La Cos­ta Bra­va re­pien­sa su li­to­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Se­gun­da re­si­den­cia

La Cos­ta Bra­va, des­de an­ti­guo re­fu­gio de in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas que se han aso­ma­do a sus acan­ti­la­dos so­ber­bios, va a po­ner co­to al hor­mi­gón que se ha ido en­se­ño­rean­do del li­to­ral. Pa­rar, tem­plar y man­dar. La Ge­ne­ra­li­tat, a tra­vés de la co­mi­sión de Urbanismo de Gi­ro­na, ha de­ja­do en sus­pen­so la cons­truc­ción de 15.000 nue­vas vi­vien­das así co­mo dos ho­te­les en pri­me­ra y se­gun­da lí­nea de pla­ya por su afec­ción al pai­sa­je. Es­ta re­cien­te mo­ra­to­ria en las li­cen­cias de cons­truc­ción, su­ma­da a la anun­cia­da el pa­sa­do 17 de ene­ro afec­ta amás de 2.000 hec­tá­reas en 19 de los 22 mu­ni­ci­pios del li­to­ral ge­run­den­se y a 214 ki­ló­me­tros de cos­ta, en­tre Port­bou y Bla­nes. Tras años de im­pul­so tu­rís­ti­co a ba­se de ce­men­to, la idea vi­ra aho­ra ha­cia el­me­dio am­bien­te y la sos­te­ni­bi­li­dad en un pa­ra­je que as­pi­ra a ser de­cla­ra­do en 2021 Re­ser­va de la Bios­fe­ra, dis­tin­ti­vo que otor­ga la Unes­co pa­ra eco­sis­te­mas vír­ge­nes, bien con­ser­va­dos y sos­te­ni­bles.

La Ge­ne­ra­li­tat em­pe­zó por el Pi­ri­neo y aho­ra le to­ca al li­to­ral de Gi­ro­na. El nue­vo plan di­rec­tor ur­ba­nís­ti­co (PDU), en ex­po­si­ción pú­bli­ca, pre­ten­de reor­de­nar el te­rri­to­rio e in­clu­so des­cla­si­fi­car zo­nas ur­ba­ni­za­bles. Uno de los mu­ni­ci­pios más afec­ta­dos es Ro­ses, con 5.900 vi­vien­das pro­yec­ta­das. En to­tal, 17 mu­ni­ci­pios no tie­nen un plan ge­ne­ral adap­ta­do a la nor­ma­ti­va ur­ba­nís­ti­ca vi­gen­te.

De 165 zo­nas, to­das a más de 500 me­tros de la cos­ta, se han sus­pen­di­do li­cen­cias en 80, se­gún el se­cre­ta­rio de Há­bi­tat Ur­bano y Te­rri­to­rio, Agus­tí Se­rra. Al­gu­nos pue­blos son tan fa­mo­sos co­mo Ca­da­qués o El Port de la Sel­va, Ro­ses, Tos­sa de Mar o Sant Fe­liu de Guí­xols, en­tre otros.

Los eco­lo­gis­tas de SOS Cos­ta Bra­va, una pla­ta­for­ma que reúne una trein­te­na de en­ti­da­des es­tán sa­tis­fe­chos de la “ac­tua­ción va­lien­te” de la Ge­ne­ra­li­tat. Pe­ro no fal­tan vo­ces dis­cor­dan­tes. Quie­nes han he­re­da­do par­ce­las o com­pra­do so­la­res pa­ra le­van­tar una ca­sa lo con­si­de­ran “muy in­jus­to”. No son gran­des pro­mo­to­res ni es­pe­cu­la­do­res, so­lo ve­ci­nos que quie­ren se­guir te­nien­do una pro­pie­dad en su pue­blo na­tal.

Los al­cal­des de Be­gur, Joan Lou­rei­ro; el Port de la Sel­va, Jo­sep Ma­ria Cer­ve­ra; y Ro­ses, Mon­tse Min­dan, coin­ci­den en cri­ti­car que la sus­pen­sión de li­cen­cias se ha­ya adop­ta­do de es­pal­das a los Ayun­ta­mien­tos. “Pe­di­mos la mo­ra­to­ria so­bre las zo­nas pro­ble­má­ti­cas que te­nía­mos, pe­ro nos han afec­ta­do to­do el te­rri­to­rio y allí don­de no ha­bía nin­gún pro­ble­ma aho­ra lo hay”, ase­gu­ra Lou­rei­ro. Ade­más de sus­pen­der li­cen­cias en sue­los ur­ba­nos con­so­li­da­dos, “afec­ta a ca­sas de par­ti­cu­la­res, de ve­ci­nos”, la­men­ta Cer­ve­ra, que aven­tu­ra una cri­sis so­bre los pe­que­ños in­dus­tria­les. Tam­bién cri­ti­ca que a la ho­ra de es­ta­ble­cer cri­te­rios no han te­ni­do en cuen­ta La Jon­que­ra

con plan ge­ne­ral no adap­ta­do a la nor­ma­ti­va vi­gen­te Mu­ni­ci­pios con plan ge­ne­ral adap­ta­do a la nor­ma­ti­va vi­gen­te

to­das las vi­vien­das en la fran­ja de 500 me­tros de la cos­ta en sue­los ur­ba­nos y ur­ba­ni­za­bles sin edi­fi­car con más del 50% del te­rreno con una pen­dien­te su­pe­rior a un 20%

Sus­pen­di­dos los trá­mi­tes y Ban­yo­les li­cen­cias por el ele­va­do

im­pac­to pai­sa­jís­ti­co Sec­to­res ur­ba­ni­za­bles no ur­ba­ni­za­dos en zo­nas no adap­ta­das al PTPCG que su mu­ni­ci­pio es­tá si­tua­do “don­de los Pi­ri­neos mue­ren y se aden­tran en el mar, gran par­te en el Par­que Na­tu­ral del Ca­bo de Creus, y co­mo tal tie­nen su oro­gra­fía”. Es­tán de acuer­do en que se re­vi­se có­mo de­be cre­cer el te­rri­to­rio y en que afec­te a sec­to­res GI­RO­NA Fi­gue­res Ver­ges que en 30 años no se han desa­rro­lla­do, pe­ro tan­to Min­dan co­mo el res­to es­pe­ran que “el sue­lo ur­bano con­so­li­da­do sea el pri­me­ro al que se le le­van­te la sus­pen­sión”.

“Com­pré un te­rreno pa­ra in­ver­tir, pa­ra que cuan­do lle­ga­ra mi ju­bi­la­ción pu­die­ra ven­der­lo y (5.900 ca­sas pa­ra­das) (pa­ra­das 1.364 vi­vien­das nue­vas) (pa­ra­das 1.180 vi­vien­das nue­vas) vi­vir con tran­qui­li­dad, y aho­ra me en­cuen­tro con que qui­zás me que­de sin na­da”, se la­men­ta un ve­cino de El Port de la Sel­va. En Be­gur, Joa­na, cuen­ta enoja­da, có­mo el te­rreno que he­re­dó de su ma­dre y es­ta de su abue­lo, en el si­glo XIX, es­tá en una ur­ba­ni­za- ción apro­ba­da y si­tua­da en­tre otras dos ur­ba­ni­za­cio­nes ya cons­trui­das. “Por aho­ra no po­dré sa­car un be­ne­fi­cio de él ni qui­zás pue­dan mis hi­jos”. Tam­po­co se po­drá cons­truir su vi­vien­da Fe­rran, que tie­ne una par­ce­la en­tre dos ca­sas. “Se dan ca­sos muy su­rrea­lis­tas”, ad­mi­te el Lou­rei­ro. Ro­ses, una lo­ca­li­dad con po­co más de 19.000 ha­bi­tan­tes, tie­ne 7.849 ca­sas de pri­me­ra re­si­den­cia y el do­ble de se­gun­da. La sus­pen­sión de li­cen­cias im­pe­di­rá que el pró­xi­mo año y qui­zá has­ta 2021, se pue­dan cons­truir otras 5.900. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en Pals (unos 2.400 ha­bi­tan­tes) o en San­ta Cris­ti­na d’Aro.

La pri­me­ra sus­pen­sión de li­cen­cias de obras de ene­ro afec­tó a to­dos los “sue­los ur­ba­nos y ur­ba­ni­za­bles sin edi­fi­car” si­tua­dos en una fran­ja has­ta 500 me­tros del li­to­ral, con más del 50% del te­rreno con una pen­dien­te su­pe­rior a un 20%. Es­ta se­gun­da mo­ra­to­ria, apar­te de los so­la­res de in­te­rior de 14 mu­ni­ci­pios, afec­ta­rá tam­bién a otros 8 sec­to­res de sue­lo ur­bano no desa­rro­lla­do si­tua­dos en pri­me­ra lí­nea de mar que no fue­ron in­clui­dos en la pri­me­ra. Se ha creí­do ne­ce­sa­rio por­que a pe­sar de no te­ner pen­dien­te, “po­drían ge­ne­rar un im­por­tan­te im­pac­to pai­sa­jís­ti­co”, ar­gu­men­ta Se­rra. De am­bas mo­ra­to­rias que­dan ex­clui­das las lo­ca­li­da­des de Cas­tell-Plat­ja d'Aro, Ca­lon­ge i Sant An­to­ni y Cas­te­lló d’Em­pú­ries

En Pa­la­fru­gell se sus­pen­de la li­cen­cia pa­ra cons­truir un ho­tel en la zo­na de Ai­gua Xe­li­da, en­tre dos co­li­nas, por su gran im­pac­to pai­sa­jís­ti­co. En Be­gur se pa­ra­li­zan dos pla­nes en la zo­na de Ai­gua­bla­va, don­de in­ten­ta­rán “cam­biar el mo­de­lo”. En Ca­da­qués, don­de vi­vió Da­lí, uno de los pue­blos más vi­si­ta­dos de la cos­ta ca­ta­la­na, la sus­pen­sión afec­ta tam­bién a un plan de me­jo­ra ur­ba­na no desa­rro­lla­do, don­de se pre­ten­de le­van­tar una trein­te­na de ca­sas en una pun­ta de tie­rra que en­tra al mar, en la zo­na de Caials. “Es­ta­ría bien pen­sar si se de­ja la par­te que da al mar li­bre y se cons­tru­ye de­trás, una reor­de­na­ción que me­jo­re el im­pac­to”, plan­tea la sub­di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to, Ro­sa Vi­le­lla. “No son gran­des sec­to­res pe­ro por su po­si­ción pa­re­ce ló­gi­co de­fen­der­los”, afir­ma.

Los eco­lo­gis­tas de SOS Cos­ta Bra­va aplau­den la mo­ra­to­ria. “In­di­ca que real­men­te quie­ren, apa­ren­te­men­te, po­ner re­me­dio al pro­ble­ma ur­ba­nís­ti­co de la Cos­ta Bra­va”, apun­ta una de sus por­ta­vo­ces, Marta Ball-llo­se­ra. Y es­tán es­pe­ran­za­dos. “El cre­ci­mien­to ur­ba­nís­ti­co de la Cos­ta Bra­va de­be ser más sos­te­ni­ble”. Los eco­lo­gis­tas te­men que pue­da ha­ber im­pug­na­cio­nes por par­te de los Ayun­ta­mien­tos y, apro­ve­chan­do las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de ma­yo, pe­di­rán a los gru­pos po­lí­ti­cos que se de­fi­nan res­pec­to al plan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.