­nes y las ca­ta­la­nas no in­de­pen­den­tis­tas ne­ce­si­ta­mos, más que nun­ca, de to­da im­pli­ca­ción po­lí­ti­ca del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.