El se­ce­sio­nis­mo se mo­vi­li­za con­tra el jui­cio del ‘pro­cés’

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Se­gún los da­tos de la Guar­dia Ur­ba­na, la ma­ni­fes­ta­ción in­de­pen­den­tis­ta de es­te sá­ba­do ha si­do la más nu­me­ro­sa des­de la Dia­da. La del aniver­sa­rio del 1 de oc­tu­bre con­gre­gó a 180.000 per­so­nas y la con­vo­ca­da en con­tra de la ce­le­bra­ción del Con­se­jo de Mi­nis­tros del 21 de di­ciem­bre, a 40.000. Con la mo­vi­li­za­ción, los or­ga­ni­za­do­res, cons­ti­tui­dos en una coor­di­na­do­ra que ha re­ci­bi­do la ad­he­sión del es­pec­tro so­be­ra­nis­ta, han arran­ca­do un ci­clo de pro­tes­tas en con­tra del jui­cio del pro­cés, que ta­chan de po­lí­ti­co. Ade­más de lla­mar a la huel­ga ge­ne­ral, con­vo­ca­da por un sin­di­ca­to mi­no­ri­ta­rio, y una ma­ni­fes­ta­ción en Ma­drid el 16 de mar­zo.

La mar­cha, en la Gran Vía de Bar­ce­lo­na, te­nía pre­vis­to cu­brir los dos ki­ló­me­tros que se­pa­ran la pla­za de la Uni­ver­si­dad, don­de se si­tuó el es­ce­na­rio, has­ta la pla­za de Es­pa­ña. Sus previsiones se des- as dos fa­mi­lias po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les en cri­sis, emer­gen­cia de nue­vos par­ti­dos, vo­la­ti­li­dad elec­to­ral o frag­men­ta­ción par­la­men­ta­ria que ha­ce di­fí­cil for­mar go­bierno. No, no es Es­pa­ña, es to­da Eu­ro­pa. En reali­dad, Spain is not dif­fe­rent, co­mo es da­do a pen­sar el ex­cep­cio­na­lis­mo ibé­ri­co. Qui­zá so­lo dos as­pec­tos, la for­tí­si­ma cri­sis te­rri­to­rial y lo abrup­to de to­dos es­tos cam­bios, nos ha­cen sin­gu­la­res.

Con­vo­ca­das las elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra el 28 de abril, nos uni­mos a Por­tu­gal y Gre­cia al pa­sar por las ur­nas es­te año. Se apro­xi­ma una sa­cu­di­da en el sur del con­ti­nen­te. Por lo que nos afec­ta a no­so­tros, si mi­ra­mos los son­deos, to­dos son bor­da­ron. An­tes de que la ca­be­ce­ra em­pe­za­ra a des­fi­lar, una ma­rea ya co­pa­ba la par­te pos­te­rior de las ta­ri­mas des­de don­de se pro­nun­cia­ron los dis­cur­sos.

Ba­jo cien­tos de es­te­la­des y las no­tas de L’es­ta­ca, los ma­ni­fes­tan­tes por­ta­ron re­tra­tos de los pre­sos, car­te­les en fa­vor de la au­to­de­ter­mi­na­ción o con fra­ses en las que se leía “Aho­ra nos juz­gan a to­dos”, “Fe­li­pe V a Fe­li­pe VI, la re­pre­sión con­ti­núa” o “Jo acu­so”. La pro­tes­ta, fes­ti­va y sin in­ci­den­tes, reunió al pre­si­dent To­rra, al del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, a los con­se­je­ros, a di­ri­gen­tes del PDeCAT, ERC y Junts per Ca­ta­lun­ya y de Ca­ta­lun­ya en Co­mú. El par­ti­do de Ada Co­lau siem­pre ha de­fen­di­do la li­ber­tad de los pre­sos y la ne­go­cia­ción. Su dipu­tada Jés­si­ca Al­biach in­sis­tió en que no de­lin­quie­ron: “Es­to no va de in­de­pen­den­cia, va de de­mo­cra­cia”.

Tras la rup­tu­ra de las ne­go­cia­cio­nes y la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes, To­rra ca­si im­plo­ró al Go­bierno que es­cu­cha­ra a los ma­ni­fes­tan­tes. “No se pue­de go­ber­nar Es­pa­ña sin es­cu­char a Ca­ta­lu­ña”, di­jo, re­cla­man­do la me­dia­ción in­ter­na­cio­nal en el con­flic­to.

El pre­si­dent reite­ró que se­gui­rá con su cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal con­gruen­tes en se­ña­lar que, res­pec­to a 2016, me­jo­ra­rán PSOE, Ciu­da­da­nos y Vox, mien­tras que em­peo­ra­rán Par­ti­do Po­pu­lar y Po­de­mos. ¿Cuán­to? ¿Cuál se­rá la dis­tan­cia en­tre ellos? ¿Cam­bia­rá al­gún or­den de lle­ga­da?

Im­po­si­ble de au­gu­rar cuan­do ca­si el 30% de los elec­to­res de­ci­de el vo­to en las úl­ti­mas dos se­ma­nas y se cru­zan in­fi­ni­tas con­tin­gen­cias de ca­mino a las elec­cio­nes. Al fin y al ca­bo, la ba­ta­lla no es es­ta­tal, sino que se da pro­vin­cia a pro­vin­cia y de su re­sul­ta­do de­pen­de qué pac­tos po­drán ar­ti­cu­lar­se des­pués.

Hoy los son­deos apun­tan que un pac­to “a la an­da­lu­za”, con PP y Cs go­ber­nan­do apo­ya­dos por Vox, aca­ri­cia la ci­fra má­gi- aun­que el Par­la­men­to Eu­ro­peo le ha­ya prohi­bi­do pro­nun­ciar en su se­de una con­fe­ren­cia jun­to al ex­pre­si­dent Puig­de­mont. “Ire­mos a otra sa­la más gran­de en Bru­se­las. ¿No se dan cuen­ta?”, di­jo.

El fis­cal del Tri­bu­nal Su­pre­mo ca­li­fi­có a los ciu­da­da­nos que acu­die­ron a los co­le­gios el 1 de oc­tu­bre de “muralla hu­ma­na” y la idea la ha res­ca­ta­do par­te del in­de­pen­den­tis­mo pa­ra ape­lar al “mu­ro hu­mano” en fa­vor de los pre­sos, la au­to­de­ter­mi­na­ción y con­tra la ul­tra­de­re­cha.

La mar­cha no se sus­tra­jo a la pre­cam­pa­ña. Al­bert Ba­tet, de Junts per Cat, re­cla­mó a ERC ha­cer una “muralla hu­ma­na” el 28 de abril y for­mar una lis­ta uni­ta­ria. En las au­to­nó­mi­cas del 21 de di­ciem­bre, am­bos par­ti­dos fue­ron se­pa­ra­dos y per­mi­tie­ron, di­jo Ba­tet, la vic­to­ria de Ciu­da­da­nos. ERC lo ig­no­ró.

No to­dos los ora­do­res pi­die­ron des­pués des­de la tri­bu­na el apo­yo a la huel­ga. No lo hi­zo El­sa Ar­ta­di, por­ta­voz del Go­vern, y sí Ga­briel Ru­fián, de ERC, y Na­tà­lia Sàn­chez, de la CUP. Ar­ta­di acu­só al Go­bierno de ser “re­pre­si­vo y au­to­ri­ta­rio” y al pre­si­den­te del Par­la­men­to eu­ro­peo, An­to­nio Ta­ja­ni, de ser una “ver­güen­za”. ca de 176 dipu­tados. Jus­ta­men­te por eso la pug­na en­tre na­ran­jas y azu­les por el po­dio en su blo­que es cla­ve; el or­den de los fac­to­res al­te­ra la pre­si­den­cia.

Aho­ra bien, es­ta su­ma pue­de de­pen­der mu­cho de en qué me­di­da el sis­te­ma elec­to­ral pe­na­li­ce más o me­nos a Vox. Si es­te úl­ti­mo par­ti­do no tie­ne el vo­to bien te­rri­to­ria­li­za­do y si­gue por de­ba­jo del 15% es­ta­tal, su nú­me­ro de vo­tos sin re­pre­sen­tan­te se­ría in­gen­te, di­fi­cul­tan­do es­ta fór­mu­la.

Si bien en An­da­lu­cía ir di­vi­di­dos po­día mul­ti­pli­car, a ni­vel es­ta­tal el im­por­tan­te efec­to re­duc­tor de las pro­vin­cias por de­ba­jo de nue­ve dipu­tados pue­de pa­sar más fac­tu­ra a la de­re­cha que a la iz­quier­da.

An­te es­ta si­tua­ción to­do son in­cóg­ni­tas. ¿Po­drá el PSOE cre­cer pa­ra com­pen­sar la caí­da de Po­de­mos, que­dan­do pri­me­ro en las su­fi­cien­tes cir­cuns­crip­cio­nes me­dia­nas y pe­que­ñas pa­ra po­der su­mar con ellos y los na­cio­na­lis­tas no in­de­pen­den­tis­tas?

Que las iz­quier­das a ni­vel es­ta­tal al­can­cen 166 dipu­tados pa­re­ce com­pli­ca­do, así que, si el “pac­to del abra­zo” en­tre PSOE y Ciu­da­da­nos no ca­be, no su­ma o am­bas, que­da­ría­mos en me­dio de un blo­queo: Sán­chez en­ca­be­zan­do la lis­ta más vo­ta­da, pe­ro sin po­der su­mar, mien­tras que Ri­ve­ra o Ca­sa­do sien­do in­ca­pa­ces de con­se­guir apo­yo de na­cio­na­lis­tas o in­de­pen­den­tis­tas pa­ra com­ple­tar una ab­so­lu­ta con Vox.

To­do, ade­más, con las me­sas de ne­go­cia­ción abier­tas en ayun­ta­mien­tos y co­mu­ni­da­des, pues el 26 de ma­yo ya se ha­brá atra­ve­sa­do. Y es que es ver­dad, nos he­mos vuel­to eu­ro­peos de pleno de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.