Pa­ra­li­za­da la ex­pul­sión de una bo­li­via­na con 17 años de re­si­den­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Nie­tos es­pa­ño­les

La de­por­ta­ción de Car­men Lei­gue, una bo­li­via­na de 65 años que re­si­de en Va­len­cia des­de ha­ce 17 años, se pa­ra­li­zó tras un re­cur­so de sus abo­ga­dos con­tra la or­den de ex­pul­sión que la de­vol­vía ano­che a su país de ori­gen por­que ca­re­ce de per­mi­so de re­si­den­cia en Es­pa­ña. La mu­jer, re­te­ni­da en los ca­la­bo­zos de una co­mi­sa­ría des­de ha­cía dos días, aban­do­nó el re­cin­to po­li­cial pa­sa­das las cin­co de la tar­de. “Es­toy con­ten­ta por­que ha si­do muy an­gus­tio­so”, de­cla­ró a la sa­li­da, don­de la es­pe­ra­ba an­sio­so uno de sus hi­jos.

La pla­ta­for­ma por el cie­rre de los Cen­tros de In­ter­na­mien­to de Ex­tran­je­ros (CIE NO) lan­zó por la ma­ña­na la voz de alar­ma an­te la in­mi­nen­te ex­pul­sión de Lei­gue y ho­ras des­pués la De­le­ga­ción del Go­bierno de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na pa­ra­li­zó la ex­pul­sión mien­tras re­vi­sa su ex­pe­dien­te, pues un juz­ga­do va­len­ciano con­si­de­ra que la bo­li­via­na no tie­ne arrai­go su­fi­cien­te.

Cristina Mar­tí­nez, por­ta­voz de la pla­ta­for­ma CIE NO de Va­len­cia, re­cal­có que el ca­so de Car­men no es­tá zan­ja­do pe­se a los acon­te­ci­mien­tos de las úl­ti­mas ho­ras: “Que se pa­ra­li­ce la or­den no sig­ni­fi­ca que se ha­ya re­vo­ca­do”. “Aho­ra tie­ne que tra­tar de con­se­guir un per­mi­so de re­si­den­cia [que per­dió ha­ce dos años al no te­ner la co­ti­za­ción la­bo­ral mí­ni­ma]”, apun­tó Mar­tí­nez. Lei­gue ha tra­ba­ja­do du­ran­te años co­mo em­plea­da del ho­gar in­ter­na y cui­dan­do a ni­ños y an­cia­nos; ade­más tie­ne dos hi­jos y tres nie­tos es­pa­ño­les. “Pe­ro con 65 años, ca­da vez le re­sul­ta más com­pli­ca­do con­se­guir un con­tra­to de tra­ba­jo [re­qui­si­to pa­ra so­li­ci­tar la re­si­den­cia]”, ex­pli­can des­de CIE NO.

"Es­pe­ra­mos que con­si­ga su tar­je­ta de re­si­den­cia pe­ro que­re­mos de­nun­ciar que has­ta que no con­si­ga ese per­mi­so, Car­men pue­de vol­ver a ser de­te­ni­da. Y esa es una an­gus­tia con la que vi­ven to­dos los in­mi­gran­tes cuan­do es­tán irre­gu­la­res", agre­gó Txe­ma Toribio, tra­ba­ja­dor de la ONG Psi­có­lo­gos y Psi­có­lo­gas sin Fron­te­ras y co­no­ci­do de Car­men.

La or­den de ex­pul­sión de la mu­jer es­ta­ba des­de el 28 de enero en la co­mi­sa­ría y no fue no­ti­fi­ca­da a tiem­po a su abo­ga­da, im­pi­dien­do que la le­tra­da pu­die­ra ac­tuar pa­ra pa­ra­li­zar la re­pa­tria­ción, lo cual “es una cla­ra vul­ne­ra­ción del prin­ci­pio del de­re­cho a la asis­ten­cia le­gal”, aña­dió Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.