La ca­sa na­tal de Her­nán Cor­tés vuel­ve a ver la luz en Me­de­llín

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Imá­ge­nes del ha­llaz­go

ro, Las con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas, así co­mo las imá­ge­nes del ha­llaz­go, se darán a co­no­cer en el con­gre­so in­ter­na­cio­nal que co­men­za­rá en abril, or­ga­ni­za­do por Fun­da­ción Aca­de­mia Eu­ro­pea e Ibe­roa­me­ri­ca­na de Yus­te y la Fe­de­ra­ción Ex­tre­ma­du­ra His­tó­ri­ca con la co­la­bo­ra­ción de la Em­ba­ja­da de Mé­xi­co. “Se tra­ta de una ca­sa de dos ha­bi­ta­cio­nes con una par­te que da ac­ce­so a la zo­na al­ta. Tie­ne, al me­nos, dos fa­ses cons­truc­ti­vas, que su­frie­ron di­ver­sas re­for­mas con el pa­so de los si­glos”, se­ña­la Gue­rra. En el ni­vel me­die­val, co­rres­pon­dien­te con la vi­vien­da de Cor­tés, se ha ha­lla­do un pa­vi­men­to de can­tos de río y ce­rá­mi­cas.

El in­ves­ti­ga­dor avan­za que “tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos fu­tu­ros per­mi­ti­rán ex­hu­mar lo que que­de ori­gi­nal­men­te de la ca­sa na­tal, cu­ya plan­ta po­dría ocu­par un rec­tán­gu­lo de 16me­tros de lar­go y 5 de an­cho”. De he­cho, en la pla­za es vi­si­ble —ba­jo un cris­tal pro­tec­tor— el mu­ro de la lí­nea de fa­cha­da de la man­za­na don­de se ubi­ca­ba el ca­se­rón fa­mi­liar.

La Jun­ta pre­ten­de que elA­yun­ta­mien­to abra el es­pa­cio pa­ra ha­cer vi­si­ta­bles los res­tos de la ca­sa cuan­do sean ex­traí­dos. An­to­nio Pa­rral Car­mo­na, al­cal­de de la lo­ca­li­dad, se mues­tra dis­pues­to, pe­ro se­ña­la que la ope­ra­ción ur­ba­na es “muy com­pli­ca­da”. “Es la pla­za más em­ble­má­ti­ca de Me­de­llín, lo que ha­ce muy di­fí­cil la in­ter­ven­ción y obli­ga a una re­for­ma glo­bal pa­ra sa­car a la luz la ha­bi­ta­ción don­de na­ció Cor­tés y la ci­men­ta­ción de la vi­vien­da, de la que no sa­be­mos su ex­ten­sión exac­ta”. Pa­rral re­cuer­da, ade­más, la ne­ce­si­dad de fi­nan­ciar [por par­te de la Jun­ta o del Go­bierno] un pro­yec­to co­mo es­te.

De la vi­vien­da de Cor­tés lo que sí se con­ser­va es el es­cu­do del ca­se­rón. Lo re­cu­pe­ró Ro­drí­guez Gor­di­llo, que lo colocó en el des­apa­re­ci­do con­ven­to de San Fran­cis­co. Pos­te­rior­men­te, fue ubi­ca­do en el lu­gar —la pla­za— don­de se su­po­nía que es­ta­ba la vi­vien­da. Más tar­de fue sus­ti­tui­do por una ré­pli­ca. El au­tén­ti­co se guar­da pa­ra ex­po­ner­lo a la es­pe­ra de abrir un mu­seo lo­cal den­tro de al­guno de los ca­se­ro­nes que no fue­ron des­trui­dos por com­ple­to.

En Me­de­llín ya no quie­ren per­der na­da más. Aho­ra se dedican a re­cu­pe­rar­lo, in­clui­do su tea­tro ro­mano, del que el ar­ci­pres­te Juan So­lano sos­pe­chó en 1650 que no de­bía es­tar muy le­jos de un ar­co mam­pos­ta­do que so­bre­sa­lía jun­to al cas­ti­llo. Muy cer­ca de la ca­sa de Cor­tés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.