La som­bra del ‘ca­so Be­na­lla’ per­si­gue a Ma­cron

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El que fue­ra res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad y hom­bre de con­fian­za del pre­si­den­te es­tá en el cen­tro de un du­ro in­for­me pre­sen­ta­do ayer por el Se­na­do, que de­nun­cia “gra­ves dis­fun­cio­nes”

El es­cán­da­lo se desató cuan­do la pren­sa re­ve­ló, en ve­rano, que Be­na­lla ha­bía gol­pea­do a va­rios ma­ni­fes­tan­tes ha­cién­do­se pa­sar por po­li­cía en la ma­ni­fes­ta­ción del 1 de ma­yo y que el Elí­seo se ha­bía li­mi­ta­do a san­cio­nar­lo le­ve­men­te. Aho­ra, el in­for­me sos­tie­ne que “la se­gu­ri­dad del pre­si­den­te (…) se vio gra­ve­men­te afec­ta­da por las in­je­ren­cias de un en­car­ga­do de mi­sión [Be­na­lla] que no dis­po­nía de las cua­li­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias (…) y que no se mos­tró digno de la con­fian­za que se le dio”, con­clu­ye el do­cu­men­to pre­sen­ta­do por el pre­si­den­te de la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Se­na­do, Phi­lip­pe Bas. El in­for­me, de 160 pá­gi­nas, fue ela­bo­ra­do a par­tir de las de­cla­ra­cio­nes de 40 per­so­nas in­te­rro­ga­das —en­tre ellas va­rios mi­nis­tros— en una trein­te­na de au­dien­cias ce­le­bra­das du­ran­te los úl­ti­mos seis me­ses.

No se aca­ba ahí el que­bra­de­ro de ca­be­za pre­si­den­cial. Los se­na­do­res quie­ren que la jus­ti­cia no so­lo in­ves­ti­gue a Be­na­lla —quien in­gre­só en pri­sión el lu­nes, tras ha­ber vio­la­do la con­di­cio­nal—, si- no que tam­bién ve­ri­fi­que “un cier­to nú­me­ro de omi­sio­nes, in­cohe­ren­cias y con­tra­dic­cio­nes” en las que con­si­de­ra que ca­ye­ron al­gu­nos de los más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res de Ma­cron du­ran­te las au­dien­cias. En­tre los nom­bres ci­ta­dos es­tá el de Ale­xis Koh­ler, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Elí­seo y con­si­de­ra­do la mano de­re­cha del man­da­ta­rio. Tam­bién el de Pa­trick Strzo­da, je­fe de Ga­bi­ne­te del Elí­seo y res­pon­sa­ble di­rec­to de Be­na­lla, así co­mo el del je­fe del gru­po de se­gu­ri­dad de la pre­si­den­cia, el ge­ne­ral Lio­nel La­ver­gne.

“Si bien los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos al je­fe de Es­ta­do han con­tri­bui­do útil­men­te a la bús­que­da de la ver­dad so­bre­mu­chos pun­tos, la pre­sen­ta­ción que han he­cho so­bre las mi­sio­nes de Be­na­lla se con­tra­di­ce con los he­chos reu­ni­dos por la co­mi­sión, que de­mues­tran una im­pli­ca­ción real del in­tere­sa­do en la se­gu­ri­dad del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca”, sos­tie­ne el in­for­me. Por ello, agregan los se­na­do­res, “el fis­cal de­be­ría pro­nun­ciar­se so­bre ese pun­to”. El por­ta­voz del Go­bierno, Ben­ja­min Gri­veaux, afir­mó que el Elí­seo es­tá dis­pues­to a pre­sen­tar “res­pues­tas fac­tua­les” al in­for­me de los se­na­do­res que, agre­gó sin que­rer es­pe­ci­fi­car, tie­ne “ele­men­tos ter­gi­ver­sa­dos”.

En el cen­tro de to­da la tor­men­ta es­tán Be­na­lla y su ami­go Vin­cent Cra­se, un exem­plea­do del par­ti­do de Ma­cron que tam­bién se hi­zo pa­sar por po­li­cía el 1 de ma­yo. Al prin­ci­pio, el es­cán­da­lo Be­na­lla pa­re­cía li­mi­tar­se al abu­so de fun­cio­nes del hom­bre de con­fian­za de Ma­cron, de 27 años, y de la res­pues­ta in­su­fi­cien­te del Elí­seo. El pro­pio pre­si­den­te lle­gó a mi­ni­mi­zar el ca­so, que ca­li­fi­có de “tor­men­ta de ve­rano”.

Pe­ro el ve­rano aca­bó y el es­cán­da­lo ha per­ma­ne­ci­do la­ten­te. Pri­me­ro por la re­ve­la­ción de que Be­na­lla por­ta­ba ar­mas de ma­ne­ra irre­gu­lar y, des­pués, en di­ciem­bre, cuan­do la pren­sa re­ve­ló que ha­bía rea­li­za­do va­rios via­jes a Áfri­ca pa­ra re­unir­se con man­da­ta­rios y al­tos fun­cio­na­rios usan­do los pa­sa­por­tes di­plo­má­ti­cos y de ser­vi­cio que de­be­ría ha­ber en­tre­ga­do cuan­do fue des­pe­di­do del Elí­seo. “No es un so­lo ca­so Be­na­lla”, son va­rios es­cán­da­los con­ti­nua­dos, de­nun­ció el pre­si­den­te de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, el se­na­dor Bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.