La apa­ci­ble vi­da co­lom­bia­na del es­ta­fa­dor Charly

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Lo­ca­li­za­do

La vi­da de Car­los Gar­cía Rol­dán en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Bu­ga, en Co­lom­bia, era la de un ciu­da­dano más. Si­tua­da en el de­par­ta­men­to del Va­lle del Cau­ca, a unos 70 ki­ló­me­tros de Ca­li y en pleno co­ra­zón del país su­da­me­ri­cano, la tu­rís­ti­ca lo­ca­li­dad ofre­cía el ano­ni­ma­to al que la Guar­dia Ci­vil con­si­de­ra co­mo el ce­re­bro de la ma­yor es­ta­fa in­mo­bi­lia­ria de Ba­lea­res, que ha de­ja­do sin aho­rros y con la pro­me­sa de una vi­vien­da a más de 300 per­so­nas en Ma­llor­ca. Gar­cía Rol­dán, co­no­ci­do por sus ami­gos co­mo Charly, ate­rri­zó en Bo­go­tá el 12 de abril del año pa­sa­do pro­ce­den­te de Pa­rís.

En aque­lla épo­ca, las de­nun­cias de va­rios clien­tes de su em­pre­sa, la pro­mo­to­ra Lu­jo Ca­sa, co­men­za­ban a amon­to­nar­se en los des­pa­chos de va­rios jue­ces de Pal­ma. El mo­dus ope­ran­di pa­re­cía siem­pre el mis­mo: Gar­cía Rol­dán ofre­cía una vi­vien­da so­bre plano a un pre­cio ajus­ta­do y con ven­ta­jas pa­ra pa­gar, exi­gía el 10% del pre­cio del in­mue­ble por ade­lan­ta­do y des­pués po­nía ex­cu­sas pa­ra jus­ti­fi­car los re­tra­sos en la cons­truc­ción. Las de­nun­cias se tor­na­ron en ava­lan­cha cuan­do ce­rró la per­sia­na del ne­go­cio de un día a otro y des­apa­re­ció del ma­pa sin dar ex­pli­ca­cio­nes.

Charly vo­ló a Bo­go­tá en abril y se re­fu­gió en ca­sa de la abue­la de su no­via en Bu­ga. Allí, se­gún con­tó su pa­re­ja a la Guar­dia Ci­vil cuan­do es­ta­lló la ope­ra­ción pa­ra des­ar­ti­cu­lar la tra­ma en agos­to, el fu­gi­ti­vo pa­sa­ba las ho- ras sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio, en­tre se­sio­nes de gim­na­sio y pa­seos pa­ra ha­cer re­ca­dos con la an­cia­na. Las se­sio­nes de pe­sas sur­tie­ron efec­to, ya que Gar­cía-Rol­dán fue de­te­ni­do la se­ma­na pa­sa­da con va­rios ki­los me­nos y un as­pec­to prác­ti­ca­men­te irre­co­no­ci­ble. Su vi­si­ble del­ga­dez, un ano­dino tin­te ne­gro en el pe­lo que ta­pó el ru­bio chi­llón ca­rac­te­rís­ti­co de su eta­pa en Ma­llor­ca, jun­to con una in­ci­pien­te bar­ba ca­no­sa, le per­mi­tie­ron cam­biar ra­di­cal­men­te de as­pec­to y pa­sar des­aper­ci­bi­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses. La Guar­dia Ci­vil te­nía lo­ca­li­za­do al hui­do des­de ha­ce al­gu­nos me­ses, en los que se dic­tó una or­den de bus­ca y cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal y se so­li­ci­tó su ex­tra­di­ción a Es­pa­ña. Fue su pa­re­ja quien re­ve­ló que Charly lle­va­ba va­rios me­ses vi­vien­do en Bu­ga. La jo­ven ex­pli­có, se­gún cons­ta en una de­cla­ra­ción an­te los in­ves­ti­ga­do­res, que fue a vi­si­tar­le a Co­lom­bia un mes des­pués de la hui­da y tres me­ses an­tes de que es­ta­lla­ra la ope­ra­ción que desem­bo­có en la de­ten­ción de 10 per­so­nas y la con­ge­la­ción de 98 cuen­tas ban­ca­rias y 38 pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias. La jo­ven ase­gu­ró que du­ran­te sus va­ca­cio­nes en el país su­da­me­ri­cano vio có­mo el em­pre­sa­rio guar­da­ba fa­jos de bi­lle­tes en el ca­jón de la me­si­ta de su dor­mi­to­rio.

A pe­sar de que la pa­re­ja lle­va­ba po­cos me­ses de re­la­ción, la chi­ca afir­mó que Charly le ha­bía da­do una tar­je­ta de cré­di­to con la con­sig­na de que la usa­ra “pa­ra to­do”. Tam­bién des­ve­ló que el em­pre­sa­rio ha­bía pues­to una pe­lu­que­ría a nom­bre de su pri­ma en Ta­rra­go­na, que ha­bía com­pra­do un pi­so a nom­bre de otra mu­jer en Ecua­dor y que otras chi­cas te­nían otra tar­je­ta de cré­di­to co­mo la su­ya. An­tes de su fu­ga a Co­lom­bia, el pre­sun­to es­ta­fa­dor le en­tre­gó 10.000 eu­ros que ella le fue en­vian­do a Bu­ga a tra­vés de transac­cio­nes rea­li­za­das en lo­cu­to­rios me­dian­te sus fa­mi­lia­res. La jo­ven vol­vió de de­cla­rar unas se­ma­nas des­pués an­te los in­ves­ti­ga­do­res, a los que ad­vir­tió de que Charly se ha­bía te­ñi­do el pe­lo de ne­gro y po­día es­tar es­con­di­do en la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Gi­ne­bra.

Ni el tin­te de pe­lo, ni las pe­sas, ni la bar­ba sir­vie­ron a Gar­cía Rol­dán pa­ra evi­tar su arres­to. El pa­sa­do 5 de fe­bre­ro, dos guar­dias ci­vi­les deMa­llor­ca des­pla­za­dos a Bu­ga y dos­miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal de Co­lom­bia de­tu­vie­ron a Charly de no­che, a las puer­tas de la ca­sa de la abue­la de su no­via. El arres­ta­do fue tras­la­da­do a la ca­pi­tal, Bo­go­tá, don­de es­pe­ra en una cár­cel a que se tra­mi­te su ex­tra­di­ción a Es­pa­ña. So­bre el de­te­ni­do pe­sa­ba una no­ti­fi­ca­ción ro­ja de la In­ter­pol por un de­li­to de blan­queo de ca­pi­ta­les y una pe­ti­ción de ex­tra­di­ción.

Los in­ves­ti­ga­do­res si­guen tra­tan­do de acla­rar el des­tino de los más de cin­co mi­llo­nes de eu­ros en los que es­ti­man la es­ta­fa y que, se­gún sos­pe­chan, pue­den es­tar en el ex­tran­je­ro. La com­ple­ji­dad del en­tra­ma­do so­cie­ta­rio ha lle­va­do a los agen­tes a es­tu­diar más de 350.000 mo­vi­mien­tos ban­ca­rios pa­ra acla­rar el des­tino del di­ne­ro ade­lan­ta­do pa­ra 17 pro­mo­cio­nes in­mo­bi­lia­rias. Mien­tras tan­to, las víc­ti­mas es­pe­ran la vuel­ta de Charly a Es­pa­ña y man­tie­nen la es­pe­ran­za de po­der re­cu­pe­rar, al me­nos, par­te de sus aho­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.