El pue­blo que des­ta­pó al fan­tas­ma

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Hay un pue­blo co­ru­ñés don­de ve­ci­nos de to­das las eda­des es­tán uni­dos por un gru­po de What­sApp y por el hi­lo in­vi­si­ble de un mie­do que de­ci­die­ron de­jar a la vis­ta en abril del año pa­sa­do. En­ton­ces con­vo­ca­ron asam­bleas, y unos ex­per­tos re­par­tie­ron apa­ra­tos se­me­jan­tes a un carrete de fo­tos pa­ra me­dir el gas ra­dón con el que con­vi­vían, sin sa­ber­lo, en sus ho­ga­res. Un gas cu­ya in­ha­la­ción en gran­des con­cen­tra­cio­nes cau­sa cán­cer de pul­món.

Ha­ce po­co re­ci­bie­ron otro avi­so por el mó­vil y el que qui­so co­no­cer los re­sul­ta­dos se pa­só por el bar que hay jun­to al cru­ce­ro que mar­ca el cen­tro de la lo­ca­li­dad. Pe­ro en abril lle­gó la pren­sa, tras­cen­dió que el pue­blo bus­ca­ba ex­pli­ca­ción ba­jo tie­rra a la pre­va­len­cia de tu­mo­res del 28,39% que lo ase­dia­ba, y co­men­za­ron las lla­ma­das de ve­ra­nean­tes, pre­gun­tan­do si se­ría me­jor no vol­ver.

Aho­ra en Cru­cei­ro de Roo (Se­rra de Ou­tes, A Co­ru­ña), con 23 ca­sos diag­nos­ti­ca­dos en una rec­ta con 81 ve­ci­nos y 29 vi­vien­das, es­tán es­car­men­ta­dos. Ha­ce 20 años en es­te nú­cleo cer­cano a la pla­ya ha­bía ci­ne, bai­le, ban­cos y has­ta dos pe­lu­que­rías, pe­ro ca­si to­do ce­rró y ape­nas so­bre­vi­ven un pu­ña­do de ne­go­cios, en­tre ellos tres hos­ta­les. “Sí, se di­ce que hay cán­cer en ca­si to­das las ca­sas, y es tris­te ver que se te mue­re un vecino, y otro, sin sa­ber por qué”, re­co­no­ce la pro­pie­ta­ria de una tien­da de la tra­ve­sía don­de, en teo­ría, se con­cen­tran más ejem­plos de la en­fer­me­dad. “El ra­dón lo hu­bo siem­pre; y cán­cer hay en to­da la co­mar­ca, no es so­lo co­sa nues­tra”, de­fien­de. Los ma­pas del La­bo­ra­to­rio de Ra­dón que di­ri­ge Juan Mi­guel Barros, pro­fe­sor de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de laU­ni­ver­si­da­de de San­tia­go, re­ve­lan que es­te gas ve­ne­no­so pro­ce­den­te de la des­com­po­si­ción del ura­nio del sub­sue­lo es­tá muy pre­sen­te en la mi­tad sur de Ga­li­cia y for­ma una dia­go­nal gra­ní­ti­ca que al­can­za Ma­drid.

Pe­ro es en Roo don­de los ve­ci­nos ins­ta­la­ron de for­ma­ma­si­va, y al mar­gen de la Ad­mi­nis­tra­ción, los me­di­do­res pa­ra des­ta­par el fan­tas­ma. De las 170 ca­sas, mu­chas des­ha­bi­ta­das, 100 par­ti­ci­pa­ron en la prue­ba. “Du­ran­te tres me­ses no to­ca­mos los apa­ra­tos ni pa­ra lim­piar el pol­vo”, re­cuer­da una vecina que no quie­re apa­re­cer con su nom­bre. Era ya el ter­cer es­tu­dio, des­de 2015, con el que los ve­ci­nos y Xo­sé Ma­ría Dios, el­mé­di­co de Se­rra de Ou­tes, en cu­ya con­sul­ta sal­ta­ron las alar­mas, tra­ta­ban de aco­tar las cau­sas de la en­fer­me­dad.

En el pri­me­ro se de­li­mi­ta­ron las ca­sas de los 800 me­tros más afec­ta­dos y en el se­gun­do se rea­li­za­ron en­tre­vis­tas a los re­si­den­tes. Se bus­có ex­pli­ca­ción a cán­ce­res de ve­ji­ga, co­lon, prós­ta­ta, ma­ma, pul­món, hí­ga­do o ce­re­bro en el agua, la tie­rra, las ver­du­ras, los ase­rra­de­ros, los ae­ro­ge­ne­ra­do­res del mon­te. Y to­do se des­car­tó.

Aho­ra las me­di­cio­nes arro­jan un por­cen­ta­je de más de 200 bec­que­re­lios por me­tro cú­bi­co en el 73% de los in­mue­bles. Es­te ter­cer in­for­me re­ve­la que 38 ca­sas pre­sen­tan una con­cen­tra­ción de en­tre 200 y 300; 21, de 300 a 400; y 12, de 400 a 700. No hay en el pue­blo nin­gu­na con me­nos de 100, el to­pe con­tem­pla­do por la OMS (la UE lo sube a 300), y un par se si­túan en­tre 1.000 y 1.200, pe­ro en nin­gu­na de es­tas dos­mo­ra­das han aflo­ra­do cán­ce­res. Sin em­bar­go, las cin­co ca­sas con en­fer­mos de fi­bro­sis quís­ti­ca se mue­ven en­tre los 263 y los 697.

Des­de las pri­me­ras en­cues­tas han muer­to 10 par­ti­ci­pan­tes. En di­ciem­bre, miem­bros del Ser­vi­zo Ga­le­go de Saú­de acu­die­ron a Ou­tes pa­ra apla­car los áni­mos. Ex­pli­ca­ron que la ci­fra de fa­lle­ci­dos por cán­cer era in­clu­so me­nor al res­to de la pro­vin­cia y que el en­ve­je­ci­mien­to era de­ter­mi­nan­te.

El mé­di­co que im­pul­só el es­tu­dio pre­fie­re guar­dar silencio, aun­que en su en­torno ex­pli­can que no ha de­ja­do de creer que el ra­dón es “una bom­ba nu­clear que ma­cha­ca len­ta­men­te las cé­lu­las de sus pa­cien­tes”. “Cuan­do la en­fer­me­dad vie­ne, no hay es­ca­pa­to­ria. To­ca pe­lear du­ra­men­te”, sen­ten­cia re­sig­na­da Do­lo­res (que tam­po­co quie­re dar su ape­lli­do) des­pués de per­der a su ma­ri­do por un cán­cer de ve­ji­ga. Ella vi­ve en la tra­ve­sía de Cru­cei­ro y ase­gu­ra que en su ca­sa los ni­ve­les no son alar­man­tes. “Pe­ro ven­ti­lo mu­cho, has­ta de no­che”, in­sis­te. Y a sus 78 años quie­re se­guir vi­vien­do en su pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.