Mi­sa

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

n vie­jo ami­go de Si­güen­za se le­van­ta­ba ca­da do­min­go re­pi­tien­do la mis­ma­mon­ser­ga: “Lo im­por­tan­te y prin­ci­pal es ir a mi­sa­yal­mor­zar, y si co­rre­mu­cha pri­sa, que le den a la mi­sa”. El di­cho re­su­mía las dos ca­ras es­qui­zo­fré­ni­cas de un país ca­tó­li­co y an­ti­cle­ri­cal a la vez. A ve­ces, al mis­mo tiem­po. En do­min­go, la gen­te de or­den va a mi­sa y al­muer­za, pe­ro más va­le que el cu­ra no fuer­ce a ele­gir en­tre la fe y la ta­ber­na. Pue­de lle­var­se un dis­gus­to y en­con­trar­se la pa­rro­quia va­cía.

Ca­sa­do y Ri­ve­ra, con el palmeo en­tu­sias­ta de Abas­cal, quie­ren que es­te do­min­go sus fie­les eli­jan mi­sa en vez del al­muer­zo. Si no les die­ra tiem­po a cum­plir con­la­pa­tria y co­nel ver­mú, que sa­cri­fi­quen el se­gun­do. Pa­ra ello, han abier­to el ar­cón de ter­mi­no­lo­gía po­lí­ti­ca del si­glo XIX y han sa­ca­do a des­fi­lar las pa­la­bras fe­lón, ig­no­mi­nio­so y has­ta trai­ción, que hue­len a san­gres coa­gu­la­das de otros tiem­pos y que pa­re­cen des­ti­na­das amo­vi­li­zar a gen­tes de otros tiem­pos.

Lo bo­ni­to del di­cho que re­pe­tía mi ami­go de Si­güen­za es que re­ve­la­ba una pa­cho­rre­ría muy cí­vi­ca. Trans­mi­tía una éti­ca pe­re­zo­sa y gua­so­na que fa­ci­li­ta­ba la con­vi­ven­cia. Quien sa­cri­fi­ca el al­muer­zo por la mi­sa tie­ne que­ren­cia de fa­ná­ti­co, no pa­re­ce un ve­cino agra­da­ble con quien se pue­da ar­mar una co­mu­ni­dad fe­liz. Ra­joy, cu­yo re­cuer­do es tan le­jano co­mo el del si­glo XIX, ape­la­ba siem­pre a ese ti­po de es­pa­ñol que con­for­ma­ba su ma­yo­ría si­len­cio­sa. Al nue­vo PP, ya se ha vis­to, no le gus­tan el si­len­cio de las ma­yo­rías ni mi ami­go de Si­güen­za ni el pro­pio Ma­riano Ra­joy, y bus­ca una ima­gen ple­bis­ci­ta­ria del cen­tro de Ma­drid lleno de ro­jos y gual­das.

Mi ami­go y yo nos le­van­ta­re­mos tar­de, co­mo ca­da do­min­go, y no lle­ga­re­mos a tiem­po a nin­gu­na mi­sa. La ve­re­mos por la te­le y de reojo. Oja­lá sea­mos más los es­pa­ño­les de las tas­cas que los de la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.