Ga­ses la­cri­mó­ge­nos y ba­las pa­ra fre­nar los car­ga­men­tos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Preo­cu­pa­ción

Los au­gu­rios de vio­len­cia se cum­plie­ron ayer en la fron­te­ra de Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia. Los in­ten­tos pa­ra in­tro­du­cir la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria fue­ron re­pri­mi­dos por la Po­li­cía y la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, que lan­za­ron bom­bas la­cri­mó­ge­nas a to­do aquel que se acer­ca­ba a te­rri­to­rio ve­ne­zo­lano. Allí, en las lo­ca­li­da­des fron­te­ri­zas de Ure­ña y San An­to­nio, tras los choques ini­cia­les, se des­ple­ga­ron gru­pos ar­ma­dos, que sem­bra­ron el te­rror con dis­pa­ros de ba­la y per­di­go­nes.

Los dos la­dos de los puen­tes fron­te­ri­zos ilus­tra­ban mun­dos com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. En las lo­ca­li­da­des ve­ne­zo­la­nas la ten­sión se sen­tía des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. En Ure­ña o San An­to­nio del Tá­chi­ra, ma­ni­fes­tan­tes crí­ti­cos con el cha­vis­mo tra­ta­ron de rom­per los cor­do­nes im­pues­tos por las au­to­ri­da­des, des­pués de que Ni­co­lás Ma­du­ro or­de­na­se, la no­che del vier­nes, el cie­rre de par­te de la fron­te­ra con Co­lom­bia. Fue­ron los pri­me­ros co­na­tos de vio­len­cia, en los que los opo­si­to­res lle­ga­ron a que­mar al­gu­nos au­to­bu­ses del ofi­cia­lis­mo, mien­tras que las fuer­zas mi­li­ta­res re­pri­mie­ron con con­tun­den­cia, lan­zan­do bom­bas la­cri­mó­ge­nas.

La si­tua­ción se tor­nó­más vio- len­ta con el pa­so de las ho­ras. A la re­pre­sión de la Guar­dia y la Po­li­cía Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na le su­ce­dió el des­plie­gue de gru­pos ar­ma­dos, afi­nes al cha­vis­mo, que sem­bra­ron el pá­ni­co en las lo­ca­li­da­des fron­te­ri­zas. En­ca­pu­cha­dos, co­men­za­ron a dis­pa­rar pa­ra dis­per­sar a to­do aquel que se en­con­tra­ba en la ca­lle. “Sa­lió una mar­cha pa­cí­fi­ca en apo­yo a la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, pe­ro los gru­pos le dis­pa­ra­ron a la gen­te que so­lo iba con ban­de­ras. Du­ran­te dos ho­ras han so­na­do ba­las y no de pis­to­la, sino de fu­si­les de gue­rra”, ase­gu­ra­ba el due­ño de una pa­na­de­ría en San An- La preo­cu­pa­ción de los se­gui­do­res de Juan Guai­dó en el la­do co­lom­biano no era tan­to por la ac­tua­ción de la Guar­dia Na­cio­nal o de la Po­li­cía, en la me­di­da en que se iban co­no­cien­do de­ser­cio­nes de uni­for­ma­dos, sino por los gru­pos ar­ma­dos que ha­cían pre­sen­cia ca­da vez con ma­yor in­ten­si­dad en el la­do co­lom­biano de la fron­te­ra. Las no­ti­cias que lle­ga­ban del otro la­do, de San An­to­nio, eran tan im­pac­tan­tes que a aque­llos que in­sis­tían en in­gre­sar a las bra­vas la ayu­da a Ve­ne­zue­la se les pe­día que desis­tie­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.