Los se­ce­sio­nis­tas tum­ban los Pre­su­pues­tos y rom­pen la ma­yo­ría del Go­bierno

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Sin aplau­sos

La le­gis­la­tu­ra em­pe­zó su cuen­ta atrás a las 12.45 de ayer. A esa ho­ra el Con­gre­so vo­tó de­vol­ver al Go­bierno los Pre­su­pues­tos pa­ra 2019 por 191 vo­tos con­tra 158 y una abs­ten­ción. El PP, Ciu­da­da­nos, ERC, PDeCAT, CC, UPN, Bil­du y una dipu­tada de En Ma­rea re­cha­za­ron las cuen­tas y abo­ca­ron al Eje­cu­ti­vo —muy pro­ba­ble­men­te— al ade­lan­to de elec­cio­nes, en una fe­cha que ma­ña­na vier­nes des­ve­la­rá el pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez.

An­tes de la vo­ta­ción de las en­mien­das, Uni­dos Po­de­mos, el PNV y el Gru­po So­cia­lis­ta hi­cie­ron un úl­ti­mo in­ten­to, en­fá­ti­co y per­sis­ten­te, pa­ra con­ven­cer a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes (ERC y PDeCAT) de que re­ti­ra­ran las en­mien­das a la to­ta­li­dad y va­li­da­ran las cuen­tas del Go­bierno de Sán­chez. Al­ber­to Gar­zón y Joan Me­na, de Uni­dos Po­de­mos y En Co­mú Po­dem, y Ai­tor Es­te­ban, por­ta­voz del PNV, se su­ma­ron a los por­ta­vo­ces so­cia­lis­tas pa­ra ins­tar al in­de­pen­den­tis­mo a que per­mi­tie­ran la tra­mi­ta­ción de los Pre­su­pues­tos sin ab­ju­rar de sus de­man­das. Fue inú­til.

El cru­ce de re­pro­ches vino tan­to del la­do de los so­cia­lis­tas co­mo de los in­de­pen­den­tis­tas. Es­tos úl­ti­mos, a tra­vés de Joan Tar­dà, de ERC, y Car­les Cam­pu­zano, del PDeCAT, con­si­de­ra­ron que la iz­quier­da “ha per­di­do una opor­tu­ni­dad de en­cau­zar el pro­ble­ma con Ca­ta­lu­ña”, se­gún el re­pu­bli­cano, en tan­to que Cam­pu­zano ase­gu­ra­ba que el Go­bierno “no se ha es­for­za­do”. El tono de am­bos era de pe­sa­dum­bre: en el de­ba­te es­cu­cha­ron reite­ra­da­men­te lla­ma­mien­tos a que no de­ja­ran caer unas cuen­tas be­ne­fi­cio­sas a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, in­clui­dos los ca­ta­la­nes. La ma­yo­ría que pro­pi­ció la mo­ción de cen­su­ra con­tra Ma­riano Ra­joy, en fin, re­ven­tó.

El apa­sio­na­do de­ba­te del mar­tes dio pa­so a una jor­na­da con ai­re de des­pe­di­da y dis­cur­sos que se mo­vían en­tre la in­cre­du­li­dad y la im­po­ten­cia de quie­nes se ne­ga­ban a creer que los in­de­pen­den­tis­tas iban a tum­bar las cuen­tas. El lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, y el de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, se au­sen­ta­ron del de­ba­te y so­lo se in­cor­po­ra­ron pa­ra la vo­ta­ción. Sí se man­tu­vo en su es­ca­ño el pre­si­den­te Sán­chez, que es­cu­chó con ges­tos de asen­ti­mien­to las in­ter­ven­cio­nes de Al­ber­to Gar­zón, de Uni­dos Po­de­mos, y de sus com­pa­ñe­ros de coa­li­ción, ade­más de pres­tar mu­cha aten­ción a Ai­tor Es­te­ban (PNV). El ob­je­ti­vo era tra­tar de con­ven­cer a los gru­pos in­de­pen­den­tis­tas de que no mez­cla­ran su cau­sa ca­ta­la­na con los pre­su­pues­tos. Es­ta fue, por ejem­plo, la ac­ti­tud de la por­ta­voz so­cia­lis­ta, Adria­na Las­tra, y so­bre to­do de la gran pro­ta­go­nis­ta de es­tas jor­na­das, la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro.

To­do eso fue en vano. Tan­to ERC co­mo el PDeCAT lle­va­ron has­ta el fi­nal de su ad­ver­ten­cia: no ha­brá Pre­su­pues­tos si no se em­pren­de la ne­go­cia­ción so­bre un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción de Ca­ta­lu­ña. “Ni que­re­mos ni po­de­mos acep­tar in­cluir en el or­den del día la au­to­de­ter­mi­na­ción de Ca­ta­lu­ña”, zan­jó la mi­nis­tra, dis­pues­ta, en nom­bre del Go­bierno, a pa­gar el pre­cio de esa ne­ga­ti­va. Que no se es­pe­re de Sán­chez em­pren­der una ne­go­cia­ción pa­ra con­vo­car un re­fe­rén­dum en Ca­ta­lu­ña, ni ha­cer in­di­ca­cio­nes a la Fis­ca­lía en fa­vor de los pre­sos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes que afron­tan ya su jui­cio en el Tri­bu­nal Su­pre­mo, vino a de­cir Mon­te­ro.

Los em­pla­za­mien­tos al diá­lo­go no ce­sa­ron has­ta el mis­mo mo­men­to de la vo­ta­ción, con reunio­nes de úl­ti­ma ho­ra que no die­ron re­sul­ta­do. “Ne­gar el diá­lo­go es ne­gar la po­lí­ti­ca”, re­cal­có Gar­zón. Su com­pa­ñe­ro Joan Me­na, de En Co­mú Po­dem, subió el tono emo­cio­nal: “El diá­lo­go no es con­ce­sión a los in­de­pen­den­tis­tas. El diá­lo­go siem­pre es una vic­to­ria; so­mos la es­pe­ran­za de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. No tie­nen us­te­des de­re­cho a di­la­pi­dar­la”. Se di­ri­gía a ERC y al PDeCAT pe­ro tam­bién al Go­bierno.

“Qué tiem­pos en los que el de­ba­te de Pre­su­pues­tos ser­vía pa­ra pro­fun­das dis­qui­si­cio­nes eco­nó­mi­cas”, iro­ni­zó el pe­neu­vis­ta Es­te­ban. Es­ta vez se ha­bló de in­de­pen­den­cia y de pre­sos. Es­te­ban ins­tó al PP y a Ciu­da­da­nos a pre­sen­tar una mo­ción de cen­su­ra e in­clu­so a que pro­pon­gan co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno al lí­der de Vox, San­tia­go Abas­cal. “Es in­to­le­ra­ble que Ciu­da­da­nos, es­tan­do en el gru­po li­be­ral del Par­la­men­to Eu­ro­peo, va­ya de la mano de Vox”, cri­ti­có. Pe­ro la crí­ti­ca más du­ra a la “alian­za” del PP y Ciu­da­da­nos con Vox vino de la por­ta­voz so­cia­lis­ta, Adria­na Las­tra: “Us­te­des han ido de la ma­ni­ta de la Fa­lan­ge, de Vox y de Ho­gar So­cial”

. El re­la­to de es­tos me­ses de le­gis­la­tu­ra se sal­da, pa­ra Las­tra —y tam­bién pa­ra el PNV—, con un am­bien­te de con­ti­nua bron­ca e in­sul­tos del que acu­san en es­pe­cial al pre­si­den­te del PP, Pa­blo Ca­sa­do. “Co­mo por­ta­voz so­cia­lis­ta, ha­go res­pon­sa­ble a Pa­blo Ca­sa­do de la frac­tu­ra so­cial de es­te país”. Así ter­mi­nó Las­tra. La mi­nis­tra de Ha­cien­da tra­tó de ten­der la mano a los gru­pos pa­ra se­guir ha­blan­do has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. Pe­ro no hu­bo ma­ne­ra, en me­dio de un ex­tra­ño ai­re de fin de le­gis­la­tu­ra.

No sur­gió ni si­quie­ra el aplau­so es­pon­tá­neo y ha­bi­tual en los usos par­la­men­ta­rios tras el éxi­to de una vo­ta­ción que per­mi­te de­rro­tar al Go­bierno: unos po­cos dipu­tados ini­cia­ron esa ova­ción, pe­ro en ape­nas unos se­gun­dos la abor­ta­ron al ver que no era un día pa­ra dar pal­mas, an­te la pre­vi­si­ble e in­mi­nen­te con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.