La mal­di­ción del pe­tró­leo sa­cu­de el del­ta del Ní­ger

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El olor a ga­so­li­na inun­da la ha­bi­ta­ción en la que Da­vid Va­re­ba in­ten­ta ex­pli­car a los in­te­gran­tes de una pe­que­ña co­mu­ni­dad pró­xi­ma a Port Har­court, ca­pi­tal del del­ta del Ní­ger (Ni­ge­ria), que es­tá ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra que la re­gión sea vis­ta co­mo una prio­ri­dad en las elec­cio­nes de hoy. Los que asis­ten a la reunión, in­te­gran­tes de uno de los pue­blos in­dí­ge­nas asen­ta­dos en es­te lu­gar, los ogo­ni, le es­cu­chan con aten­ción. “Han con­fia­do en el del­ta pa­ra la pes­ca y la agri­cul­tu­ra du­ran­te si­glos, pe­ro, des­de que se des­cu­brió el pe­tró­leo en 1956, es­ta fér­til re­gión agrí­co­la ha su­fri­do de­rra­mes de cru­do y con­ta­mi­na­ción por los es­ca­pes de gas”, ex­pli­ca Va­re­ba, je­fe de pro­gra­mas de la ONG Cen­tro pa­ra el Me­dio Am­bien­te, los De­re­chos Hu­ma­nos y el De­sa­rro­llo (CEHRD, en in­glés).

En es­ta re­gión es­tán con­ven­ci­dos de que los dio­ses se han en­fa­da­do con los hu­ma­nos. Ya no cre­cen los mis­mos fru­tos que an­tes y las raí­ces de mu­chas plan­tas es­tán te­ñi­das de ne­gro, sín­to­ma de la con­ta­mi­na­ción del sub­sue­lo a cau­sa de la ex­trac­ción de pe­tró- leo. “Una su­ce­sión de Go­bier­nos co­rrup­tos ha des­pil­fa­rra­do los be­ne­fi­cios que de­be­rían ha­ber desa­rro­lla­do la re­gión, po­nien­do a los ogo­ni y a otros pue­blos en un aprie­to: no po­de­mos desa­rro­llar­nos in­dus­trial­men­te, pe­ro lu­cha­mos por cul­ti­var nues­tra tie­rra con­ta­mi­na­da y pes­ca­mos va­cian­do gra­dual­men­te nues­tros ríos”, ex­pli­ca Sa­muel Osa­ro, je­fe de la co­mu­ni­dad, pes­ca­dor y pa­dre de sie­te hi­jos. Cul­ti­van e in­clu­so be­ben agua de los po­zos de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.