Ar­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

n la anun­cia­da ba­ta­lla de los Oscar en­tre la nue­va te­le (Net­flix) y el vie­jo cine ven­ció es­te, aun­que fue una vic­to­ria ca­si pí­rri­ca. La in­dus­tria re­co­no­ció el mo­de­lo de Net­flix, pe­ro no le en­tre­gó las lla­ves de la ca­sa y se re­ser­vó la me­jor pe­lí­cu­la pa­ra Green Book o, co­mo la lla­ma Gre­go­rio Be­lin­chón, Pa­sean­do a Miss Daisy 2. Aun­que pue­de que sea la pro­pia Net­flix quien no ha en­ten­di­do del to­do las nor­mas del jue­go, por­que Ro­ma po­día ga­nar cual­quier ca­te­go­ría sal­vo la de me­jor pe­lí­cu­la. Pa­ra eso le fal­ta­ba la mo­ra­le­ja.

Se ha cri­ti­ca­do a Ro­ma su len­ti­tud, su es­te­ti­cis­mo y su pe­dan­te­ría, pe­ro la crí­ti­ca más per­sis­ten­te, so­bre to­do enMé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca, ha si­do mo­ral. Co­mo re­su­mía el pe­rio­dis­ta Die­go Sa­la­zar en Fo­reign Po­licy: “Ro­ma es un ho­me­na­je her­mo­so a la opre­sión do­més­ti­ca”. En otras pa­la­bras: la mi­ra­da con­des­cen­dien­te de un se­ño­ri­to a las cria­das que agra­de­cen los men­dru­gos de pan lan­za­dos por los amos. Y al­go de eso pue­de ha­ber. Al fin y al ca­bo, es una his­to­ria de ins­pi­ra­ción au­to­bio­grá­fi­ca na­rra­da por un se­ño­ri­to que evo­ca su re­la­ción fi­lial con una cria­da. Hay un re­tra­to sin en­jui­cia­mien­to, y si no hay con­de­na ex­plí­ci­ta, mu­chos es­pec­ta­do­res con­clu­yen que hay jus­ti­fi­ca­ción im­plí­ci­ta de un or­den so­cial. Pe­ro eso es exi­gir­le al ar­te al­go que el ar­te no es­tá obli­ga­do a dar y que, ade­más, lo es­tro­pea has­ta con­ver­tir­lo en pan­fle­to. Ro­ma es ar­te por­que se cen­tra en el re­tra­to y no en en­jui­ciar lo re­tra­ta­do. Es de­cir, Cua­rón ha con­ta­do lo que le ha da­do la ga­na y no lo que al­gu­nos le exi­gían que con­ta­ra.

La te­le ha si­do tra­di­cio­nal­men­te el re­fu­gio del mo­ra­lis­mo, el ma­ni­queís­mo y la sim­ple­za, fren­te a la li­ber­tad del cine, don­de triun­fa­ban la am­bi­güe­dad y la so­fis­ti­ca­ción. En es­ta gala, es­to se ha in­ver­ti­do: la te­le re­pre­sen­ta el ar­te, y el cine la rec­ti­tud mo­ral. La ba­ta­lla es­tá —co­mo siem­pre— en­tre quie­nes cree­mos que el cine es so­lo cine y quie­nes creen que es, ade­más, una mi­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.