Guai­dó tra­ta de man­te­ner vi­va la mo­vi­li­za­ción en su pul­so al cha­vis­mo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“A pe­sar de la di­fi­cul­tad y de que atra­ve­sa­mos la cri­sis más pro­fun­da, no nos ren­di­mos”, ma­ni­fes­tó ayer Guai­dó al fo­to­gra­fiar­se con de­ce­nas de mi­les de per­so­nas a sus es­pal­das en la ave­ni­da Fran­cis­co de Miranda de Ca­ra­cas. El pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal cuen­ta con el re­co­no­ci­mien­to y el apo­yo de de­ce­nas de Go­bier­nos ex­tran­je­ros en­ca­be­za­dos por la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump y las fuer­zas crí­ti­cas con el cha­vis­mo es­tán con­ven­ci­das de que con esa pre­sión, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi- ca, lo­gra­rán la sa­li­da de Ma­du­ro del po­der.

Sin em­bar­go, el ré­gi­men ha lo­gra­do re­sis­tir en va­rias oca­sio­nes las ini­cia­ti­vas opo­si­to­ras, in­clui­das lar­gas olas de pro­tes­tas co­mo ocu­rrió en 2017, y uno de los ob­je­ti­vos de Guai­dó con­sis­te aho­ra en evi­tar que de­cai­ga el en­tu­sias­mo. Por eso, su plan, que pe­se al res­pal­do in­ter­na­cio­nal no pue­de con­cre­tar­se a cor­tí­si­mo pla­zo, ne­ce­si­ta fi­jar un ca­len­da­rio de hi­tos. Tras la pro­cla­ma­ción del pa­sa­do 23 de enero hu­bo una jor­na­da de pa­ros par- cia­les, una ex­hi­bi­ción mul­ti­tu­di­na­ria de for­ta­le­za du­ran­te las pro­tes­tas de ha­ce diez días. Hu­bo anun­cios de dis­tin­ta ín­do­le, en­cuen­tros con sim­pa­ti­zan­tes y co­lec­ti­vos so­cia­les, acer­ca­mien­tos a los mi­li­ta­res y al cha­vis­mo crí­ti­co. El po­lí­ti­co dio va­rios mí­ti­nes y ac­ti­vó el pro­gra­ma de re­cep­ción de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Pe­ro no es su­fi­cien­te pa­ra un pro­yec­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, que pre­ten­de ha­cer me­lla en los en­gra­na­jes del Es­ta­do y de las fuer­zas ar­ma­das, que la com­pli­ci­dad so­cial sea ma­si­va y que que­de re­fle­ja­da en la ca­lle.

La dispu­ta cen­tral con­sis­te aho­ra en la en­tra­da de medicinas y ali­men­tos a tra­vés de la fron­te­ra con Co­lom­bia. Des­de ha­ce ca­si una se­ma­na, los pri­me­ros car­ga­men­tos en­via­dos por la agen­cia de coope­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se, USAID, se en­cuen­tran en la ciu­dad de Cú­cu­ta, prin­ci­pal pa­so fron­te­ri­zo en­tre los dos paí­ses. No obs­tan­te, Ma­du­ro y el ofi­cia­lis­mo re­cha­zan de plano la po­si­bi­li­dad de que pa­sen la fron­te­ra por­que su­pon­dría un re­co­no­ci­mien­to im­plí­ci- Des­pués de las pro­tes­tas en los ba­rrios po­pu­la­res que en enero, en los días pre­vios a la pro­cla­ma­ción de Juan Guai­dó, fue­ron re­pri­mi­das con vio­len­cia por las fuer­zas es­pe­cia­les de la po­li­cía y cau­sa­ron de­ce­nas de muer­tos, las con­cen­tra­cio­nes ma­si­vas con­tra el ré­gi­men cha­vis­ta se han desa­rro­lla­do en un cli­ma fes­ti­vo y pa­cí­fi­co, de cam­bio de ci­clo.

Ayer en la ave­ni­da Fran­cis­co de Miranda, don­de el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal se di­ri­gió a sus se­gui­do­res, la ima­gen era ra­di­cal­men­te dis­tin­ta de la de las pro­tes­tas de 2017, cer­ca­das por las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Los mi­les de ma­ni­fes­tan­tes en Ca­ra­cas se mez­cla­ron con agen­tes de la po­li­cía del mu­ni­ci­pio de Cha­cao, que con­vi­ve des­de ha­ce años con la opo­si­ción, en un am­bien­te de abier­ta com­pli­ci­dad. to del fra­ca­so de su ges­tión y lo que ca­li­fi­can de “in­ter­ven­ción” de Was­hing­ton.

Pa­ra ga­nar esa ba­ta­lla y au­men­tar la pre­sión so­bre los mi­li­ta­res, Guai­dó de­ci­dió fi­jar unos pla­zos e im­pli­car a la po­bla­ción a tra­vés de unas re­des de vo­lun­ta­rios que, se­gún afir­mó, ya cuen­tan con 250.000 ins­cri­tos. “Es­te sá­ba­do, to­dos los que es­tán re­gis­tra­dos en el vo­lun­ta­ria­do van a re­ci­bir in­for­ma­ción de un ca­bil­do [una asam­blea ve­ci­nal] pa­ra or­ga­ni­zar el pro­ce­so de in­gre­so de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria”, avan­zó. “Pa­ra que in­gre­se la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria ne­ce­si­ta­mos or­ga­ni­za­ción y mo­vi­li­za­ción. Es­te do­min­go ten­dre­mos cam­pa­men­tos hu­ma­ni­ta­rios iti­ne­ran­tes. To­do lo que es­ta­mos ha­cien­do es pa­ra evi­tar que si­ga­mos vien­do a ve­ne­zo­la­nos su­frir. Ya bas­ta. Es mo­men­to de ayu­dar”.

“Ten­dre­mos que ir en ca­ra­va­nas, en pro­tes­tas, en or­ga­ni­za­ción, en acom­pa­ña­mien­to”, con­ti­nuó el pre­si­den­te del Par­la­men­to. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de pre­pa­rar el te­rreno pa­ra un pul- se ce­le­bre una con­sul­ta. El cha­vis­mo en el Go­bierno, el que es­tá en la ca­lle, tie­ne to­das las ga­ran­tías de par­ti­ci­par po­lí­ti­ca­men­te en la Ve­ne­zue­la que vie­ne.

P. ¿Ha po­di­do ex­pre­sar­le di­rec­ta­men­te a al­gún je­rar­ca del Go­bierno la res­pon­sa­bi­li­dad del cha­vis­mo en la quie­bra del país?

R. Se lo he di­cho. A ve­ces re­co­no­cen al­gu­nas co­sas. Siem­pre he te­ni­do un pro­ce­der en el cual ter­mino con­clu­yen­do que es me­jor te­ner las re­la­cio­nes po­lí­ti­cas, y po­der de­cir­les es­to en per­so­na. Ellos tie­nen mie­do so­bre lo que les pue­de pa­sar, per­der pri­vi­le­gios, se acos­tum­bra­ron al po­der.

P. ¿Qué ha­ría fal­ta pa­ra que los mi­li­ta­res se pon­gan del la­do de la Cons­ti­tu­ción?

R. Los mi­li­ta­res son ve­ne­zo­la­nos que vi­ven la cri­sis, co­mo sus fa­mi­lia­res. Tie­nen los mis­mos di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.