Ciu­da­da­nos cie­rra la puer­ta a acuer­dos con el PSOE tras el 28-A

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En el círcu­lo de Ri­ve­ra se sue­le de­cir que en Ma­drid no se aca­ba de en­ten­der la di­men­sión emo­cio­nal que pa­ra el par­ti­do tie­ne el com­ba­te a los in­de­pen­den­tis­tas. Es la ra­zón de ser de Ciu­da­da­nos, que na­ció en 2006 en Ca­ta­lu­ña pa­ra opo­ner­se al na­cio­na­lis­mo. Aún hoy, 6 de los 13 miem­bros de la eje­cu­ti­va per­ma­nen­te son ca­ta- El idi­lio del mo­vi­mien­to del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, con Ciu­da­da­nos (Cs) se es­tá en­frian­do. Las coin­ci­den­cias de Cs con el par­ti­do ul­tra Vox han lle­va­do a La Re­pú­bli­ca en Mar­cha (LREM) de Ma­cron a mar­car dis­tan­cias con quien ha­bía si­do, has­ta aho­ra, su úni­co alia­do en Es­pa­ña. Los ma­cro­nis­tas ob­ser­van los si­guien­tes pa­sos del par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra. El víncu­lo no se ha ro­to. Pe­ro miem­bros del Go­bierno fran­cés la­nes de ori­gen. Pa­ra Ri­ve­ra el pro­ble­ma ca­ta­lán es un asun­to per­so­nal, co­mo de­mos­tró el pa­sa­do miér­co­les en el de­ba­te pre­su­pues­ta­rio en el Con­gre­so con su reac­ción a la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, que le ha­bía acu­sa­do de vi­vir có­mo­do en ese con­flic­to. “Mi ma­dre cum­ple hoy 60 años. ¿Sa­be lo que tie­ne y del gru­po par­la­men­ta­rio lan­zan gui­ños ha­cia otro po­ten­cial so­cio es­pa­ñol, el PSOE. “Ciu­da­da­nos ex­pre­sa con­vic­cio­nes eu­ro­peas fuer­tes. Es el ca­so, tam­bién, del PSOE de Pe­dro Sán­chez”, di­ce en una en­tre­vis­ta en Le Mon­de, pu­bli­ca­da ayer, la mi­nis­tra fran­ce­sa de Asun­tos Eu­ro­peos, Nat­ha­lie Loi­seau.

Al si­tuar en pie de igual­dad a sus alia­dos y a los so­cia­lis­tas, la mi­nis­tra, que es una de las vo­ces más pre­sen­tes en el de­ba­te so­bre la Unión Eu­ro­pea en Fran­cia, den­tro de la tien­da? Un cu­bo de pin­tu­ra, por­que, ca­da dos se­ma­nas, le pin­tan la­zos ama­ri­llos en su puer­ta. Eso es lo que ha­cían los na­zis con los ju­díos, y eso es lo que ha­cen con nues­tras fa­mi­lias”, se que­jó Ri­ve­ra.

Ese cho­que par­la­men­ta­rio se trae hoy a co­la­ción en la cú­pu­la de Ciu­da­da­nos pa­ra ilus­trar el de- abre la puer­ta a una alian­za en Es­pa­ña que va­ya más allá de Cs. En el par­ti­do de Ri­ve­ra, no obs­tan­te, no hay per­cep­ción de que la re­la­ción con LREM ha­ya cam­bia­do. Los con­tac­tos se han man­te­ni­do re­cien­te­men­te, y en las pró­xi­mas se­ma­nas es­tán pre­vis­tas nue­vas con­ver­sa­cio­nes, di­cen fuen­tes de Cs, in­for­ma El­sa Gar­cía de Blas.

El pa­sa­do no­viem­bre, en Ma­drid, la co­fun­da­do­ra de En Mar­che, pre­de­ce­sor de LREM, As­trid Pa­nos­yan anun­ció en el con­gre­so de ALDE [el gru­po li­be­ral en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, al que per­te­ne­ce Ciu­da­da­nos] su apues­ta por una pla­ta­for­ma co­mún pa­ra con­cu­rrir a las ur­nas. El en­tu­sias­mo ha dis­mi­nui­do. La pla­ta­for­ma o coa­li­ción elec­to­ral pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo no es­tá del to­do per­fi­la­da y, en to­do ca­so, es­tá abier­ta a más for­ma­cio­nes. Se­gún Cs, sin sen­cuen­tro con el PSOE, aun­que Ri­ve­ra ya ve­nía mar­can­do una opo­si­ción du­rí­si­ma con­tra Sán­chez. Tras la ma­ni­fes­ta­ción de Co­lón, el en­fren­ta­mien­to se re­cru­de­ció en­tre am­bos par­ti­dos. Ri­ve­ra sus­cri­bió el ma­ni­fies­to de esa con­cen­tra­ción, que acu­sa al pre­si­den­te de co­me­ter una “trai­ción” a Es­pa­ña y de ha­ber­se “arro­di­lla­do” em­bar­go, la ini­cia­ti­va de la pla­ta­for­ma si­gue ade­lan­te.

“Con­ver­sa­mos, dia­lo­ga­mos, pe­ro siem­pre con la vo­lun­tad de te­ner un en­fo­que lo más am­plio En el Go­bierno y el PSOE con­si­de­ran un error es­tra­té­gi­co la con­tun­den­cia con la que Ciu­da­da­nos des­car­tó los pac­tos con los so­cia­lis­tas tras las ge­ne­ra­les. Fuen­tes de La Mon­cloa y Fe­rraz con­fían en que les fa­ci­li­ta­rá la atrac­ción del elec­to­ra­do de cen­tro rea­cio a los pac­tos con Vox. El dis­cur­so de Sán­chez en sus mí­ti­nes del fin de se­ma­na en Sevilla y Mé­ri­da fue en es­ta di­rec­ción. “Ape­la­mos no so­lo a la Es­pa­ña de iz­quier­das y pro­gre­sis­ta. Te­ne­mos que ape­lar a la Es­pa­ña mo­de­ra­da, sen­sa­ta, ca­bal”, di­jo. Un es­pa­cio en el que el PSOE no si­túa a día de hoy a Ciu­da­da­nos. “Ri­ve­ra di­ce que no va a pac­tar con so­cial­de­mó­cra­tas. Le cues­ta me­nos con los ex­tre­mis­tas de ex­tre­ma de­re­cha”, arre­me­tió Ába­los. No obs­tan­te, un acuer­do con Ciu­da­da­nos es la op­ción pre­fe­ri­da de la vie­ja guar­dia del PSOE, dis­tan­cia­da de Sán­chez. an­te los se­pa­ra­tis­tas. El PSOE lla­mó des­pués “fa­chas” a Ciu­da­da­nos y par­te de una “de­re­cha tri­fá­li­ca”, en la ex­pre­sión de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do.

El fon­do po­lí­ti­co pa­ra su rup­tu­ra con el PSOE, se­gún Ciu­da­da­nos, es la dis­cre­pan­cia pro­fun­da so­bre Ca­ta­lu­ña. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, atri­bu­yó la de­ci­sión de ce­rrar la puer­ta a to­do acuer­do con Sán­chez al “con­tex­to muy de­ter­mi­na­do” en el que se ce­le­bran es­tas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Ese con­tex­to es que “se ha in­ten­ta­do rom­per Es­pa­ña con un gol­pe a la de­mo­cra­cia des­de las ins­ti­tu­cio­nes au­to­nó­mi­cas de Ca­ta­lu­ña”. Y el pre­si­den­te so­cia­lis­ta, se­gún el nú­me­ro dos de Ri­ve­ra, ha pac­ta­do “con los que han da­do el gol­pe”.

El co­mi­té eje­cu­ti­vo na­cio­nal, la di­rec­ción am­plia­da, con 37 miem­bros, vo­tó ayer y re­fren­dó el no al PSOE que ya ha­bía avan­za- po­si­ble. No so­lo con ALDE. A es­tas al­tu­ras na­da es­tá ce­rra­do, pe­ro qui­zá ha­ya una ini­cia­ti­va en las pró­xi­mas se­ma­nas”, di­ce a EL PAÍS el dipu­tado de LREM Piey­re-Ale­xan­dre An­gla­de, que ha te­ni­do un pa­pel ac­ti­vo en la coope­ra­ción de su par­ti­do con Ciu­da­da­nos.

Has­ta aho­ra, Cs ha­bía apa­re­ci­do co­mo el alia­do na­tu­ral de LREM en Es­pa­ña. Los ma­cro­nis­tas se veían re­fle­ja­dos en un par­ti­do jo­ven con lí­de­res jó­ve­nes y un idea­rio li­be­ral y eu­ro­peís­ta. La ima­gen se ha agrie­ta­do. La for­ma­ción del nue­vo Go­bierno an­da­luz —una alian­za de Cs y el PP con el apo­yo ex­terno de Vox— y, en me­nor me­di­da, la pre­sen­cia con­jun­ta en la ma­ni­fes­ta­ción del pa­sa­do 10 de fe­bre­ro en la pla­za de Co­lón de Ma­drid con el par­ti­do de Abas­cal, han con­tri­bui­do a es­te cam­bio.

Cuan­do, en la ci­ta­da en­tre­vis-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.