“El mun­do no se aca­ba; im­pul­sa­re­mos es­ta ley edu­ca­ti­va des­de don­de es­te­mos”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pa­sa­do ju­nio, cuan­do Isa­bel Ce­laá (Bil­bao, 69 años) to­mó po­se­sión de su car­go co­mo mi­nis­tra de Edu­ca­ción con­fia­ba en que con­ta­ría con la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ne­ce­sa­ria pa­ra sa­car ade­lan­te una nue­va ley edu­ca­ti­va. Ocho me­ses des­pués, esa ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ha for­za­do a su Go­bierno a un ade­lan­to elec­to­ral y ha abo­ca­do a Ce­laá a lle­var hoy in ex­tre­mis al Con­se­jo de Mi­nis­tros el pro­yec­to de la nue­va ley or­gá­ni­ca de Edu­ca­ción, el mis­mo día que el pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez anun­cia­rá la fe­cha de las elec­cio­nes. “El es­fuer­zo no ha si­do en vano”, ase­gu­ra la mi­nis­tra, que de­fien­de que su de­par­ta­men­to ha si­do ca­paz de ar­mar una nue­va nor­ma­ti­va en “tiem­po ré­cord” que, ade­más, cuen­ta con el con­sen­so de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va —han ana­li­za­do más de 43.000 co­rreos elec­tró­ni­cos de ciu­da­da­nos y un cen­te­nar de aso­cia­cio­nes edu­ca­ti­vas con pro­pues­tas so­bre la nue­va ley—.

Ade­más, la opo­si­ción po­lí­ti­ca a la Lom­ce lle­vó en 2013 a los gru­pos par­la­men­ta­rios —a ex­cep­ción de UP­yD y los dos dipu­tados de UPN y Fo­ro As­tu­rias— a acor­dar por es­cri­to el com­pro­mi­so de de­ro­gar la Lom­ce en la si­guien­te le­gis­la­tu­ra.

Pre­gun­ta. Con la te­si­tu­ra ac­tual, es­tá cla­ro que es­ta ley ten­drá que apro­bar­se en una nue­va le­gis­la­tu­ra. El PP, con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, tar­dó dos años en apro­bar la Lom­ce. ¿Sien­te frus­tra­ción des­pués de tan­to es­fuer­zo?

Res­pues­ta. El tra­ba­jo no ha si­do en vano. Sea cual sea el de­rro­te­ro que so­cial­men­te to­me el país, es­te pro­yec­to de ley aca­ba­rá tra­mi­tán­do­se. A di­fe­ren­cia de lo que al­gu­nos afir­man, nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo tie­ne una gran es­ta­bi­li­dad. Des­de 1990, ape­nas ha ex­pe­ri­men­ta­do cam­bios en es­truc­tu­ras, eta­pas o en el sis­te­ma de con­cier­tos. Con la ex­cep­ción de la Lom­ce de 2013; Ignacio Wert [ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción con el PP] in­te­rrum­pió ese equi­li­brio y su nor­ma­ti­va agra­vó el ín­di­ce de aban­dono es­co­lar tem­prano. Im­plan­tó los iti­ne­ra­rios pa­ra los alum­nos de la ESO, lo que su­pu­so di­vi­dir a los alum­nos en fun­ción de sus re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos a los 13 o los 14 años, una dis­cri­mi­na­ción a una edad tem­pra­na en la que to­da­vía no sa­ben a qué se quie­ren de­di­car. Pa­ra los re­pe­ti­do­res sin vi­sos de apro­bar, crea­ron el pro­gra­ma de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Bá­si­ca, que di­rec­ta­men­te los si­tua­ba en tie­rra de na­die. Bue­na par­te de esa for­ma­ción se con­ver­tía en aban­dono es­co­lar. No­so­tros he­mos cam­bia­do to­do eso y es­te país ne­ce­si­ta nues­tra ley.

P. El PP de­fien­de el mo­de­lo de los iti­ne­ra­rios que, en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, lle­va aso­cia­do una ta­sa de pa­ro ju­ve­nil por de­ba­jo del 7% (fren­te al 36% de Es­pa­ña). Con­du­cir a to­dos los alum­nos a la Uni­ver­si­dad, ¿es una bue­na so­lu­ción?

R. Mu­chos län­der ale­ma­nes es­tán evi­tan­do ese mo­de­lo, el de se­pa­rar a los es­tu­dian­tes a los 11 años. To­das las di­rec­tri­ces in­ter­na­cio­na­les, co­mo es el ca­so de la OCDE o la Unes­co, se­ña­lan que no se les se­pa­re has­ta que son más ma­yo­res. La se­pa­ra­ción tem­pra­na no per­mi­te al alumno sa­lir de sus con­di­cio­nes de ori­gen. Con 15 años, ya han te­ni­do tiem­po en la es­cue­la pa­ra su­pe­rar esas li­mi­ta­cio­nes.

P. El pac­to edu­ca­ti­vo en es­te país, ¿se da por im­po­si­ble?

R. Más allá del PP y Ciu­da­da­nos, que co­mo se ha vis­to es­tán con la preo­cu­pa­ción de sa­car al Go­bierno de La Mon­cloa, hay un apo­yo muy im­por­tan­te del res­to de par­ti­dos de la opo­si­ción. He­mos con­ta­do con el res­pal­do del Con­se­jo Es­co­lar del Es­ta­do y las au­to­no­mías han he­cho apor­ta­cio­nes y en­ri­que­ci­do el tex­to de la ley, sal­vo las cin­co go­ber­na­das por el PP. El pac­to edu­ca­ti­vo se tie­ne que dar en la fi­nan­cia­ción, lle­gar pro­gre­si­va­men­te al 5% del PIB. Eso de­be es­tar exen­to de tur­bu­len­cias, tan­to eco­nó­mi­cas co­mo po­lí­ti­cas.

P. ¿Tie­nen pen­sa­do crear una co­mi­sión pa­ra ana­li­zar qué as­pec­tos de la ley se po­drían res­ca­tar y apro­bar por real de­cre­to?

R. Es­ta ley no es un su­ma­to­rio, con­fi­gu­ra un sis­te­ma. El mun­do no se aca­ba, y no­so­tros [PSOE] se­gui­re­mos im­pul­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.