Vi­la di­ce que PP y PSOE te­nían “al­to in­te­rés en evi­tar el cho­que de tre­nes”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

uto­de­ter­mi­na­ción, de­mo­cra­cia, jus­ti­cia, ley. Son tér­mi­nos pre­sen­tes apa­re­ci­dos en el jui­cio a los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes que tam­bién di­fe­ren­cian las dos es­tra­te­gias de de­fen­sa uti­li­za­das has­ta aho­ra: po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca, con to­das sus ma­ti­za­cio­nes. La ape­la­ción a la de­mo­cra­cia ha apa­re­ci­do tan­to en la acu­sa­ción co­mo en la de­fen­sa, lo que de­mues­tra las dis­tin­tas ma­ne­ras de con­ce­bir­la en es­te ca­so con­cre­to. Co­mo mues­tra, ob­sér­ve­se que, en ejer­ci­cio le­gí­ti­mo de su de­re­cho a de­fen­der­se, los acu­sa­dos han ape­la­do al "man­da­to de­mo­crá­ti­co" que, en su opi­nión, re­ci­bie­ron en las elec­cio­nes del 27 de sep­tiem­bre de 2015 en las que ob­tu­vie­ron ma­yo­ría de es­ca­ños, mien­tras que pa­ra la opo­si­ción, en unas elec­cio­nes con­vo­ca­das co­mo ple­bis­ci­to, de­bía aten­der­se a los vo­tos, en los que el in­de­pen­den­tis­mo per­dió. Por no ha­blar de las dis­tin­tas vi­sio­nes so­bre lo que es jus­to o in­jus­to, en es­te y en otros pro­ce­sos pe­na­les.

Es­ta ten­sión se man­ten­drá pro­ba­ble­men­te a lo lar­go de to­do el jui­cio por­que es una ten­sión de fon­do es­pe­cial­men­te vi­si­ble en ca­sos con cla­ro con­tex­to po­lí­ti­co. In­clu­so la pro­pia con­si­de­ra­ción co­mo jui­cio po­lí­ti­co ad­mi­te un sen­ti­do pe­yo­ra­ti­vo y otro me­ra­men­te des­crip­ti­vo del con­tex­to. Pe­ro nin­gu­na de es­tas cues­tio­nes se de­ba­ten en el jui­cio al pro­cés. Fre­cuen­te­men­te se ol­vi­da que los con­cep­tos de de­mo­cra­cia y Es­ta­do de de­re­cho, aun­que in­ter­re­la­cio­na­dos, no son equi­va­len­tes y se enun­cian por se­pa­ra­do en el ar­tícu­lo 1 de la Cons­ti­tu­ción al pro­cla­mar el “Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de De­re­cho”. La ca­li­dad de nues­tras le­yes o de nues­tro sis­te­ma de par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar en el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co del po­der se­gui­rá sien­do sa­lu­da­ble ob­je­to de de­ba­te so­cial y po­lí­ti­co, pe­ro en el jui­cio pe­nal no se de­ba­te so­bre la de­mo­cra­cia sino so­bre el Es­ta­do de de­re­cho, es­to es, so­bre la su­mi­sión de los ciu­da­da­nos y, es­pe­cial­men­te, los po­de­res pú­bli­cos a la ley, por­que de­fen­der­lo es la fun­ción esen­cial en­co­men­da­da a los tri­bu­na­les. Lle­van ra­zón Oriol Jun­que­ras al de­cir que de­fen­der pa­cí­fi­ca­men­te la in­de­pen­den­cia no es de­li­to y tam­bién el le­ma de la ma­ni­fes­ta­ción del pa­sa­do 17 A San­ti Vi­la ya le sa­lu­dan, aun­que tí­mi­da­men­te, sus com­pa­ñe­ros de ban­qui­llo, que fue­ron tam­bién com­pa­ñe­ros de Go­vern has­ta que sal­tó del bar­co el 26 de oc­tu­bre de 2017, la vís­pe­ra de la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia (DUI) en el Par­la­ment. Vi­la —con­si­de­ra­do por sec­to­res del in­de­pen­den­tis­mo co­mo una es­pe­cie de Ju­das del pro­cés— no apro­ve­chó su de­cla­ra­ción ayer pa­ra re­con­ci­liar­se con los sec­to­res más irre­den­tos del in­de­pen­den­tis­mo. Al con­tra­rio: se des­vin­cu­ló de la or­ga­ni­za­ción del 1-O y mi­ni­mi­zó la im­por­tan­cia de aque­lla vo­ta­ción. “No fue un re­fe­rén­dum, fue una gran mo­vi­li­za­ción po­lí­ti­ca”.

Vi­la ex­pli­có las ra­zo­nes de su di­mi­sión. Se sen­tía “frus­tra­do” des­pués de in­ten­tar me­diar en­tre el Go­bierno y la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra evi­tar tan­to la DUI co­mo la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. El ex­con­se­je­ro de Em­pre­sa par­ti­ci­pó en un “in­ten­to de con­ci­lia­ción” tras el 1-O. Man­tu­vo reunio­nes con “al­tos di­ri­gen­tes del PSOE”, con “res­pon­sa­bles del Go­bierno de Es­pa­ña” y con otros ac­to­res —“re­li­gio­sos, em­pre­sa­ria­les y po­lí­ti­cos”, de­ta­lló— que pre­ten­dían “evi­tar el cho­que ins­ti­tu­cio­nal” y “deses­ca­lar la ten­sión”. “Que­rían evi­tar que es­to aca­ba­ra mal”. “Yo for­mé par­te de los po­lí­ti­cos que me­dia­ron con al­tos di­ri­gen­tes del PSOE y con al­tos di­ri­gen­tes del Go­bierno de Es­pa­ña, que en con­tra de lo que se pu­bli­ca te­nían un al­to in­te­rés en evi­tar el cho­que de tre­nes”, ase­gu­ró.

Es­tu­vie­ron a pun­to de lo­grar­lo, di­jo a pre­gun­tas del fis­cal Fi­del Ca­de­na en una de­cla­ra­ción de gran ca­la­do po­lí­ti­co. El 25 de oc­tu­bre se es­tre­cha­ron ma­nos: ha­bía acuer­do. Puig­de­mont con­vo­ca­ría elec­cio­nes y no ha­bría DUI por­que, por más que fue­ra una de­cla­ra­ción sim­bó­li­ca, se­ría vis­ta co­mo “ofen­si­va o in­fla­ma­to­ria”. Pe­ro al día si­guien­te to­do se tor­ció. de fe­bre­ro en Bar­ce­lo­na afir­man­do que “la au­to­de­ter­mi­na­ción no es de­li­to”. Pe­ro lo que de­be dis­cu­tir­se aho­ra no son los gran­des con­cep­tos po­lí­ti­cos usa­dos más o me­nos re­tó­ri­ca­men­te, sino la le­ga­li­dad de las vías em­plea­das pa­ra per­se­guir­los o ha­cer­los efec­ti­vos.

Lle­ga­dos a es­te pun­to, el qui­zá des­con­cer­ta­do lec­tor se pre­gun­ta­rá, con ra­zón, có­mo ha­cer­lo cuan­do an­te una mis­ma ley son po­si­bles in­ter­pre­ta­cio­nes tan opues­tas co­mo las man­te­ni­das en es­te pro­ce­so y tam­bién en es­tas pá­gi­nas. Efec­ti­va­men­te, los tér­mi­nos de cual­quier ley son in­ter­pre­ta­bles, pe­ro es pre­ci­sa­men­te el Es­ta­do de de­re­cho el que im­po­ne lí­mi­tes a la in­ter­pre­ta­ción de un tex­to. Dis­cu­tién­do­los sa­be­mos de lo que ha­bla­mos, con mu­cha más pre­ci­sión que cuan­do se ape­la a la de­mo­cra­cia o la jus­ti­cia ale­ga­das se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da op­ción po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.