Es­pa­ña cap­ta más in­ver­sión bri­tá­ni­ca con el Bre­xit pe­se a que no lo­gra atraer em­pre­sas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pla­nes de con­tin­gen­cia

Des­de ju­nio de 2016 has­ta el ter­cer tri­mes­tre de 2018, la in­ver­sión pro­duc­ti­va des­de Reino Uni­do se ha dis­pa­ra­do un 80% res­pec­to a los tres años an­te­rio­res. Po­dría de­cir­se que se es­tá com­pa­ran­do un trie­nio en el que to­da­vía se sa­lía de la cri­sis con otro de ma­yor vi­gor eco­nó­mi­co y que, por lo tan­to, la com­pa­ra­ción no es vá­li­da. Sin em­bar­go, si se co­te­jan los mis­mos pe­rio­dos pa­ra el con­jun­to de paí­ses, el re­sul­ta­do es que el to­tal cre­ce des­de 2016 un 40%. Es de­cir, los flu­jos in­ver­so­res de Reino Uni­do han du­pli­ca­do las ta­sas de cre­ci­mien­to de la me­dia des­de que se vo­tó el Bre­xit. Gra­cias a esas ci­fras, Reino Uni­do si­gue sien­do el prin­ci­pal in­ver­sor tras Es­ta­dos Uni­dos en el acu­mu­la­do. El mon­tan­te su­pera los 50.000mi­llo­nes de unas 1.000 em­pre­sas bri­tá­ni­cas.

Se­gún el ICEX (or­ga­nis­mo es­ta­tal que pro­mue­ve la in­ver­sión ex­te­rior), los da­tos que ma­ne­ja Reino Uni­do con­fir­man es­ta ten- l re­cha­zo de los Pre­su­pues­tos por la de­re­cha y los in­de­pen­den­tis­tas agra­va la in­su­fi­cien­cia de in­gre­sos tri­bu­ta­rios pa­ra aten­der el ne­ce­sa­rio gas­to so­cial. His­tó­ri­ca­men­te, Es­pa­ña vie­ne su­frien­do una pér­di­da de in­gre­sos fis­ca­les de en­tre 50.000 y 60.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les por su me­nor pre­sión fis­cal que la me­dia eu­ro­pea, se­gún el Sin­di­ca­to de Téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da (Gest­ha).

Los Pre­su­pues­tos que se aca­ban de tum­bar re­pre­sen­ta­ban un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo al fi­jar una con­tri­bu­ción mí­ni­ma del im­pues­to de so­cie­da­des de las gran­des em­pre­sas y la ban­ca, del 15% y 18%, res­pec­ti­va­men­te. La prin­ci­pal cau­sa de la fal­ta de den­cia: EE UU, Hong Kong, los paí­ses del Gol­fo, Ale­ma­nia y Es­pa­ña son los prin­ci­pa­les des­ti­nos don­de las em­pre­sas bri­tá­ni­cas di­ri­gen sus in­ver­sio­nes. Ade­más, una en­cues­ta de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Bri­tá­ni­ca re­co­ge que ca­si dos ter­cios de las com­pa­ñías asen­ta­das en Es­pa­ña es­pe­ran au­men­tar sus in­ver­sio­nes. Las ci­fras son muy im­por­tan­tes por­que se tra­ta de in­yec­cio­nes pro­duc­ti­vas de­di­ca­das a com­prar una em­pre­sa, abrir una fá­bri­ca, in­gre­sos se de­be al frau­de y a la elu­sión fis­cal de las gran­des em­pre­sas a tra­vés de sus fi­lia­les en pa­raí­sos fis­ca­les. En Es­pa­ña, en­tre 2009 y 2016 el to­tal de fi­lia­les en pa­raí­sos fis­ca­les de las em­pre­sas del Ibex 35 se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro has­ta al­can­zar cer­ca de un­mi­llar. En ese pe­rio­do se han cons­ti­tui­do una­me­dia anual de 103 fi­lia­les en es­tas ju­ris­dic­cio­nes, se­gún Ox­fam In­ter­món.

La ope­ra­ti­va de las mul­ti­na­cio­na­les pa­ra eva­dir im­pues­tos ha si­do ana­li­za­da por el Ins­ti­tut d’Eco­no­mia de Bar­ce­lo­na en el re­cien­te in­for­me El pre­sen­te y fu­tu­ro de los pa­raí­sos fis­ca­les. Lo no­ve­do­so de es­te es­tu­dio es que se cen­tra más en las “téc­ni­cas” No obs­tan­te, Es­pa­ña no lo­gra atraer em­pre­sas de Reino Uni­do. “Aun­que es cier­to que las ci­fras de in­ver­sión son bue­nas, no per­ci­bi­mos gran­des mo­vi­mien­tos co­mo­con­se­cuen­cia del Bre­xit en Es­pa­ña”, co­men­ta Raúl Mín­guez, eco­no­mis­ta de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­pa­ña. El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res, Se­bas­tián Al­be­lla, cri­ti­có en su mo­men­to los es­ca­sos resultados de Es­pa­ña a la ho­ra de atraer ne­go­cios de la City des­lo­ca­li­za­dos por el Bre­xit.

“Hay dos cla­ros mo­ti­vos. Se ha­bla po­co in­glés y Ma­drid no dis­po­ne de la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria de em­pre­sas con­sul­to­ras que asis­ta a la ban­ca de in­ver­sión. Por eso, pa­re­cía im­po­si­ble des­de un prin­ci­pio que Es­pa­ña pu­die­se op­tar a re­ci­bir una par­te del ne­go­cio que sal­ga de Reino Uni­do una vez pier­da el pa­sa­por­te fi­nan­cie­ro eu­ro­peo. Ni si­quie­ra con el im­pul­so pú­bli­co o con ayu­das fis­ca­les”, ex­pli­can fuen­tes fi­nan­cie­ras. Ni el gru­po que coor­di­nó la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría lo­gró al­go. Ni Guin­dos con­si­guió apro­bar un plan de in­cen­ti­vos fis­ca­les por la opo­si­ción de Mon­to­ro. Tam­bién per­ju­di­có la in­cer­ti­dum­bre en Ca­ta­lu­ña y el au­ge de Po­de­mos, se­ña­lan fuen­tes fi­nan­cie­ras. “Se po­dría ha­ber he­cho más. Es una pe­na”, afir­mó Al­be­lla.

En to­do ca­so, las au­to­ri­da­des re­cuer­dan que to­da­vía pue­de ser pron­to. “La in­cer­ti­dum­bre ha­ce que las em­pre­sas sean cau­te­lo­sas. Aun­que to­das las gran­des tie­nen di­se­ña­dos en la re­cá­ma­ra pla­nes de con­tin­gen­cia, la ma­yo­ría si­gue a la ex­pec­ta­ti­va y es­pe­ra que al fi­nal ri­ja el en­ten­di­mien­to”, apun­ta Mín­guez. De pro­du­cir­se un Bre­xit du­ro, las con­se­cuen­cias po­drían ir más allá del sec­tor fi­nan­cie­ro. Un ca­so cla­ro es el del au­to­mó­vil. Por ejem­plo, es­ta­ría en juego el fu­tu­ro de las plan­tas de Nis­san y Hon­da en Reino Uni­do. de las mul­ti­na­cio­na­les pa­ra tras­la­dar sus be­ne­fi­cios a paí­ses de ba­ja tri­bu­ta­ción que en las dis­cu­ti­bles lis­tas de es­tos te­rri­to­rios.

Ka­tarzy­na An­na Bi­lic­ka (Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Utah) y Sha­fik He­bous (Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal) des­cri­ben las cua­tro prin­ci­pa­les es­tra­te­gias de las mul­ti­na­cio­na­les pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos. Se tra­ta de prés­ta­mos en­tre so­cie­da­des del mis­mo gru­po, pre­cios de trans­fe­ren­cia, ex­plo­ta­ción de tra­ta­dos so­bre fis­ca­li­dad y lo­ca­li­za­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual en pa­raí­sos fis­ca­les. La ope­ra­ti­va de los cré­di­tos en­tre em­pre­sas del gru­po con­sis­te en que una fi­lial si­tua­da en un país de al­ta tri­bu­ta­ción ob­tie­ne un prés­ta­mo de otra

Aun así, ni si­quie­ra los pla­nes de con­tin­gen­cia que se co­no­cen men­cio­nan a Es­pa­ña. De mo­do que los bue­nos da­tos de in­ver­sio­nes más bien obe­de­cen al cre­ci­mien­to di­fe­ren­cial que re­gis­tra la eco­no­mía es­pa­ño­la: la zo­na eu­ro cre­ció un 1,8% en 2018 y un 1,2% in­ter­anual en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año pa­sa­do. En cam­bio, Es­pa­ña su­mó un 2,5% en 2018 y un 2,4% in­ter­anual. Esa bre­cha a fa­vor de Es­pa­ña ex­pli­ca que no so­lo las in­ver­sio­nes bri­tá­ni­cas es­tén su­bien­do mu­cho. Tam­bién el con­jun­to. A fe­cha del ter­cer tri­mes­tre de 2018, Es­pa­ña ha re­ca­ba­do cer­ca de 40.000 mi­llo­nes de eu­ros en nue­ve me­ses, una ci­fra ré­cord.

En es­tas es­ta­dís­ti­cas no se con­tem­plan las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias que, ex­cep­to por un li­ge­ro ba­che en 2017, ex­hi­ben tam­bién un buen com­por­ta­mien­to. In­clu­so así, un in­for­me del Co­mi­té Eu­ro­peo de Re­gio­nes se­ña­la a Ca­na­rias, An­da­lu­cía, Ba­lea­res y Va­len­cia co­mo los te­rri­to­rios que po­drían per­der in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria de­bi­do a que “los bri­tá­ni­cos ten­drían dis­mi­nui­do su ac­ce­so a la sa­ni­dad y a los se­gu­ros con el cam­bio de es­ta­tus”. ra­di­ca­da en un pa­raí­so fis­cal de ba­ja fis­ca­li­dad. El pa­go por in­tere­ses re­du­ce los be­ne­fi­cios de la fi­lial del país de fis­ca­li­dad al­ta.

Otra de las “téc­ni­cas” es la com­pra por la mul­ti­na­cio­nal de bie­nes a sus fi­lia­les ex­tran­je­ras, “pa­gan­do por ello un pre­cio su­pe­rior al del mer­ca­do. El cos­te ar­ti­fi­cial­men­te in­fla­do de los bie­nes ad­qui­ri­dos re­du­ce su car­ga fis­cal”. Es “un in­cum­pli­mien­to del prin­ci­pio de ple­na com­pe­ten­cia”. Co­mo se pue­de apre­ciar, se tra­ta de bur­das in­frac­cio­nes del li­bre co­mer­cio y que no son de im­po­si­ble per­se­cu­ción con vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Se­gún es­tos eco­no­mis­tas, en­tre el 36% y el 40% de los be­ne­fi­cios de las mul­ti­na­cio­na­les se tras­la­dan a pa­raí­sos fis­ca­les.

Tax Jus­ti­ce Net­work fi­ja la exis­ten­cia de pa­raí­sos fis­ca­les eu­ro­peos: Lu­xem­bur­go, Ale­ma­nia, Ho­lan­da y Chi­pre. La fal­ta de re­cur­sos pa­ra ase­gu­rar el Es­ta­do de bie­nes­tar exi­ge que los Go­bier­nos per­si­gan es­tas ma­las prác­ti­cas si no quie­ren ser ba­rri­dos por el po­pu­lis­mo y el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.