El sub­ma­rino ata­ca otra vez, aho­ra por mar y tie­rra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Das Boot grieft an, el sub­ma­rino ata­ca de nue­vo. En 1981, el fil­me ale­mán Das Boot, el sub­ma­rino, cam­bió pa­ra siem­pre la ima­gen po­pu­lar de la gue­rra ba­jo la su­per­fi­cie del­mar, de las pe­lí­cu­las de sub­ma­ri­nos y de los pro­pios su­mer­gi­bles. Fue co­mo si por pri­me­ra vez pu­dié­ra­mos ex­pe­ri­men­tar con ver­da­de­ro rea­lis­mo lo que era es­tar den­tro de uno de esos ataú­des de ace­ro en una mi­sión de com­ba­te. El im­pac­to del fil­me de Wolfgang Pe­ter­sen no se li­mi­tó a lo ar­tís­ti­co (seis no­mi­na­cio­nes a los Os­car) y lo eco­nó­mi­co (80 mi­llo­nes de re­cau­da­ción pa­ra una pro­duc­ción que cos­tó 18,5), sino que al­can­zó la es­fe­ra so­cial y po­lí­ti­ca, pro­vo­can­do un nue­vo de­ba­te so­bre el pa­pel y la res­pon­sa­bi­li­dad del ar­ma­su­bma­ri­na ale­ma­na en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El fil­me se abo­na­ba a la po­lé­mi­ca te­sis del au­tor del li­bro (mez­cla de me­mo­ria y no­ve­la) ho­mó­ni­mo en el que es­ta­ba ba­sa­do, Lot­ha­rGünt­her Buch­heim —que ha­bía par­ti­ci­pa­do él mis­mo en una pa­tru­lla con el U-96, el sub­ma­rino de la his­to­ria—, de que los tri­pu­lan­tes de los su­mer­gi­bles ale­ma­nes ha­bían si­do tam­bién, has­ta cier­to pun­to, víc­ti­mas del III Reich, en­via­dos a una lu­cha de­ses­pe­ra­da y una muer­te ca­si se­gu­ra —de los 41.000 ma­ri­nos de la fuer­za submarina mu­rie­ron 26.000, un por­cen­ta­je del 63%—.

Pues bien, lle­ga aho­ra (es­ta no­che en AMC) es­te se­gun­do Das Boot, se­rie de ocho ca­pí­tu­los que se pre­sen­ta co­mo se­cue­la del lar­go­me­tra­je y reivin­di­ca su me­mo­ria pe­ro que en reali­dad es un pro­duc­to com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, so­me­ti­do al gus­to de los nue­vos tiem­pos, de los se­gui­do­res de Jue­go de tro­nos —hay se­xo y san­gre, len­gua- je ex­plí­ci­to (“¿el dis­pa­ro de un torpe­do se sien­te co­mo fo­llar?”, pre­gun­ta una jo­ven a un tri­pu­lan­te en el ca­rac­te­rís­ti­co bur­del fran­cés), in­clu­so com­par­ten al­gún ac­tor co­mo Tom Wlas­chiha—.

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre el pri­mer y el se­gun­do sub­ma­rino es­tri­ba en que la se­rie tie­ne dos lí­neas pa­ra­le­las de ac­ción y, mien­tras una su­ce­de a bor­do del su­mer­gi­ble, la otra trans­cu­rre en tie­rra, prin­ci­pal­men­te en la ba­se de La Ro­che­lle (La Pa­lli­ce).

Es­ta se­gun­da lí­nea per­mi­te una pa­ri­dad que se­ría im­po­si- ble en un sub­ma­rino, don­de las mu­je­res no es que mo­les­ta­ran, es que di­rec­ta­men­te da­ban ma­la suer­te (al res­pec­to hay una es­ce­na en la que los tri­pu­lan­tes ex­pre­san su malestar por­que la her­ma­na del ra­dio­te­le­gra­fis­ta le vi­si­ta en el su­mer­gi­ble pa­ra des­pe­dir­se).

El di­rec­tor de la se­rie, An­dreas Pro­chas­ka, ha ad­mi­ti­do que la lí­nea ar­gu­men­tal te­rres­tre, con una his­to­ria de la Re­sis­ten­cia y la Ges­ta­po, per­mi­tía es­tar de acuer­do con los prin­ci­pios del mo­vi­mien­to Me Too e in­tro­du­cir pa­pe­les fe­me­ni­nos pro­ta­go­nis­tas. Tam­bién ofre­ce la po­si­bi­li­dad de po­ner his­to­rias de amor y se­xo. No di­go yo que no hu­bie­ra de am­bas co­sas en la sa­la de torpe­dos, pe­ro sin du­da que­da­ban más cons­tre­ñi­das.

La ac­ción en el mar, muy bien am­bien­ta­da y con mo­men­tos muy emo­cio­nan­tes (“40 tíos sin ducha y un so­lo ca­gade­ro”, co­mo re­su­me fi­lo­só­fi­ca­men­te un tri­pu­lan­te), si­gue en ge­ne­ral los es­que­mas ha­bi­tua­les, con la ri­va­li­dad, que siem­pre fun­cio­na muy bien, en­tre el ca­pi­tán bi­so­ño y en­chu­fa­do y el pri­mer ofi­cial (con la Cruz de Ca­ba­lle­ro) que cree es­tar más ca­pa­ci­ta­do pa­ra el man­do.

Si en el pri­mer Das Boot el sub­ma­rino pro­ta­go­nis­ta era uno cé­le­bre, el U-96 del as Leh­mann-Wi­llen­brock, en es­te se­gun­do se ha es­co­gi­do otro su­mer­gi­ble real, pe­ro de per­fil ba­jo, el U-612, ima­gino que pa­ra so­bre­po­ner­le sin pro­ble­mas la pe­ri­pe­cia in­ven­ta­da. El ver­da­de­ro U-612 fue un na­vío des­afor­tu­na­do que en su pe­rio­do de prue­bas en 1942 cho­có con otro. Pu­do ser re­flo­ta­do, pe­ro has­ta el fi­nal de la gue­rra sir­vió so­lo en prác­ti­cas. La aven­tu­ra de la se­rie es mu­cho me­jor, ya ve­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.