PP, Cs y Vox es­ce­ni­fi­can el fren­te con­tra Sán­chez con una gran pro­tes­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En la mo­vio­la de la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción con­tra Sán­chez, unos di­rán que fue un éxi­to, y otros que un pin­cha­zo. Pe­ro ayer, en la ima­gen de la ria­da de ban­de­ras es­pa­ño­las en Co­lón con­vo­ca­das por PP, Ciu­da­da­nos y Vox, unos ga­na­ron más que otros.

Vox, un par­ti­do sin re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so, con­si­guió si­tuar­se, li­te­ral­men­te, a la mis­ma al­tu­ra, com­par­tien­do es­ce­na­rio con una for­ma­ción que ha go­ber­na­do Es­pa­ña du­ran­te ca­si 15 años y con otra que cuen­ta con 32 es­ca­ños. Vic­to­ria lim­pia del par­ti­do de San­tia­go Abas­cal.

El PP, que el pa­sa­do miér­co­les co­rrió más que nin­guno a la De­le­ga­ción del Go­bierno a fin de pe­dir per­mi­so pa­ra la con­cen­tra­ción de ayer, lo­gró dar una ima­gen de uni­dad fren­te a las crí­ti­cas in­ter­nas —con ca­si pleno de ba­ro­nes— y co­lo­car­se, li­te­ral­men­te, en el cen­tro de la ima­gen, re­for­zan­do su nue­vo es­lo­gan — “So­mos el úni­co par­ti­do que pue­de pac­tar a iz­quier­da y de­re­cha”—. Pe­ro en la des­pe­di­da de Ca­sa­do, don­de ha­bía pe­leas a bra­zo par­ti­do pa­ra dar­le be­sos y apre­to­nes de mano, mu­chos le pi­die­ron que pre­sen­ta­ra una mo­ción de cen­su­ra. El PP no cuen­ta con los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra des­alo­jar a Sán­chez des­de el Par­la­men­to. Y la ima­gen en Co­lón evi­den­cia que aho­ra tie­ne que com­par­tir es­pa­cio con Vox y Ciu­da­da­nos, cuan­do ha­ce unos años so­lo sus si­glas bas­ta­ban pa­ra lle­nar esa mis­ma pla­za con­tra el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Vic­to­ria im­por­tan­te, pe­ro con al­gún ras­gu­ño, del par­ti­do de Ca­sa­do.

Ciu­da­da­nos lo­gró fir­mar una fo­to mul­ti­tu­di­na­ria de pro­tes­ta con­tra Sán­chez, pe­ro en el pó­dium de ga­na­do­res, ayer pa­re­cía el que más ha­bía per­di­do de los tres. Tras evi­tar­lo du­ran­te me­ses, Ri­ve­ra se de­jó fo­to­gra­fiar con la ex­tre­ma de­re­cha, y las sie­te ca­be­zas que pu­so en­tre él y Abas­cal, en una me­lé de di­ri­gen­tes y de si­glas, no evi­ta­ron que el lí­der de quien se eri­ge co­mo el úni­co par­ti­do “de cen­tro” y el po­lí­ti­co que lla­ma al PP “de­re­chi­ta co­bar­de” com­par­tie­ran plano y men­sa­je: los enemi­gos del PP, Vox y Ciu­da­da­nos son tam­bién los enemi­gos de Es­pa­ña. Vic­to­ria con po­si­bles le­sio­na­dos pa­ra fu­tu­ras ci­tas elec­to­ra­les del par­ti­do de Ri­ve­ra.

Fue pre­ci­sa­men­te el in­ten­to de res­tar pro­ta­go­nis­mo a Vox lo que lle­vó al PP y a Ciu­da­da­nos a pac­tar no ha­cer dis­cur­sos po­lí­ti­cos so­bre el es­ce­na­rio y que fue­ran­miem­bros de la so­cie­dad ci­vil los que le­ye­ran un­ma­ni­fies­to con­sen­sua­do por los tres par­ti­dos. El tex­to se pa­re­cía­mu­cho más al len­gua­je du­ro em­plea­do por Ca­sa­do y Abas­cal que al dis­cur­so que has­ta ayer uti­li­za­ba Ciu­da­da­nos.

Del mi­cró­fono —por el que ha­bla­ron los tres lí­de­res an­tes de que co­men­za­ra la pro­tes­ta— al ma­ni­fies­to —que le­ye­ron tres pe­rio­dis­tas— el tono subió va­rios de­ci­be­lios. El lí­der de Ciu­da­da­nos ha­bló, a su lle­ga­da a la con­cen­tra­ción, de “olea­da de dig­ni­dad”. En el ma­ni­fies­to leí­do en la tri­bu­na, se de­nun­ció una su­pues­ta “de­ri­va sui­ci­da” de Sán­chez y se acu­só al pre­si­den­te del Go­bierno de ha­ber “trai­cio­na­do” y da­do una “pu­ña­la­da por la es­pal­da a Es­pa­ña” al ha- ber “acep­ta­do las 21 exi­gen­cias del se­ce­sio­nis­mo”, en alu­sión al do­cu­men­to de pe­ti­cio­nes de Quim To­rra. El Eje­cu­ti­vo ni ha re­co­no­ci­do “el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción de Ca­ta­lu­ña” ni ha per­mi­ti­do un “me­dia­dor in­ter­na­cio­nal” —dos de las exi­gen­cias de ese lis­ta­do— y el pa­sa­do vier­nes dio por ro­tas las ne­go­cia­cio­nes con los in­de­pen­den­tis­tas.

Tam­bién el PP re­cu­rrió ayer a ex­pre­sio­nes de Vox, co­mo “re­con­quis­ta”. “El tiem­po de Sán­chez ha aca­ba­do. No ca­be más ren­di­ción so­cia­lis­ta ni más chan­ta­je in­de­pen­den­tis­ta. Hoy em­pie­za la re­con­quis­ta”, de­cla­ró Ca­sa­do a su lle­ga­da a Co­lón. Abas­cal, que fue re­ci­bi­do al gri­to de “¡pre­si­den­te, pre­si­den­te!”, ase­gu­ró que “el gol­pe” en Ca­ta­lu­ña de­be “so­fo­car­se has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias”.

Los pe­rio­dis­tas en­car­ga­dos de leer el ma­ni­fies­to —Ma­ría Cla­ver, Car­los Cues­ta y Al­bert Cas­ti­llón— enu­me­ra­ron las su­pues­tas ce­sio­nes de Sán­chez al in­de­pen­den­tis­mo, co­mo “re­ci­bir con la­zos ama­ri­llos al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en La Mon­cloa —el úni­co era el que lle­va­ba en la so­la­pa en lí­der del go­bierno ca­ta­lán—, tras­la­dar a los po­lí­ti­cos pre­sos a la cár­cel de Lle­do­ners— han es­ta­do tan­to tiem­po en­car­ce­la­dos en Ca­ta­lu­ña co­mo en Ma­drid— u ofre­cer la so­be­ra­nía na­cio­nal a cam­bio de apro­bar los Pre­su­pues­tos —ERC y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.