FE DE ERRO­RES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pa­sa­do sep­tiem­bre me diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer de co­lon, asin­to­má­ti­co, por sor­pre­sa, al ha­cer­me un TAC pa­ra una pie­dra en el ri­ñón. He de con­fe­sar que las pri­me­ras se­ma­nas uno no es cons­cien­te, pien­sas que es una pe­sa­di­lla, que te vas a des­per­tar, pe­ro no, se­gún avan­zan las prue­bas, se va asi­mi­lan­do, y en mi ca­so, ca­yen­do en la más ab­so­lu­ta re­sig­na­ción. Era ope­ra­ble, pe­ro con­lle­va­ba su fa­se de qui­mio. Y aquí es­toy, en la cin­cuen­te­na de la vi­da, con es­ta nue­va ex­pe­rien­cia. No veo el cán­cer co­mo un cas­ti­go, es una en­fer­me­dad que pa­ra ca­da per­so­na tie­ne un desen­la­ce dis­tin­to. De­be­mos nor­ma­li­zar la si­tua­ción, bus­car­le al­gún la­do bueno, re­to­mar la lec­tu­ra, de­jar de fu­mar, ver que se preo­cu­pan por ti... Uno mue­re cuan­do le lle­ga la ho­ra, vi­va­mos la tar­de de hoy y ma­ña­na ya pen­sa­re­mos có­mo dis­fru­tar de pleno el mis­te­rio de nues­tra exis­ten­cia. Ma­ría Je­sús Pé­rez Ra­mi­ro. Tu­ve un sue­ño en el que los po­lí­ti­cos eran per­so­nas se­rias y res­pon­sa­bles que se des­vi­vían por ser­vir a los ciu­da­da­nos. Las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas eran so­li­da­rias y no ha­bía di­fe­ren­cias en­tre ellas. En las úl­ti­mas elec­cio­nes ga­nó, sin ma­yo­ría, el par­ti­do A. El par­ti­do B que­dó cer­ca. A la ho­ra de apro­bar los Pre­su­pues­tos, el par­ti­do A no tu­vo pro­ble­mas por­que el B se abs­tu­vo. Ha­ría una opo­si­ción fir­me, du­ra y res­pon­sa­ble. El par­ti­do A no ten­drá que com­prar vo­tos y el par­ti­do B ya sa­bía que ten­dría que es­pe­rar Ma­drid cua­tro años, pe­ro era cons­cien­te de que si ga­na­ba las pró­xi­mas elec­cio­nes, ellos go­ber­na­rían sin pa­gar fa­vo­res re­ci­bi­dos. Qué sen­ci­llo y qué de­mo­crá­ti­co. Pe­ro me des­per­té y me en­con­tré con la du­ra reali­dad. Je­sús Ri­ve­ra Gar­cía Ta­la­ve­ra de la Rei­na (To­le­do) Ha­blar de la ra­dio es de­cir in­for­ma­ción y so­bre to­do com­pa­ñía, ya sea en el co­che, la ca­sa o el tra­ba­jo. Du­ran­te la dic­ta­du­ra, mu­chas per­so­nas in­ten­ta­ban sin­to­ni­zar las emi­so­ras de ha­bla es­pa­ño­la que se de­cían clan­des­ti­nas más allá de los Pi­ri­neos. To­do en el más ab­so­lu­to se­cre­to pa­ra es­cu­char a la otra par­te y te­ner no­ti­cias de lo que ocu­rría en una Es­pa­ña opri­mi­da por la re­pre­sión y la cen­su­ra. Ayer se ce­le­bró el Día Mun­dial de la Ra­dio; me gus­ta­ría dar las gra­cias a los mu­chos pro­fe­sio­na­les de las on­das por su tra­ba­jo dia­rio. Jo­sé An­to­nio Ca­be­za Ca­be­za

Bar­ba­te (Cá­diz) Leo con es­tu­por que una com­pa­ñía chi­na ha com­ple­ta­do la Sin­fo­nía inaca­ba­da de Schu­bert. Y yo me pre­gun­to: ¿quién pue­de com­ple­tar nues­tra “vi­da inaca­ba­da”? Ten­dre­mos que bus­car un al­go­rit­mo, o lo que eso sea, pa­ra aca­bar de com­po­ner la par­ti­tu­ra más her­mo­sa que te­ne­mos en la vi­da: nues­tra sin­fo­nía in­com­ple­ta. Pro­ba­ble­men­te, esa com­pa­ñía con su al­go­rit­mo nos lo pue­da de­cir; yo soy in­ca­paz. Juan de Udae­ta Ma­drid El di­rec­tor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la es San­tia­go Mu­ñoz Ma­cha­do y no Da­río Vi­lla­nue­va co­mo se pu­bli­có ayer en la sec­ción de Es­pa­ña. Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.