Los la­dro­nes se ce­ban con las igle­sias en Be­nal­má­de­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La Po­li­cía Na­cio­nal in­ves­ti­ga el ro­bo con fuer­za en tres igle­sias de Be­nal­má­de­na en ape­nas dos se­ma­nas. El pri­me­ro ocu­rrió el 26 de enero y el úl­ti­mo el pa­sa­do jue­ves. To­das se en­cuen­tran en la mis­ma zo­na y se­pa­ra­das por po­co más de cin­co ki­ló­me­tros. El mo­dus ope­ran­di ha si­do si­mi­lar en los tres ca­sos, con puer­tas for­za­das y la sus­trac­ción de la ca­ja fuer­te don­de se guar­da el di­ne­ro en efec­ti­vo do­na­do por los fie­les. En so­lo una de ellas el bo­tín su­pera los 2.000 eu­ros. Los agen­tes es­tán ana­li­zan­do es­tos días las prue­bas pa­ra sa­ber si los ca­sos es­tán re­la­cio­na­dos en­tre sí.

El pri­mer ro­bo ocu­rrió en la Igle­sia Bau­tis­ta de Arro­yo de la Miel, ins­ta­la­da ha­ce 17 años en el ma­yor nú­cleo de po­bla­ción de Be­nal­má­de­na. La no­che del 26 de enero los la­dro­nes rom­pie­ron los tres ac­ce­sos al tem­plo, ubi­ca­do en el ba­jo de un edi­fi­cio de la ca­lle Sagitario. Pri­me­ro asal­ta­ron el por­tón del jar­dín del bloque, des­pués des­tro­za­ron el can­da­do de una ver­ja y fi­nal­men­te re­ven­ta­ron la ce­rra­du­ra de una puer­ta de alu­mi­nio. A tra­vés de ella ac­ce­die­ron al in­te­rior del re­cin­to re­li- gio­so. Los ve­ci­nos de la zo­na han re­la­ta­do que vie­ron a unas per­so­nas for­zan­do la en­tra­da al re­si­den­cial so­bre las 22.00 ho­ras. “Pe­ro no sa­be­mos si eran unos ve­ci­nos que se ha­bían de­ja­do la lla­ve atrás o quie­nes nos ro­ba­ron”, ex­pli­ca el pas­tor Eu­se­bio Pé­rez. En el ve­cin­da­rio tam­bién des­ta­can va­rios ro­bos re­cien­tes en di­ver­sos es­ta­ble­ci­mien­tos de la zo­na.

Se­gún re­la­ta el sacerdote, los de­lin­cuen­tes se di­ri­gie­ron “di­rec­ta­men­te a la ca­ja fuer­te”. “Es­tá es­con­di­da den­tro de un ar­ma­rio y fue­ron a por ella”, afir­ma. En su in­te­rior ha­bía 2.000 eu­ros en efec­ti­vo —par­te en di­vi­sas do­na- das por fe­li­gre­ses de na­cio­na­li­dad bri­tá­ni­ca— así co­mo li­bros de re­gis­tro de la igle­sia. Sin em­bar­go, y pa­ra sor­pre­sa de los res­pon­sa­bles de es­ta con­gre­ga­ción, quie­nes en­tra­ron a ro­bar no se lle­va­ron los pro­yec­to­res, te­le­vi­sio­nes ni el res­to de ma­te­rial elec­tró- ni­co de va­lor exis­ten­te en el in­te­rior del es­pa­cio re­li­gio­so. “Pa­re­ce que sa­bían a lo que ve­nían y se ol­vi­da­ron del res­to”, aña­de Pé­rez.

So­lo unos días des­pués, el 1 de febrero, la igle­sia de San­to Do­min­go de Guz­mán —ubi­ca­da en el cas­co his­tó­ri­co de Be­nal­má­de­na— su­fría un ro­bo en si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas. Y el 7 de febrero ocu­rría lo mis­mo en la pa­rro­quia de La In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, lo­ca­li­za­da en la zo­na de Arro­yo de la Miel en una zo­na de gran afluen­cia de per­so­nas de­bi­do a la cer­ca­nía de la es­ta­ción de tren y del cen­tro de sa­lud de la lo­ca­li­dad. De he­cho, nu­me­ro­sas per­so­nas se acer­ca­ron al lu­gar cuan­do la tar­de del pa­sa­do jue­ves va­rias pa­tru­llas de Po­li­cía Na­cio­nal lle­ga­ban has­ta el es­pa­cio re­li­gio­so, de con­fe­sión ca­tó­li­ca.

En sen­dos ca­sos los de­lin­cuen­tes tam­bién te­nían co­mo ob­je­ti­vo el di­ne­ro en efec­ti­vo. Al aden­trar­se en la sa­cris­tía de uno de los tem­plos y el sa­lón pa­rro­quial del otro, re­gis­tra­ron las es­tan­cias en bus­ca de las lla­ves de las ca­jas fuer­tes. Pe­ro tras no en­con­trar­las, “las rom­pie­ron pa­ra abrir­las”, se­gún cuen­tan fuen­tes del Obis­pa­do de Má­la­ga. “Den­tro es­ta­ba el di­ne­ro de la co­lec­ta, que aún no es­ta­ba con­ta­bi­li­za­do por­que pro­ce­día de las úl­ti­mas ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas”, aña­den des­de la Dió­ce­sis de Má­la­ga, que creen que la can­ti­dad ro­ba­da “no es de­ma­sia­do gran­de, pe­ro sí im­por­tan­te” y la­men­ta­ron la pér­di­da de los do­na­ti­vos de sus fe­li­gre­ses.

Des­de el Obis­pa­do tam­bién in­sis­ten en que no echan en fal­ta na­da más que el di­ne­ro. “No se han lle­va­do los or­de­na­do­res, el equi­po téc­ni­co, los en­se­res de la li­tur­gia o las imá­ge­nes re­li­gio­sas, que tie­nen va­lor”, des­ta­can al tiem­po que de­no­mi­nan la si­tua­ción de “ex­cep­cio­nal” de­bi­do a que los ro­bos en igle­sias de la dió­ce­sis ma­la­gue­ña “no son na­da ha­bi­tua­les”.

Va­rios miem­bros de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca han re­vi­sa­do es­tos días las ins­ta­la­cio­nes de los tres tem­plos en bus­ca de hue­llas y prue­bas, y han abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra esclarecer los he­chos. Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, por aho­ra las pes­qui­sas no pue­den de­ter­mi­nar si las ac­cio­nes han si­do rea­li­za­das por la­mis­ma ban­da cri­mi­nal o si es­tán re­la­cio­na­dos en­tre sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.