Sán­chez y Ri­ve­ra se­llan su rup­tu­ra al fin de la le­gis­la­tu­ra

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cris­pa­ción

sta cam­pa­ña de cam­pa­ñas es un buen ejem­plo pa­ra en­ten­der la di­fe­ren­cia es­ta­ble­ci­da en el mun­do an­glo­sa­jón en­tre po­li­tics y po­li­cies. Con po­li­tics se ha­ce re­fe­ren­cia a to­do aque­llo que los par­ti­dos ha­cen pa­ra in­cre­men­tar su apo­yo po­lí­ti­co y ga­nar po­der de de­ci­sión: ges­tos, de­cla­ra­cio­nes, sím­bo­los, ma­nio­bras par­la­men­ta­rias, po­si­cio­na­mien­tos res­pec­to a otros, et­cé­te­ra. Por el con­tra­rio, las po­li­cies son aque­llas ac­cio­nes que se po­nen en mar­cha pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de una so­cie­dad.

En tiem­pos de cam­pa­ña la con­ver­sa­ción pú­bli­ca se lle­na de men­sa­jes gran­di­lo­cuen­tes, exa­brup­tos e in­ter­pre­ta­cio­nes efec­tis­tas de la reali­dad. Pue­de pa­re­cer has­ta cier­to pun­to nor­mal que, cuan­do ca­da cual bus­ca de­fi­nir su per­fil pa­ra atraer a su elec­to­ra­do es­to sea así, pe­ro en mo­men­tos de al­ta ten­sión co­mo los ac­tua­les se pue­de ge­ne­rar el es­pe­jis­mo de creer que la so­cie­dad es la que se plas­ma en el gri­te­río de tuits.

Sin em­bar­go, mien­tras se anun­cian ve­tos, se crean cor­do­nes sa­ni­ta­rios, o se nos di­ce a las mu­je­res que de­be­ría­mos co­no­cer lo que lle­va­mos en nues­tro vien­tre cuan­do es­ta­mos em­ba­ra­za­das, se es­tán pro­du­cien­do cam­bios de ca­la­do que son to­da una re­vo­lu­ción.

Ha­ce unos días el Go­bierno ba­lear anun­cia­ba en su re­cién apro­ba­da Ley de Cam­bio Cli­má­ti­co la prohi­bi­ción de que los vehícu­los dié­sel cir­cu­len por las is­las a par­tir del año 2025 y los de ga­so­li­na des­de 2035, fi­ján­do­se el ob­je­ti­vo de abas­te­cer­se con ener­gías re­no­va­bles a par­tir de 2050. Po­co des­pués el Mi­nis­te­rio de Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca ha­cía pú­bli­co su Mar­co Es­tra­té­gi­co de Ener­gía y Cli­ma, que mo­vi­li­za­rá más de 200.000 mi­llo­nes de eu­ros de in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da, ge­ne­ran­do un in­cre­men­to del PIB de en­tre 19.300 y 25.100 mi­llo­nes en­tre 2021 y 2030. An­te­ayer se pre­sen­tó el Con­se­jo de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, ór­gano de par­ti­ci­pa­ción en el que me­dio cen­te­nar de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, sin­di­ca­les, em­pre­sa­ria­les y uni­ver­si­da­des da­rán se­gui­mien­to a la Agen­da 2030 y sus 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble.

Ca­da una de es­tas me­di­das su­pon­drá una re­vo­lu­ción en lo eco­nó­mi­co, lo so­cial, lo po­lí­ti­co y lo am­bien­tal, y si bien es El cli­ma de “cris­pa­ción, in­sul­to y en­fren­ta­mien­to te­rri­to­rial”, es el que ha pri­ma­do en es­tos me­ses, se­gún Sán­chez, y es el que quie­re des­te­rrar tras las elec­cio­nes del 28 de abril por­que Es­pa­ña “es más abier­ta e in­te­gra­do­ra” que lo que aho­ra ocu­rre en el Par­la­men­to. A es­ta vi­sión de Sán­chez se con­tra­pu­so la idea de Ca­sa­do y Ri­ve­ra.

Pa­ra el pri­me­ro “nun­ca en tan po­co tiem­po se ha he­cho tan­to da­ño a Es­pa­ña”. Pa­ra Ri­ve­ra, el pre­si­den­te “tie­ne aler­gia a la ban­de­ra de Es­pa­ña”. A ello res­pon­día in­dig­na­do Sán­chez en de­fen­sa de la es­pa­ño­li­dad de su par­ti­do si bien res­pe­ta la ma­ne­ra en la que ca­da uno pue­da sen­tir­se es­pa­ñol. Aun­que la crí­ti­ca fue ge­ne­ral y glo­bal por ca­da ac­ción del go­bierno, la cri­sis ca­ta­la­na im­preg­nó las in­ter­ven­cio­nes de am­bos. En su de­fen­sa, Sán­chez re­cor­dó que fue al Go­bierno del PP a quien le con­vo­có el in­de­pen­den­tis­mo dos re­fe­ren­dos y pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia. “Pe­ro no­so­tros apo­ya­mos al Go­bierno por­que se tra­ta­ba de una cues­tión de Es­ta­do”, re­cor­dó Sán­chez.

Los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas, el PDeCAT y ERC, en voz de sus res­pec­ti­vos por­ta­vo­ces, Car­les Cam­pu­zano y Joan Tar­dà, no sien­ten que Sán­chez ha­ya da­do nin­gún pa­so pa­ra sa­tis­fa­cer su afán de au­to­go­bierno. Su ba­lan­ce fue tam­bién ne­ga­ti­vo. Tam­po­co Uni­dos Po­de­mos en­cuen­tra mo­ti­vos de sa­tis­fac­ción. To­dos en cam­pa­ña, aun­que Aitor Es­te­ban, por­ta­voz del PNV, iro­ni­zó res­pec­to a que él sí iba a ha­blar del Bre­xit y de Ve­ne­zue­la, co­mo fi­gu­ra­ba en el or­den del día an­te “los mí­ti­nes” que aca­ba­ba de es­cu­char. cier­to que que­da­rán al al­bur de los pró­xi­mos go­bier­nos que sal­gan de las ur­nas, no hay que ol­vi­dar que to­das ellas es­tán co­nec­ta­das con pro­fun­das co­rrien­tes in­ter­na­cio­na­les que van des­de los flu­jos de in­ver­sión has­ta las di­rec­tri­ces de Na­cio­nes Uni­das, pa­san­do por so­cie­da­des ca­da vez más dis­pues­tas a dar un gi­ro a nues­tro mo­de­lo de desa­rro­llo, co­mo es­tá de­mos­tran­do el mo­vi­mien­to de Jó­ve­nes por el Cli­ma. Has­ta Do­nald Trump, el ma­yor de los ne­ga­cio­nis­tas del cam­bio cli­má­ti­co, ha to­pa­do con la opo­si­ción de fon­dos de in­ver­sión, em­pre­sas, go­bier­nos lo­ca­les, uni­ver­si­da­des y una am­plia so­cie­dad ci­vil que no es­tá dis­pues­ta a dar mar­cha atrás en la cons­truc­ción de una nue­va eco­no­mía.

Si­ga­mos ob­ser­van­do el es­pec­tácu­lo de la cam­pa­ña, pe­ro no ol­vi­de­mos que hay po­li­cies en mar­cha que, pa­se lo que pa­se, no tie­nen vuel­ta atrás. Y esas son las que cam­bian nues­tras vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.