El pez que se re­co­no­ce a sí mis­mo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ha­ce aho­ra cin­co años, en una pe­ce­ra de Osa­ka, un pe­que­ño pez de­no­mi­na­do Nú­me­ro 1 se mi­ró al es­pe­jo. No lo mi­ró, se mi­ró. A sí mis­mo. Vio el re­fle­jo del cuer­po que le de­vol­vía el cris­tal pu­li­do y su­po que es­ta­ba mi­rán­do­se. “Fue tan sor­pren­den­te que­me caí de la si­lla al sue­lo”, re­co­no­ce Ma­sa­no­ri Koh­da, el cien­tí­fi­co que es­tu­dia­ba el com­por­ta­mien­to del pe­ce­ci­llo. Por­que Nú­me­ro 1 vio que te­nía una man­cha ma­rrón en la ba­rri­ga, en un pun­to que so­lo pue­de ver gra­cias al es­pe­jo, y pen­san­do que era un pa­rá­si­to co­rrió al fon­do de la pe­ce­ra a fro­tar­se pa­ra qui­tár­se­lo.

Es­te ges­to, tan sim­ple pa­ra no­so­tros, es una au­tén­ti­ca proeza men­tal pa­ra el 99% de los ani­ma­les, ya que im­pli­ca po­der pen­sar­se des­de fue­ra, te­ner au­to­co­no­ci­mien­to co­mo in­di­vi­duo, sa­ber­se dis­tin­to de los de­más. So­lo al­gu­nos de los con­si­de­ra­dos más in­te­li­gen­tes —los gran­des si­mios, los ele­fan­tes, los del­fi­nes y las urra­cas— han lo­gra­do su­pe­rar es­ta prue­ba del es­pe­jo, que es co­mo la de­no­mi­nan los cien­tí­fi­cos. Cuan­do un ani­mal to­ca una­man­cha de su ca­ra o su cuer­po, una que so­lo po­dría ver en el es­pe­jo, se con­si­de­ra que po­see au­to­cons­cien­cia. Los ca­cho­rros hu­ma­nos no sue­len lo­grar­lo has­ta el se­gun­do año y an­tes, al ver­se re­fle­ja­dos, sim­ple­men­te ven a un sim­pá­ti­co co­le­ga.

Dar­win ya lo su­pu­so en 1838, cuan­do le en­tre­gó un es­pe­jo a Jenny, una oran­gu­ta­na a la que ves­tían de mu­jer en el zoo de Londres. El na­tu­ra­lis­ta in­glés con­ta­ba que los oran­gu­ta­nes que- da­ron “asom­bra­dos” al ver­se re­fle­ja­dos. En la dé­ca­da de 1970, el psi­có­lo­go Gor­don Ga­llup qui­so re­pe­tir la ex­pe­rien­cia con chim­pan­cés y su reac­ción pa­só por tres fa­ses muy de­fi­ni­das. Pri­me­ro, re­ce­lo ha­cia ese su­je­to des­co­no­ci­do del es­pe­jo; des­pués, rea­li­zan ges­tos atí­pi­cos pa­ra com­pro­bar que es su re­fle­jo, y fi­nal­men­te pa­san a es­cru­tar­se más en de­ta­lle. En­ton­ces Ga­llup ideó la prue­ba de la mar­ca. Dor­mían a los chim­pan­cés, les pin­ta­ban en la ce­ja sin que lo no­ta­ran y, al des­per­tar, los de­ja­ban a so­las an­te el es­pe­jo: lle­va­ban su mano a la man­cha pa­ra ver qué era.

Pa­ra sor­pre­sa de los in­ves­ti­ga­do­res, va­rios de es­tos pe­ce­ci­llos pa­sa­ron por las mis­mas fa­ses que los chim­pan­cés. Tam­bién co­men­za­ron a na­dar bo­ca aba­jo y en pos­tu­ras ex­tra­ñas an­te el es­pe­jo, su­pues­ta­men­te pa­ra ve­ri­fi­car que son ese pez que ven re­fle­ja­do. Y así, re­sul­tó que el lá­bri­do lim­pia­dor azul, que es co­mo se lla­ma es­te pez de 10 cen­tí­me­tros y un ce­re­bro de 0,1 gra­mos, tu­vo una reac­ción pro­pia de men­tes muy desa­rro­lla­das.

Los in­ves­ti­ga­do­res es­co­gie­ron a es­tos pe­que­ños pe­ce­ci­llos pre­ci­sa­men­te por­que pen­sa­ban que po­drían su­pe­rar la prue­ba da­da su in­te­li­gen­cia so­cial y su es­pe­cial in­te­rés en en­con­trar man­chas. “Es­te es el pez­más in­te­li­gen­te, ca­paz de rea­li­zar es­tra­te­gias de en­ga­ño con­tra otros in­di­vi­duos, y ade­más es el más limpio por­que pres­ta aten­ción a un pun­to de co­lor en el cuer­po de otro pez y tra­ta de eli­mi­nar­lo”, ex­pli­ca Koh­da. Los lim­pia­do­res, co­mo in­di­ca su nom­bre, se de­di­can a la hi­gie­ne de ani­ma­les­ma­ri­nos, eli­mi­nan­do sus pa­rá­si­tos. Son ca­pa­ces de aten­der a 2.000 clien­tes al día; tie­nen una me­mo­ria pro­di­gio­sa que les per­mi­te com­pen­sar al clien­te en­fa­da­do con un cui­da­do es­pe­cial.

En­ton­ces, si los lim­pia­do­res han pa­sa­do la prue­ba del es­pe­jo, ¿son au­to­cons­cien­tes? ¿Tie­nen es­tos pe­ce­ci­llos con­cien­cia de la vi­da de lim­pia­bo­tas que lle­van? “Yo no creo que es­tos pe­ces sean cons­cien­tes de sí mis­mos. Pa­san la prue­ba, pe­ro no con­si­de­ro que es­to sea una evi­den­cia de au­to­cons­cien­cia o au­to­co­no­ci­mien­to”, ase­gu­ra Alex Jor­dan, bió­lo­go evo­lu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Max Planck y coautor del ha­llaz­go jun­to a Koh­da, de la Uni­ver­si­dad de Osa­ka. Ellos creen que el test no es la prue­ba del al­go­dón de la con­cien­cia del yo ani­mal que se ha pen­sa­do du­ran­te dé­ca­das. Y las al­tas ca­pa­ci­da­des de los lim­pia­do­res son un buen ar­gu­men­to: es­tán pro­gra­ma­dos evo­lu­ti­va­men­te pa­ra re­co­no­cer su­je­tos y man­chas. En los gran­des si­mios, pa­sar la prue­ba del es­pe­jo de­mues­tra los po­de­res cog­ni­ti­vos que ate­so­ran; en otros ani­ma­les, pue­de ser so­lo una de­mos­tra­ción de que es­tán es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra un re­to así.

No obs­tan­te, sus do­tes so­cia­les son un pun­to en fa­vor del au­to­co­no­ci­mien­to: los ani­ma­les más so­cia­les son los que más pre­pa­ra­dos es­tán pa­ra dis­tin­guir­se a sí mis­mos. Por ejem­plo, los chim­pan­cés cria­dos en ais­la­mien­to son in­ca­pa­ces de pa­sar la prue­ba del es­pe­jo: se ne­ce­si­ta al otro pa­ra pen­sar en el yo.

Los pioneros del test del es­pe­jo, co­mo el pro­pio Ga­llup, po­nen en du­da los re­sul­ta­dos de Jor­dan y Koh­da: ase­gu­ran que su es­tu­dio no de­mues­tra que los lim­pia­do­res la ha­yan pa­sa­do. Es­tas re­ti­cen­cias les obli­ga­ron a au­men­tar los con­tro­les de su es­tu­dio du­ran­te tres años, has­ta po­der pu­bli­car­lo es­ta se­ma­na en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca (PLOS Bio­logy). Koh­da afir­ma que 11 pe­ces han pa­sa­do la prue­ba des­de que lo lo­gra­ra Nú­me­ro 1. “Aun­que mos­tra­ron com­por­ta­mien­tos in­tere­san­tes ha­cia el es­pe­jo, no son in­di­ca­ti­vos de au­to­rre­co­no­ci­mien­to”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta Diana Reiss, con­sul­ta­da por EL PAÍS. Ella es res­pon­sa­ble de que tan­to ele­fan­tes co­mo del­fi­nes ha­yan pa­sa­do ese test.

En los úl­ti­mos años, in­ves­ti­ga­do­res chi­nos lo­gra­ron que los ma­ca­cos pa­sen la prue­ba del es­pe­jo. Les en­se­ña­ron a ver la mar­ca en su ca­ra y aho­ra se re­co­no­cen sin ayu­da. Si po­nen un es­pe­jo en su ha­bi­tácu­lo, apro­ve­chan pa­ra mi­rar­se los ge­ni­ta­les o los dien­tes. ¿Quie­re es­to de­cir que esos ma­ca­cos no eran cons­cien­tes de sí mis­mos y aho­ra ya sí?

El re­co­no­ci­do etó­lo­go Frans deWaal cree que la ca­pa­ci­dad de au­to­co­no­ci­mien­to es al­go gra­dual. Hay mu­chos as­pec­tos del com­por­ta­mien­to co­ti­diano que re­quie­ren que los in­di­vi­duos se co­noz­can a sí mis­mos, co­mo su pro­pio pe­so en re­la­ción con el pe­so que su­je­ta­rán las ra­mas al sal­tar so­bre ellas. Por eso, DeWaal cree que ha da­do con la me­tá­fo­ra per­fec­ta: “¿Y si la au­to­cons­cien­cia se desa­rro­lla co­mo una ce­bo­lla, cons­tru­yen­do ca­pa so­bre ca­pa, en lu­gar de apa­re­cer de una vez?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.