Uni­dos por Isa­bel Preys­ler

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

sa­bel Preys­ler cum­ple años el lu­nes. Siem­pre he pen­sa­do que la vi­da de Preys­ler no so­lo ha si­do su­ya, sino tam­bién de es­te país. A tra­vés de ella po­de­mos con­tar la his­to­ria de nues­tros cam­bios, avan­ces y re­tro­ce­sos. Pe­ro­mien­tras Es­pa­ña en­tra­ba y sa­lía de la cri­sis eco­nó­mi­ca, cre­cían las an­sias in­de­pen­den­tis­tas de una par­te de Ca­ta­lu­ña y la pa­la­bra di­vi­sión pa­re­cía vol­ver­se un co­lor más de nues­tra ban­de­ra, más me con­ven­zo de que Isa­bel Preys­ler ayu­da a man­te­ner­nos uni­dos, tan­to co­mo El Cor­te In­glés o la Li­ga de fút­bol.

Lo he com­pro­ba­do en mi re­cien­te gi­ra de con­fe­ren­cias por to­da Es­pa­ña. Des­de El Eji­do y Má­la­ga has­ta Lé­ri­da, Bil­bao o Ma­llor­ca, los asis­ten­tes aplau­den ca­da vez que com­par­to es­te pun­to de vis­ta. Por más di­vi­di­da que es­té la opi­nión pu­bli­ca, más ás­pe­ras que sean las no­ti­cias, cuan­do es­cu­chan ha­blar de Preys­ler re­gre­san a ca­sa. A una es­pe­cie de pun­to de en­cuen­tro que tie­ne mu­cho del mis­te­rio con el que ella ha sa­bi­do en­vol­ver una per­so­na­li­dad que des­con­cier­ta y fas­ci­na, sin que na­die pue­da en­con­trar esa ca­rac­te­rís­ti­ca que lo ex­pli­que. Un in­tan­gi­ble. Pue­de ser su signo del ho­rós­co­po, Acua­rio, que, se­gún leí, “en­cie­rra dos ti­pos de per­so­na­li­dad: una tí­mi­da y pa­cien­te y otra exu­be­ran­te que es­con­de las pro­fun­di­da­des de su per­so­na­li­dad ba­jo un ai­re frí­vo­lo”. Preys­ler es am­bos, sin nos­tal­gia. El icono que ha cons­trui­do es una re­fe­ren­cia de es­ti­lo y su ves­tua­rio nos ha acom­pa­ña­do de una Tran­si­ción ilu­sio­na­da al so­cia­lis­mo del PSOE y al li­be­ra­lis­mo de Ciu­da­da­nos. El prin­ci­pio fue ca­si mo­na­cal ga­lle­go, jun­to a Ju­lio Igle­sias en una bo­da tu­mul­tuo­sa don­de la úni­ca se­re­ni­dad era su ros­tro de 19 años. Y así co­mo Es­pa­ña se mo­der­ni­za­ba, apro­ba­ba el di­vor­cio y se di­ri- gía ha­cia la UE, Preys­ler se di­vor­ció de Igle­sias, no al re­vés, por­que no era co­mo otras mu­je­res an­tes que ella que acep­ta­ban o so­por­ta­ban to­do pa­ra no al­te­rar sus vi­das. En ese sen­ti­do, Preys­ler hi­zo el pri­mer MeToo de la his­to­ria de ¡Ho­la!. Aun­que no con­vir­tió su ges­ta en épi­ca fe­mi­nis­ta, creó un­ma­nual no es­cri­to de có­mo di­vor­ciar­se con ele­gan­cia, pa­la­bra que des­de en­ton­ces la acom­pa­ña. En una en­tre­vis­ta en El Hor­mi­gue­ro, se mo­di­fi­có el de­co­ra­do pa­ra com­pla­cer el la­do fo­to­gé­ni­co de Isa­bel y le pre­gun­ta­ron cuán­do ha­bía des­cu­bier­to su la­do bueno. “Cuan­do es­ta­ba ca­sa­da con Ju­lio, él siem­pre pe­día que lo fo­to­gra­fia­ran en su la­do bueno y amí­me po­nían en el su­yo ma­lo. Sa­lía pe­po­na, pe­ro no po­día ha­cer na­da. Me di­vor­cié y me pu­se en mi la­do bueno. Y di un cam­bia­zo”, res­pon­dió en­tre ri­sas.

Isa­bel es mu­cho­más di­ver­ti­da, ani­ma­da y sexy que Preys­ler. El sen­ti­do del hu­mor, ha re­co­no­ci­do, le in­tere­sa mu­chí­si­mo. Lo que ha­ce pen­sar que Ju­lio Igle­sias, Car­los Fal­có, Mi­guel Boyer y Ma­rio Var­gas Llo- sa lo de­ben po­seer tam­bién. Con los años, el hu­mor tien­de a con­ver­tir­se en iro­nía y una de­mos­tra­ción de in­te­li­gen­cia. Al­go que Preys­ler ha con­se­gui­do agre­gar tam­bién a su nom­bre.

Fue Te­ren­ci Moix quien me la pre­sen­tó. Vein­te años des­pués, ella me per­mi­tió co­no­cer aMa­rio Var­gas Llo­sa. Es un ar­co na­rra­ti­vo que me emo­cio­na, co­mo mu­chas co­sas de ella. Su afec­to, que es in­me­dia­to, su sen­ti­do co­mún, que es in­fi­ni­to y, sí, ese sen­ti­do del hu­mor. A ve­ces sue­na ga­lle­go, con re­tran­ca in­clui­da, pe­ro exó­ti­co y des­or­de­na­do co­mo Ma­ni­la. O un pe­lín ar­bi­tra­rio, pe­ro ja­más snob, y pun­zan­te, co­mo apren­dió con Boyer, fí­si­co y po­lí­ti­co. En oca­sio­nes, pa­re­cían sa­ca­dos de una al­ta co­me­dia es­cri­ta a cua­tro­ma­nos, con sor­pren­den­tes gi­ros y diá­lo­gos bur­lo­nes. Des­pués de la muer­te de Boyer, Preys­ler le­yó en EL PAÍS que el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía ha­bía si­do una uni­ver­si­dad pa­ra ella. “Fue mu­cho­más”, re­co­no­ció con su ar­ti­cu­la­da for­ma de ha­blar, es­pa­cian­do las sí­la­bas y atra­pan­do al má­xi­mo el in­te­rés de su in­ter­lo­cu­tor.

Las do­ce de la no­che es ho­ra pun­ta en la ca­sa de Isa­bel Preys­ler en Ma­drid por­que son las ocho de la ma­ña­na si­guien­te en Ma­ni­la y las seis de la tar­de en Mia­mi, do­mi­nios fa­mi­lia­res que ges­tio­nó du­ran­te años por una cen­tra­li­ta y aho­ra a gol­pe de What­sApp. Des­de ha­ce años, Var­gas Llo­sa y ella pa­re­cen pi­lo­tar una ver­sión de­lHal­cón Mi­le­na­rio, la na­ve de La Gue­rra de Las Ga­la­xias, don­de Han So­lo an­he­la­ba al fin lle­var a la Prin­ce­sa Leia, des­pués de es­pe­rar que sus vi­das pu­die­ran ser una. Una his­to­ria de amor adul­ta y ba­ña­da de con­tem­po­ra­nei­dad. Me gus­ta sa­ber­los a bor­do, de­mos­trán­do­nos que sin ser es­pa­ño­les, nos in­tu­yen me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.