Un fis­cal con­tra la dic­ta­du­ra y un gran con­ver­sa­dor

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pa­sa­do día 15 fa­lle­ció en Má­la­ga a los 83 años Juan­jo Mar­tí­nez Za­to, uno de los fis­ca­les im­pli­ca­dos en la re­cu­pe­ra­ción de las li­ber­ta­des du­ran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y, con­so­li­da­da ya la de­mo­cra­cia, más com­pro­me­ti­do con el cumplimiento de los man­da­tos de la Cons­ti­tu­ción de 1978.

Re­cién su­pe­ra­da la opo­si­ción a la ca­rre­ra fis­cal a me­dia­dos de la dé­ca­da de los se­sen­ta del pa­sa­do si­glo, du­ran­te el año de prác­ti­cas en la Es­cue­la Ju­di­cial com­pa­ti­bi­li­zó sus obli­ga­cio­nes con el ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co al dia­rio Ya con el pro­pó­si­to de en­con­trar los re­co­ve­cos le­ga­les a tra­vés de los cua­les pu­die­ran ex­pre­sar­se opi­nio­nes crí­ti­cas de la si­tua­ción que pa­de­cía­mos los españoles. Des­de en­ton­ces, y sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, su fir­ma ha es­ta­do pre­sen­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­cri­tos y su voz —la del ac­tor que siem­pre qui­so ser— fue es­cu­cha­da en ra­dios y te­le­vi­sio­nes pa­ra re­cla­mar avan­ces en el desa­rro­llo del Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho que la Cons­ti­tu­ción ins­tau­ró.

Su pri­mer des­tino pro­fe­sio­nal fue la Fis­ca­lía de la en­ton­ces Au­dien­cia Te­rri­to­rial de Bar­ce­lo­na. En ella, jun­to a las de­más ta­reas, se hi­zo car­go de la Fis­ca­lía de Pe­li­gro­si­dad So­cial. Ca­lla­da­men­te, dic­ta­men tras dic­ta- men, obs­ta­cu­li­zó la apli­ca­ción de aque­lla ini­cua le­gis­la­ción ba­sa­da en prin­ci­pios con­tra­rios a los pro­pios del de­re­cho pe­nal cul­pa­bi­lís­ti­co que so­lo des­pués de la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción de 1978 fue po­si­ble ins­tau­rar en Es­pa­ña.

En aque­llos años se in­cor­po­ró al mo­vi­mien­to Jus­ti­cia De­mo­crá­ti­ca, en cu­yas ac­ti­vi­da­des par­ti­ci­pó des­ta­ca­da­men­te. Nun­ca rehu­só el ries­go que su­po­nía vi­vir pro­fe­sio­nal­men­te en con­fron­ta­ción con le­yes que, por su ori­gen dic­ta­to­rial, cre­yó que de­be­rían ser des­obe­de­ci­das. En fun­cio­nes de fis­cal de guar­dia, hi­zo cuan­to es­tu­vo a su al­can­ce pa­ra que las de­cla­ra­cio­nes de los per­se­gui­dos por la reivin­di­ca­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les fue­ran fa­vo­ra­bles a su de­fen­sa.

For­mó par­te del gru­po de ma­gis­tra­dos y fis­ca­les en­via­do por el Go­bierno es­pa­ñol a Gui­nea Ecua­to­rial pa­ra asis­tir téc­ni­ca­men­te en el pro­ce­so de in­de­pen­den­cia de aquel país. Du­ró po­co: cuan­do tu­vo co­no­ci­mien­to de que los de­te­ni­dos por la po­li­cía gui­nea­na per­ma­ne­cían in­de­fi­ni­da­men­te pri­va­dos de li­ber­tad sin ser pues­tos a dis­po­si­ción del co­rres­pon­dien­te juz­ga­do, pi­dió una au­dien­cia al mi­nis­tro de Jus­ti­cia de aquel país, en el cur­so de la cual le ma­ni­fes­tó la ile­ga­li­dad en que es­ta­ba in­cu­rrien­do. Ac­to se­gui­do, el Go­bierno le de­cla­ró per­so­na non gra­ta y le con- ce­dió 72 ho­ras pa­ra aban­do­nar el país. Fue ex­pul­sa­do y re­ci­bi­do en Es­pa­ña con ad­mi­ra­ción por sus com­pa­ñe­ros.

Tras las elec­cio­nes de oc­tu­bre de 1982 se in­cor­po­ró al equi­po del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias. Asu­mió las di­fí­ci­les res­pon­sa­bi­li­da­des del car­go con pa­sión. Se en­tre­gó ame­jo­rar nues­tras cár­ce­les. Las abrió a la so­cie­dad, per­si­guió los ma­los tra­tos, me­jo­ró la ali­men­ta­ción, la asis­ten­cia edu­ca­ti­va y sa­ni­ta­ria, los ta­lle­res pe­ni­ten­cia­rios, hu­ma­ni­zó la jor­na­da la­bo­ral de los fun­cio­na­rios, por cu­yo re­co­no­ci­mien­to so­cial pe­leó. Y cuan­do de­ci­dió des­can­sar ha­bían que­da­do inau­gu­ra­das 13 nue­vas cár­ce­les. No re­sol­vió to- dos los pro­ble­mas, pe­ro sí al­gu­nos. Los avan­ces fue­ron en gran me­di­da obra su­ya.

De vuel­ta a la Fis­ca­lía fue vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial. Des­pués, je­fe de la Se­cre­ta­ría Téc­ni­ca de la Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo, ins­pec­tor je­fe y te­nien­te fis­cal de di­cho tri­bu­nal. Tra­ba­jó mu­cho e hi­zo tra­ba­jar pa­ra que el cumplimiento de la le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca fue­ra la úni­ca fi­na­li­dad de las fun­cio­nes que la Cons­ti­tu­ción en­co­mien­da al mi­nis­te­rio fis­cal. Cui­dó la trans­pa­ren­cia in­for­ma­ti­va y no rehu­só dar cuen­ta de cuan­to es­ta­ba ba­jo su au­to­ri­dad. Ges­tio­nó con hon­ra­dez in­ta­cha­ble el im­por­tan­te gas­to pú­bli­co afec­to a aque­lla Di­rec­ción Ge­ne­ral.

Lle­ga­da la ju­bi­la­ción se ins­ta­ló en Má­la­ga, cer­ca de su fa­mi­lia. Se pre­sen­tó en las lis­tas del PSOE a las elec­cio­nes lo­ca­les y fue ele­gi­do con­ce­jal, vol­cán­do­se de nue­vo en el ser­vi­cio a los ciu­da­da­nos, quie­nes po­dían es­cu­char y leer sus opi­nio­nes en ra­dios, te­le­vi­sio­nes y pe­rió­di­cos, apar­te de las in­ter­ven­cio­nes en el seno de la cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal.

Du­ran­te sus años ma­dri­le­ños par­ti­ci­pó en las ter­tu­lias del Ca­fé Gi­jón, en las que hi­zo gran­des ami­gos en­tre es­cri­to­res, pe­rio­dis­tas, au­to­res y co­le­gas del fo­ro. Con­ver­sa­dor in­fa­ti­ga­ble y di­ver­ti­do, le­yó con de­nue­do, so­bre to­do his­to­ria de Es­pa­ña. Y, co­mo te­nía una me­mo­ria en­vi­dia­ble, me­mo­ri­zó bue­na par­te del poe­ma­rio re­la­cio­na­do con la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, que re­ci­tó, acom­pa­ña­do de mú­si­ca, en un pre­cio­so tea­tro de Má­la­ga. La mú­si­ca, clá­si­ca y mo­der­na, le acom­pa­ñó siem­pre. Fue un es­tu­pen­do ju­ga­dor de te­nis. Mez­cla de ga­lle­go co­ru­ñés, vas­co, ma­la­gue­ño y me­li­llen­se, ya se ha­brá no­ta­do cuán­to he­mos per­di­do con su mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.