El no­ta­rio que na­rró el es­plen­dor de Cór­do­ba

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

era un pa­raí­so de paz y to­le­ran­cia. “Ha­bría que in­cluir a poe­tas an­da­lu­síes en nues­tra li­te­ra­tu­ra”, co­mo el cor­do­bés Ben Hazm o “a Avi­ce­na y Ave­rroes en las en­se­ñan­zas de fi­lo­so­fía”.

Los re­yes cris­tia­nos man­tu­vie­ron di­ver­sas y cam­bian­tes re­la­cio­nes con el ca­li­fa­to, con el que a ve­ces gue­rrea­ban y otras se alia­ban. “Al Ha­kam II fa­vo­re­ció los víncu­los di­plo­má­ti­cos y ase­gu­ró las fron­te­ras con guar­ni­cio­nes pa­ra evi­tar in­cur­sio­nes. Con los con- Man­zano, que se pro­pa­ga­sen­ma­le­di­cen­cias so­bre su se­xua­li­dad por­que no lle­ga­ba el he­re­de­ro.

Con los años, su po­lí­ti­ca de alian­zas fra­ca­só. Los ata­ques cris­tia­nos su­po­nían un enor­me cos­te y ge­ne­ra­ban pro­tes­tas en­tre quie­nes los su­frían y en­tre aque­llos que, me­dian­te una “bru­tal pre­sión fis­cal”, pa­ga­ban a los gue­rre­ros traí­dos del nor­te de Áfri­ca pa­ra ha­cer fren­te al enemi­go. Quien apro­ve­chó ese des­con­ten­to fue un al­to fun­cio­na­rio, Al­man­zor, que tras la muer­te del ca­li­fa y apro­ve­chan­do la mi­no­ría de edad del su­ce­sor, se hi­zo con el po­der, des­ha­cién­do­se de sus ri­va­les. Su po­lí­ti­ca agre­si­va con­tra los cris­tia­nos tam­po­co fun­cio­nó, agra­va­da por los ro­ces de la po­bla­ción lo­cal con los mer­ce­na­rios traí­dos del otro la­do del Es­tre­cho. Has­ta que, en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.