Ten­den­cias tác­ti­cas.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las gra­das de Men­di­zo­rro­za es­ce­ni­fi­ca­ron el pa­sa­do 11 de fe­bre­ro la pro­tes­ta más so­na­da en Es­pa­ña con­tra los par­ti­dos li­gue­ros en­tre se­ma­na: las gra­das lu­cie­ron va­cías has­ta el mi­nu­to 5 del en­cuen­tro con­tra el Le­van­te; des­pués, un ataúd re­co­rrió el pe­rí­me­tro del gra­de­río mien­tras la hin­cha­da en­to­na­ba un can­to fú­ne­bre. “El fút­bol ha muer­to”, pro­cla­ma­ba en los car­te­les la pe­ña Iraul­tza, ca­be­ci­lla de las pro­tes­tas, con­sen­sua­das con las pe­ñas del Le­van­te. Se­ma­na y me­dia des­pués de la que­ja, el Ala­vés re­ci­bió ayer una co­mu­ni­ca­ción de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de la Co­mi­sión Es­ta­tal con­tra la Vio­len­cia, el Ra­cis­mo, la Xe­no­fo­bia y la In­to­le­ran­cia en el De­por­te con cua­tro pro­pues­tas de san­ción que su­ma­ban 110.000 eu­ros.

Una de ellas, de 20.000 eu­ros, es­ta­ba di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la pri­me­ra pro­tes­ta de gra­das va­cías. Dos se­ma­nas an­tes del Ala­vés-Le­van­te tam­bién hu­bo par­ti­do en lu­nes enMen­di­zo­rro­za, el 28 de enero. La ma­yo­ría de los afi­cio­na­dos en­tró a ver el par­ti­do con­tra el Ra­yo Va­lle­cano cin­co mi­nu­tos tar­de. El re­tra­so en la en­tra­da pro­vo­có una si­tua­ción que An­ti­vio­len­cia ve me­re­ce­do­ra de cas­ti­go “por las de­fi­cien­cias re­gis­tra­das en las me­di­das de con­trol de per­ma­nen­cia de es­pec­ta­do­res, al no im­pe­dir que, des­de an­tes del co­mien­zo del en­cuen­tro y has­ta el mi­nu­to 5, se ocu­pa­sen los pa­si­llos, es­ca­le­ras y vías de eva­cua­ción en la Gra­da de Ani­ma­ción”, se lee en la re­so­lu­ción.

“Aquel día llo­vía”, re­cuer­da Raúl Co­rra­le­jo, de Iraul­tza, que ocu­pa esa gra­da; “y la gen­te se api­ñó co­mo pu­do, se res- guar­dó don­de pu­do. Tam­po­co se iba a mo­jar”.

Los otros 90.000 eu­ros vie­nen de tres san­cio­nes de 30.000 “por desobe­dien­cia a las dis­po­si­cio­nes de las au­to­ri­da­des gu­ber­na­ti­vas y per­mi­tir el des­plie­gue de una pan­car­ta con la le­yen­da Iraul­tza 1921 Fa­na­tics”. Las tres mul­tas co­rres­pon­den a los tres úl­ti­mos par­ti­dos del Ala­vés en ca­sa: los dos de las gra­das va­cías y el del Va­len­cia, dispu­tado el 5 de enero.

Nun­ca an­tes ha­bían re­ci­bi­do una pro­pues­ta de san­ción de An­ti­vio­len­cia por los car­te­les en los que se pue­de leer “Iraul­tza”, ase­gu­ra un por­ta­voz ofi­cial del club. “Lle­va­mos ocho años con la mis­ma pan­car­ta. Es­tá ahí des­de que es­tá­ba­mos en Se­gun­da B”, cuen­ta Co­rra­le­jo, que ex­pli­ca el es­ta­tus ad­mi­nis­tra­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción: “So­mos un gru­po le­gal an­te el Go­bierno vas­co; es­ta­mos ins­cri­tos en el re­gis­tro co­mo aso­cia­ción de­por­ti­va sin áni­mo de lu­cro, pe­ro al pa­re­cer pa­ra LaLi­ga so­mos ile­ga­les. Le he­mos di­cho al club que si quie­re que qui­te­mos la pan­car­ta que lo di­ga pú­bli­ca­men­te, que se en­te­re el ala­ve­sis­mo, y la qui­ta­mos. Pe­ro tam­bién nos va­mos, co­mo he­mos acor­da­do ya en una asam­blea. Mon­ta­mos nues­tro pro­pio club y em­pe­za­mos des­de aba­jo”, di­ce.

An­tes de los 110.000 eu­ros de An­ti­vio­len­cia, el Ala­vés su­po de otra mul­ta de 1.000 pro­ce­den­te de LaLi­ga por el tra­ba­jo de tres fo­tó­gra­fos y un pe­rio­dis­ta du­ran­te el par­ti­do de la es­ce­ni­fi­ca­ción del fu­ne­ral. Los tres fo­tó­gra­fos ha­bían sa­li­do de la zo­na asig­na­da pa­ra to­mar, des­de la gra­da, imá­ge­nes del es­ta­dio va­cío. “Lo que he­mos he­cho ha si­do in­for­mar”, de­fien­de uno de los re­por­te­ros grá­fi­cos. El cuar­to in­for­ma­dor im­pli­ca­do gra­bó un ví­deo con su mó­vil con el par­ti­do ya en mar­cha. En un pri­mer mo­men­to, el club co­mu­ni­có a los pe­rio­dis­tas que la mul­ta la ten­drían que pa­gar ellos, 250 eu­ros ca­da uno, y que se les prohi­bía el ac­ce­so al cam­po en los si­guien­tes cua­tro en­cuen­tros en Men­di­zo­rro­za. An­te­ayer vol­vie­ron a lla­mar­les: ha­bía si­do un ma­len­ten­di­do, ni te­nían que pa­gar mul­ta ni ha­bría cas­ti­go.

Se di­ce que en fút­bol es­tá to­do in­ven­ta­do, aun­que yo creo que hay mu­cho por ha­cer, por des­cu­brir o por com­bi­nar pa­ra crear al­go nue­vo, al­go me­jo­ra­do... La reali­dad es que, co­no­cien­do un po­co la his­to­ria de la tác­ti­ca, ve­mos que to­do va y vie­ne, to­do es cí­cli­co y pa­re­ce que siem­pre vuel­ve; que es atem­po­ral.

Ha­ble­mos, por ejem­plo, de la mo­da de los tres cen­tra­les o del tan usa­do, has­ta ha­ce po­co, fal­so 9. ¿Có­mo sur­ge o re­sur­ge? ¿Por qué se usa? ¿Por qué se si­gue esa ten­den­cia? ¿Por qué se de­ja de uti­li­zar?

El fút­bol del mo­men­to siem­pre exi­ge y obli­ga a bus­car so­lu­cio­nes, a en­con­trar la ma­ne­ra de ser más efec­ti­vo, de po­nér­se­lo di­fí­cil al ri­val y bus­car la vic­to­ria. Ca­da uno con sus ar­mas. Y es ahí don­de (re)sur­gen las mo­di­fi­ca­cio­nes tác­ti­cas.

Se uti­li­zan pa­ra con­tra­rres­tar las pro­pues­tas del ri­val. Si jue­ga con uno o dos pun­tas, si bus­ca el con­trol del jue­go a tra­vés del pa­se, si lo que quie­re son tran­si­cio­nes rá­pi­das, si tie­ne más su­pe­rio­ri­dad in­di­vi­dual... Y es el éxi­to de al­gu­nos los que ge­ne­ra esa ten­den­cia y la po­nen de mo­da. Lue­go vie­nen las co­pias, mu­chas ve­ces des­con­tex­tua­li­za­das, al mis­mo tiem­po que van sur­gien­do los an­tí­do­tos y to­do vuel­ve a cam­biar. Y así en bu­cle.

Por eso me pa­re­ce tan in­tere­san­te el co­no­cer la his­to­ria del fút­bol, a los me­jo­res y gran­des en­tre­na­do­res, sus ideas y ocu­rren­cias... Es la me­jor ma­ne­ra de en­ten­der el fút­bol mo­derno y así po­der ha­blar con co­no­ci­mien­tos. Se­ría fan­tás­ti­co que to­dos los que nos (des) in­for­man de fút­bol nos con­ta­sen más de eso yme­nos de po­lé­mi­cas y otros te­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.