Lo que la (bue­na) te­le­vi­sión es­pa­ño­la le de­be a la ale­ma­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

uan­do en no­viem­bre del año pa­sa­do la su­per­pro­duc­ción ale­ma­na Baby­lon Ber­lin ga­nó el Pre­mio On­das de Te­le­vi­sión In­ter­na­cio­nal, quien re­co­gió el ga­lar­dón fue Pe­ter Loh­ner, eje­cu­ti­vo de la dis­tri­bui­do­ra ale­ma­na Be­ta Film. Loh­ner de­di­có la ma­yor par­te de su dis­cur­so a las vir­tu­des de las se­ries es­pa­ño­las. La es­ce­na fue re­ve­la­do­ra: la mis­ma fic­ción de­nos­ta­da años atrás se ha­bía con­ver­ti­do aho­ra en un pro­duc­to de gran atrac­ti­vo en el com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

La fic­ción eu­ro­pea en ge­ne­ral es­tá emergiendo y es di­fí­cil en­ten­der es­te pro­ce­so sin Alemania. El po­pu­lar dra­ma po­lí­ti­co Bor­gen, por ejem­plo, no lo­gró el vis­to bueno de la ca­de­na da­ne­sa DR has­ta ase­gu­rar la de­ci­si­va fi­nan­cia­ción ger­ma­na, co­mo re­cuer­da la pro­duc­to­ra Ca­mi­lla Ham­me­rich en el li­bro The Bor­gen Ex­pe­rien­ce: Crea­ting TV Dra­ma the Da­nish Way. Pe­ro las vin­cu­la­cio­nes en­tre Es­pa­ña y Alemania ya em­pie­zan a ser igual­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas: am­bos paí­ses son lí­de­res en la pro­duc­ción de ho­ras de fic­ción se­gún el Ob­ser­va­to­rio Au­dio­vi­sual Eu­ro­peo y se en­cuen­tran en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción prác­ti­ca­men­te idén­ti­co, uno que sim­bo­li­zan La ca­sa de pa­pel y, pre­ci­sa­men­te, Baby­lon Ber­lin. El re­to aho­ra es ha­cer­se un hue­co en el es­ca­la­fón su­pe­rior de la fic­ción­más in­ter­na­cio­nal y pres­ti­gio­sa, el de­no­mi­na­do high-end dra­ma.

Es­tos dos ca­mi­nos con­ver­gen, pre­ci­sa­men­te, en Be­ta Film, una dis­tri­bui­do­ra de con­te­ni­dos fun­da­da en 1959 y que ac­tual­men­te cuen­ta con un ca­tá­lo­go que su­pera los 4.000 tí­tu­los y clien­tes en 165 paí­ses, se­gún fuen­tes de la com­pa­ñía.

Bas­ta con bus­car el nom­bre de Christian Goc­kel en los cré­di- tos de se­ries es­pa­ño­las: fi­gu­ra co­mo pro­duc­tor aso­cia­do de Vel­vet Co­lec­ción, La zo­na y El em­bar­ca­de­ro (de Mo­vis­tar + las tres) y de Tiem­pos de gue­rra y Fariña (de An­te­na 3). En de­cla­ra­cio­nes pa­ra EL PAÍS (en un per­fec­to cas­te­llano: na­ció en Es­pa­ña, aun­que man­tie­ne la na­cio­na­li­dad ale­ma­na), Goc­kel, que es el vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Be­ta Film pa­ra la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, se­ña­la el ini­cio de la cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo un pun­to de in­fle­xión pa­ra nues­tra fic­ción, ya que obli­gó a los pro­duc­to­res a abrir­se al­mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y ha­cer co­sas­más atre­vi­das con un pre­su­pues­to más li­mi­ta­do que en otros paí­ses.

Gra­cias a su re­la­ción con An­te­na 3, Be­ta Film vio muy pron­to el po­ten­cial de las se­ries que ha­cía la pro­duc­to­ra Bam­bú y apos­tó por ellas an­te sus com­pra­do­res. Y ese fue el ini­cio del ca­mino. “Fue la pri­me­ra com­pa­ñía que con­fió en nues­tros pro­duc­tos pa­ra el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y las ven­tas de Gran Ho­tel que ellos hi­cie­ron nos si­tua­ron en el mun­do”, ad­mi­te Ra­món Cam­pos, co­fun­da­dor de Bam­bú Pro­duc­cio­nes.

En un mer­ca­do ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo, Be­ta Film te­nía que ir más allá. “Sim­ple­men­te con la dis­tri­bu­ción no es­tás a la al­tu­ra de ha­blar con los gran­des ope­ra­do­res co­mo Net­flix. Tie­nes que es­tar li­ga­do a ta­len­tos y pro­duc­to­ras pa­ra conversar con ellos co­mo dis­tri­bui­dor y tam­bién co­mo pro­duc­tor”, cuen­ta Goc­kel. Co­mo pro­duc­tor aso­cia­do, el eje­cu­ti­vo ale­mán se de­di­ca a eva­luar pro­yec­tos y bus­ca la fi­nan­cia­ción adi­cio­nal pa­ra in­cre­men­tar el pre­su­pues­to, con el fin de que las fic­cio­nes ten­gan los va­lo­res de pro­duc­ción con las que ser com­pe­ti­ti­vas en los gran­des mer­ca­dos.

Has­ta el mo­men­to, Be­ta Film ha si­do co­pro­duc­to­ra de esas tres se­ries de Mo­vis­tar+. Sa­ben que las fic­cio­nes de ser­vi­cios de sus­crip­ción de­ben te­ner un carácter propio que las ha­ga más atrac­ti­vas en el mer­ca­do. Por ejem­plo, El em­bar­ca­de­ro, el es­treno más re­cien­te, su­ma a la fór­mu­la del gé­ne­ro cri­mi­nal un ele­men­to pa­sio­nal que, en opi­nión de Goc­kel, “la acer­ca mu­cho más a las mu­je­res”. An­tes de su es­treno en enero, la se­rie ya te­nía com­pra­do­res en to­da Eu­ro­pa, in­clu­yen­do Eu­ro­pa del Es­te y Es­can­di­na­via, don­de en­tra­rá en el ca­tá­lo­go de HBO.

Fren­te a la es­tric­ta pla­ni­fi­ca­ción ale­ma­na, Goc­kel apun­ta que una de las gran­des vir­tu­des de la fic­ción lo­cal es su fle­xi­bi­li­dad: “Una di­fe­ren­cia de Es­pa­ña es que du­ran­te la pro­duc­ción se cam­bian co­sas por­que la se­rie pue­de­me­jo­rar. Eso en otros paí­ses es im­pen­sa­ble. Y per­mi­te ajus­tar la se­rie a un per­so­na­je que pue­da es­tar gus­tan­do”. Y hay al­go­más: el atrac­ti­vo de los ac­to­res. La úl­ti­ma ad­qui­si­ción es­pa­ño­la de Be­ta Film ha si­do pre­ci­sa­men­te una se­rie su­ge­ren­te don­de no fal­ta el sexo: Ar­de Ma­drid. Pró­xi­ma­men­te, en las pan­ta­llas glo­ba­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.