Rull desoyó al Cons­ti­tu­cio­nal por su “dé­fi­cit de le­gi­ti­mi­dad”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “No en­con­tra­rá fac­tu­ras”

om­pa­ñe­ro de cel­da, Tu­rull com­par­te con Rull lo de pon­de­rar. Di­jo Tu­rull el mar­tes que cum­plien­do un man­da­to elec­to­ral el Go­vern pon­de­ró ha­cer el re­fe­rén­dum y di­jo Rull ayer que el Go­vern pon­de­ró en­tre el im­pe­rio de la ley y el prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co. En el cen­tro cí­vi­co en el que ju­bi­la­dos y pa­ra­dos asis­ten a cla­ses, jue­gan a car­tas o al do­mi­nó, desa­yu­nan mien­tras con­ver­san o ven a ra­tos TV3 lo de pon­de­ra­dos pa­só de lar­go. De­ma­sia­do abs­trac­to pon­de­rar so­bre un te­ma en el que po­cos po­nen pon­de­ra­ción. La gen­te pres­ta aten­ción a frases más con­cre­tas y por eso tras es­cu­char de­cir a Rull que los par­ti­dos po­lí­ti­cos han de cum­plir lo que la gen­te vo­ta (y de ahí el apo­yo a mo­vi­li­za­cio- nes por la in­de­pen­den­cia) un ciu­da­dano ex­cla­mó un “man­da co­jo­nes” es­cép­ti­co y una se­ño­ra ex­plo­tó di­cien­do que Es­pa­ña pu­tea a Ca­ta­lu­ña.

No sé lo que la gen­te del cen­tro cí­vi­co co­men­tó, si co­men­tó al­go, que me te­mo que no, cuan­do Rull dio una lec­ción de náu­ti­ca. Pa­ra en­ton­ces el oyen­te ya es­ta­ba en ca­sa de­gus­tan­do una co­pa de Aro­mas de Mon­tse­rrat pa­ra sentirse ubi­ca­do en el pro­ble­ma que se ven­ti­la y co­mo Mon­tse­rrat es de to­dos es­tu­ve de acuer­do con el pro­ce­sa­do en el he­cho de que los po­li­cías ha­ci­na­dos en el Pio­lín de­be­rían es­tar has­ta los co­jo­nes, co­mo lo es­ta­ban los Mos­sos d’Es­qua­dra con sus res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos, y de ahí que cuan­do so­nó el sil­ba­to los de Pio­lín sa­lie­ran re­par­tien­do hos­tias, te­ma que re­cu­pe­ra­ré cuan­do de­cla­re el ex­mi­nis­tro de In­te­rior, Zoi­do.

En el al­ma­cén de la me­mo­ria del oyen­te es­tá la fo­to de Rull y Tu­rull uni­dos en el pa­seo ha­cia el juz­ga­do de­fen­dien­do la inocen­cia de Oriol Pu­jol Fe­rru­so­la, se­cre­ta­rio De las su­yas el ex­con­se­ller ad­mi­tió im­plí­ci­ta­men­te los ac­tos de desobe­dien­cia, pe­ro re­cha­zó cual­quier im­pli­ca­ción con la mal­ver­sa­ción y con la vio­len­cia que de­fi­ne el de­li­to de re­be­lión. “No en­con­tra­rá nin­gu­na fac­tu­ra con el pa­go de al­gún ti­po de gas­tos vin­cu­la­do al re­fe­rén­dum. Por­que no se pro­du­jo. A la ho­ra de gas­tar un eu­ro que vie­ne de los im­pues­tos de to­dos hay con­tro­les y ga­ran­tías ex­cep­cio­na­les. Ade­más, las fi­nan­zas es­ta­ban con­tro­la­das por el Es­ta­do”, ase­gu­ró. Las ur­nas y las pa­pe­le­tas “apa­re­cie­ron” el día de la con­sul­ta gra­cias a la “so­cie­dad ci­vil” sin me­dia­ción del Go­bierno, ase­gu­ró.

El ca­pí­tu­lo más in­ten­so del in­te­rro­ga­to­rio de la fis­cal fue el de­di­ca­do a los días 6 y 7 de sep­tiem­bre de 2017, cuan­do el Par­la­ment apro­bó las le­yes de des­co­ne­xión mi­ni­mi­zan­do los trámites par­la­men­ta­rios.

Ma­dri­gal qui­so sa­ber si esa “ce­le­ri­dad” es­ta­ba vin­cu­la­da con la in­ten­ción de fir­mar el de­cre­to de con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum an­tes de que el Go­bierno re­cu­rrie­ra la ley y el Cons­ti­tu­cio­nal la suspendiera. Rull ne­gó es­ta re­la­ción y de­fen­dió con or­gu­llo lo que pa­só aque­llos dos días. “El día de la fir­ma del de­cre­to de con­vo­ca­to­ria fue uno de los más tras­cen­den­tes de mi ca­rre­ra”, di­jo.

So­bre los su­pues­tos ac­tos vio­len­tos, en la lí­nea con otros acu­sa­dos, Rull di­jo que los vio (y “de for­ma des­me­di­da”) en la ac­tua­ción de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, pe­ro no pre­sen­ció ata­ques con­tra los agen­tes co­mo re­co­ge el re­la­to de la Fis­ca­lía. “Si los hu­bie­ra ha­bi­do, los con­deno”, pre­ci­só. ge­ne­ral de CIU. Hoy, elHe­re­de­ro es­tá en la cár­cel por co­rrup­ción y Rull y Tu­rull de­ben mal­de­cir aquel pa­seo que de­ja du­das so­bre una hi­po­té­ti­ca re­pú­bli­ca ca­ta­la­na sin co­rrup­ción li­de­ra­da por po­lí­ti­cos dig­nos de to­da sos­pe­cha que ig­no­ran de don­de sa­lie­ron los fon­dos pa­ra mon­tar el re­fe­rén­dum. Dios nos li­bre de la gen­te con bue­nas in­ten­cio­nes, es­cu­ché de­cir en el jui­cio de los GAL.

Aquel 1-O nos ha lle­va­do a es­to. A los pro­ce­sa­dos les mo­ti­vó la es­pe­ran­za pe­ro el pa­so del tiem­po es cruel, la cár­cel es ol­vi­do y lle­va a rup­tu­ras. Vien­do, es­cu­chan­do a la en­tra­ña­ble Do­lors Bas­sa he sen­ti­do ga­nas de pre­gun­tar­le si ya le pe­sa la so­le­dad.

POSTDATA.— La que­ri­da ami­ga Ma­ría Eu­ge­nia Ibá­ñez me en­vía un men­sa­je di­cién­do­me que no sa­be si Tu­rull es del Es­pa­ñol pe­ro que Rull si lo es, de lo que de­jó cons­tan­cia pa­ra que el in­de­pen­den­tis­mo ra­di­cal abra sus ven­ta­nas a una ma­yor di­ver­si­dad. Ca­ta­lu­ña no es so­lo el Ba­rça que im­pu­so con­de­co­ra­cio­nes a Fran­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.