El PSOE con­fía en ren­ta­bi­li­zar el re­cha­zo a los Pre­su­pues­tos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mo­vi­li­za­ción

“Hay de­rro­tas par­la­men­ta­rias que son vic­to­rias so­cia­les”. El re­cha­zo de los Pre­su­pues­tos por PP, Ciu­da­da­nos e in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes ha otor­ga­do a Pe­dro Sán­chez un re­la­to que quie­re ca­pi­ta­li­zar ade­lan­tan­do 14 me­ses el fi­nal de la le­gis­la­tu­ra. “Llá­men­me clá­si­co. Sin Pre­su­pues­tos uno no pue­de go­ber­nar”, ase­ve­ró tras el Con­se­jo Ex­tra­or­di­na­rio de Mi­nis­tros en el que anun­ció la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes pa­ra el 28 de abril. Una ci­ta tan frag­men­ta­da que ca­da vo­to con­ta­rá.

“To­da elec­ción es im­por­tan­te y es­ta sin du­da mu­cho más. Ape­la­mos a la mo­vi­li­za­ción de to­da la ciu­da­da­nía, no de la iz­quier­da. Nos ju­ga­mos mu­cho en es­tas elec­cio­nes”, sen­ten­ció el pre­si­den­te del Go­bierno y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Sán­chez as­pi­ra a atraer al vo­tan­te de cen­tro pa­ra el que Ciu­da­da­nos ha­ya per­di­do atrac­ti­vo. o im­por­tan­te es lo que su­men los blo­ques, mu­cho más que lo que pue­da ob­te­ner ca­da con­ten­dien­te de ma­ne­ra in­di­vi­dual: esa va a ser la ob­se­sión de los par­ti­dos una vez ha sal­ta­do por los ai­res la po­si­bi­li­dad de que en Es­pa­ña un par­ti­do se apro­xi­me a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Tam­po­co con dos se lle­ga; las alian­zas ten­drán que ser a tres. Es­ta es la ma­cha­co­na pre­vi­sión de to­dos los es­tu­dios elec­to­ra­les por lo que los pa­rá­me­tros de es­tas elec­cio­nes abren una nue­va reali­dad post­elec­to­ral.

Esa es una no­ve­dad, pe­ro tam­bién lo es el ata­que fron­tal y per­so­nal al pre­si­den­te del Go­bierno. Las si­glas del PSOE no se­rán ob­je­to de es­pe­cial aten­ción: to-

La se­pa­ra­ción de las ge­ne­ra­les de las au­to­nó­mi­cas, mu­ni­ci­pa­les y eu­ro­peas sa­tis­fi­zo a los ba­ro­nes del PSOE con­tra­rios al su­per­do­min­go elec­to­ral por el im­pac­to que el de­ba­te na­cio­nal po­dría te­ner en sus cam­pa­ñas. “Es­ta es una bue­na fe­cha. Es im­por­tan­te ha­blar de Es­pa­ña y no mez­clar de­ba­tes”, fue el­men­sa­je que tras­la­dó Sán­chez. Las pre­fe­ren­cias de los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos, rea­cios a que fue­ran si­mul­tá­neas, se im­pu­sie­ron a las de los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de al­gu­nas de las co­mu­ni­da­des en las que no go­bier­nan los so­cia­lis­tas que creen que las ge­ne­ra­les po­drían con­tri­buir a me­jo­rar sus re­sul­ta­dos au­tóc­to­nos. Sán­chez, que reivin­di­có las 13 le­yes y 25 reales de­cre­tos apro­ba­dos du­ran­te su pre­si­den­cia, la­men­tó el “rui­do” y los “in­sul­tos” que le ha de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te Pa­blo Ca­sa­do pe­ro tam­bién Al- das las ba­te­rías apun­ta­rán a Pe­dro Sán­chez, has­ta con­ver­tir es­tas elec­cio­nes en un ple­bis­ci­to acer­ca del in­qui­lino de La Mon­cloa en los úl­ti­mos ocho me­ses.

Nun­ca an­tes, por con­ti­nuar con las no­ve­da­des, se ha da­do tan­ta vo­la­ti­li­dad del vo­to: mu­chos ciu­da­da­nos no de­ci­di­rán su op­ción elec­to­ral has­ta el úl­ti­mo tra­mo de la cam­pa­ña. Nun­ca an­tes, tam­po­co, la ex­tre­ma de­re­cha ha­bía te­ni­do po­si­bi­li­da­des de en­trar en el Par­la­men­to y ser de­ter­mi­nan­te pa­ra for­mar Go­bierno.

Con los da­tos preelec­to­ra­les pa­re­ce que los dos blo­ques es­tán ya pre­fi­ja­dos e in­clu­so que el Par­ti­do Po­pu­lar, Ciu­da­da­nos y Vox par­ten con ven­ta­ja. En el la­do del Go­bierno, sin em­bar­go, lla­man la bert Ri­ve­ra por su ges­tión de la cri­sis en Ca­ta­lu­ña. “El in­de­pen­den­tis­mo siem­pre ha sa­bi­do don­de es­tá el Go­bierno. ¿Ha ha­bi­do pac­tos ocul­tos? Lo di­go con tono sar­cás­ti­co”, abun­dó el pre­si­den­te so­bre las acu­sa­cio­nes de PP y Ciu­da­da­nos.

Los lí­de­res te­rri­to­ria­les se vol­ca­ron en el cie­rre de fi­las con la con­vo­ca­to­ria del 28 de abril. Una de las más con­tun­den­tes fue Su­sa­na Díaz. “El PSOE de An­da­lu­cía da to­do su apo­yo y co­la­bo­ra­ción al pre­si­den­te tras con­vo­car elec­cio­nes an­te el blo­queo a los Pre­su­pues­tos de PP, Ciu­da­da­nos y el in­de­pen­den­tis­mo. Ne­ce­si­ta­mos una gran mo­vi­li­za­ción pa­ra fre­nar lo ocu­rri­do en An­da­lu­cía con la su­ma de las de­re­chas y ul­tra­de­re­cha”, se po­si­cio­nó la ex­pre­si­den­ta de la Jun­ta, que hoy coin­ci­di­rá con Sán­chez en la pre­sen­ta­ción de Juan Es­pa­das a la re­elec­ción co­mo al­cal­de de Se­vi­lla.

“Es ob­vio que de­seo fer­vien­te­men­te que las ga­ne y en­ca­be­ce aten­ción so­bre la com­ple­ji­dad de la ley elec­to­ral y el he­cho de que la Es­pa­ña va­cía sue­la ser in­hós­pi­ta pa­ra el ter­cer y cuar­to par­ti­do; qué de­cir ya del quin­to. Por ello, la pre­sen­cia en vo­tos de Vox en to­da Es­pa­ña, así co­mo la in­ten­sa subida de Ciu­da­da­nos en to­das las cir­cuns­crip­cio­nes, pue­de que no se tra­duz­ca ne­ce­sa­ria­men­te en es­ca­ños don­de el bi­par­ti­dis­mo tie­ne aún las ma­yo­res ven­ta­jas. Ese es el or­den preelec­to­ral —y, por tan­to, cam­bia­ble—, que si­túa a los so­cia­lis­tas co­mo pri­me­ra fuer­za, se­gui­dos de los po­pu­la­res. Pe­ro en Es­pa­ña se ce­le­bran 52 elec­cio­nes, tan­tas co­mo pro­vin­cias, re­cal­can en los apa­ra­tos de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos. un go­bierno fuer­te”, afir­mó Ja­vier Lam­bán, pre­si­den­te de Ara­gón. El de Cas­ti­lla-La Man­cha, Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge, pu­so en va­lor la “fir­me­za de fon­do y real” del Go­bierno “an­te el in­ten­to de au­to­de­ter­mi­na­ción” de los in­de­pen­den­tis­tas en Ca­ta­lu­ña. “Y evi­den­te es que, des­pués, es­tos tam­po­co po­drán es­pe­rar que se de­ba­ta so­bre au­to­de­ter­mi­na­ción”, aña­dió de­jan­do cla­ra su opo­si­ción a re­to­mar las ne­go­cia­cio­nes con los se­ce­sio­nis­tas si man­tie­nen sus exi­gen­cias.

“[Sán­chez] es hoy el que me­jor com­par­te y re­pre­sen­ta las prio­ri­da­des de la gen­te anó­ni­ma y sen­ci­lla que só­lo tie­ne su vo­to y la po­lí­ti­ca pa­ra cam­biar sus vi­das”, se pro­nun­ció el de Ex­tre­ma­du­ra, Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra. Ma­ña­na se­rá el an­fi­trión del pre­si­den­te del Go­bierno y lí­der del PSOE en un ac­to de par­ti­do en Mé­ri­da.

Lui­sTu­dan­ca, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Cas­ti­lla y León, se mos­tró con­ven­ci­do de que el 28 de abril ha­brá una “mo­vi­li­za­ción his­tó­ri­ca”. Adrián Bar­bón, can­di­da­to a la pre­si­den­cia de As­tu­rias, ape­ló a “con­cen­trar” el vo­to en el PSOE. Pa­ra ello se di­ri­gió a los elec­to­res mo­de­ra­dos “ho­rro­ri­za­dos an­te la po­si­bi­li­dad de que el fu­tu­ro de Es­pa­ña pue­da de­pen­der de la ex­tre­ma de­re­cha co­mo ya es­tá ocu­rrien­do en An­da­lu­cía”.

La ló­gi­ca elec­to­ral de dar pre­emi­nen­cia a esos dos par­ti­dos aña­de el plus que lle­va apa­re­ja­do quien se pre­sen­ta a las elec­cio­nes co­mo pre­si­den­te del Go­bierno. Esa es una de las ba­zas del equi­po del pre­si­den­te, in­mu­ne y po­co im­pre­sio­na­ble, apa­ren­te­men­te, an­te las car­gas de pro­fun­di­dad que le pre­pa­ran PP y Ciu­da­da­nos. Se le acu­sa de trai­cio­nar a Es­pa­ña y de go­ber­nar con quie­nes quie­ren rom­per­la. Quie­re creer Sán­chez que la Es­pa­ña “de la mo­de­ra­ción” no es­cu­cha­rá e in­clu­so re­pe­le­rá esos jui­cios. Su es­pe­ran­za es ha­ber de­ja­do la im­pron­ta de su pro­yec­to po­lí­ti­co, aun­que so­lo ha­yan si­do ocho me­ses de Go­bierno. El pro­ble­ma es­ta­rá en los par­ti­dos con los que tie­ne que pac­tar. Le se­rá di­fí­cil su­mar, pe­ro si las cuen­tas die­ran con Po­de­mos y los in­de­pen­den­tis­tas, tam­bién con el PNV y Com­pro­mís, la com­ple­ji­dad pa­ra lle­gar a acuer­dos se an­to­ja cer­ca­na a lo in­su­pe­ra­ble. No pa­re­ce que esa di­fi­cul­tad va­ya a dar­se con el otro blo­que. Una su­ma no es igual que la otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.