El can­ci­ller del Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro cri­ti­ca la pre­sión in­ter­na­cio­nal so­bre su país, ase­gu­ra que es­tá abier­to al diá­lo­go y se mues­tra con­ven­ci­do de que el cha­vis­mo si­gue sien­do ma­yo­ría en el país la­ti­noa­me­ri­cano

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

de es­te año de las san­cio­nes su­pe­ran los 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Evi­den­te­men­te, tie­ne que ha­ber al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes. La UE, el Go­bierno es­pa­ñol, la ONU, de­be­rían ha­cer lo que hi­cie­ron en Cu­ba des­pués de ca­si 60 años: pe­dir el fin del blo­queo. La hi­per­in­fla­ción pue­de te­ner un com­po­nen­te de un 25% de res­pon­sa­bi­li­dad del Go­bierno ve­ne­zo­lano, pe­ro el 75% es in­du­ci­da por un ti­po de cam­bio que po­nen en unas pá­gi­nas web.

P. Siem­pre ha­blan del enemi­go ex­terno. ¿Pe­ro qué han he­cho mal us­te­des, qué con­ce­sio­nes es­tán dis­pues­tos a dar?

R. Las con­ce­sio­nes las tie­nen que ha­cer de afue­ra. No­so­tros es­ta­mos dis­pues­tos a re­ci­bir la ayu­da de la ONU, a que nos per­mi­tan ac­ce­der a cré­di­tos in­ter­na­cio­na­les con fle­xi­bi­li­da­des de pa­go. Pe­ro no hay la mí­ni­ma ofer­ta.

P. Con con­ce­sio­nes tam­bién alu­di­mos a si ad­mi­ten erro­res.

R. So­mos un Go­bierno de se­res hu­ma­nos y seguro que erro­res co­me­te­mos mu­chos. Pe­ro les pue­do ase­gu­rar que, si nues­tra eco­no­mía no es­tu­vie­se blo­quea­da, si no se boi­co­tea­ran sus ins­ti­tu­cio­nes, la si­tua­ción se­ría os­ten­si­ble­men­te me­jor. Si sen­tá­ra­mos a Jo­seph Sti­glitz o a Yan­nis Va­rou­fa­kis, di­rían que aquí no pue­den ha­cer na­da, por­que las le­yes de la eco­no­mía en una si­tua­ción tan per­tur­ba­da no son po­si­bles.

P. Han de­nun­cia­do la in­je­ren­cia de Es­ta­dos Uni­dos, de la Unión Eu­ro­pea, de paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na…. ¿Qué pa­pel jue­ga Cu­ba?

R. Lo que ha he­cho Cu­ba es que cuan­do los mé­di­cos ve­ne­zo­la­nos no se atre­vían a ir­se a los ba­rrios y a los ca­se­ríos y a la sel­va, vi­nie­ron los­mé­di­cos cu­ba­nos y lo hi­cie­ron. Cuan­do te­nía­mos ca­ren­cias en cuan­to a las te­ra­pias fí­si­cas, vi­nie­ron los cu­ba­nos y lo hi­cie­ron. Esa ha si­do la ayu­da cu­ba­na. Aquí vi­ven un po­co más de 8.000, 9.000 cu­ba­nos que es­tán en los ba­rrios ayu­dan­do a la gen­te.

P. Hay des­con­ten­to en­tre sus vo­tan­tes. ¿Les preo­cu­pa?

R. Es la es­tra­te­gia des­de ha­ce tres años, gol­pear la eco­no­mía pa­ra in­clu­so per­ju­di­car la efi­cien­cia de las po­lí­ti­cas de re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta en el pue­blo y que en con­se­cuen­cia el pue­blo va­ya ge­ne­ran­do re­cha­zo. ¿Han te­ni­do al­gún efec­to? Se­gu­ra­men­te. Pe­ro si­guen sien­do inú­ti­les a la ho­ra de con­tar quién es ma­yo­ría en el país. Es una ex­pre­sión per­ma­nen­te y he sen­ti­do en la ca­lle des­de ha­ce un año que se es­tán re­co­he­sio­nan­do las fuer­zas cha­vis­tas.

P. ¿Qué opi­na del go­teo de de­ser­cio­nes de ofi­cia­les, fun­cio­na­rios o di­plo­má­ti­cos?

R. En 2002 vi­vi­mos un go­teo de ge­ne­ra­les, ahí sí hu­bo una si­tua­ción mi­li­tar im­por­tan­te. Aho­ra creo que hay un ge­ne­ral ac­ti­vo [que ha de­ser­ta­do]. A los di­plo­má­ti­cos les ofre­cen la green card, un em­pleo, ac­ce­so a la vi­vien­da pa­ra que se pro­nun­cien a fa­vor de es­te Go­bierno de Nar­nia, un Go­bierno ima­gi­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.