Las som­bras de Mal­ta so­bre el ase­si­na­to de la pe­rio­dis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Aper­tu­ra de in­ves­ti­ga­ción

Co­mo ca­da día, Ann De­mar­co, de 58 años, acu­de con una mo­chi­la a una de las ca­lles más cén­tri­cas y tu­rís­ti­cas de La Va­le­ta, la ca­pi­tal de Mal­ta. La abre, sa­ca una ve­la y unos pe­que­ños car­te­les y los va co­lo­can­do con cui­da­do a los pies de tres es­ta­tuas. Ese mo­nu­men­to re­cuer­da a las víc­ti­mas del bru­tal ase­dio oto­mano que so­por­tó la is­la en 1565. Pe­ro lo que ella y otras ac­ti­vis­tas pre­ten­den que no se ol­vi­de, con flo­res y men­sa­jes, es al­go mu­cho más re­cien­te y aún irre­suel­to, el ase­si­na­to con un co­che bom­ba de la pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción Daph­ne Ca­rua­na Ga­li­zia el 16 de oc­tu­bre de 2017.

De­mar­co lle­va re­pues­tos en la bol­sa, más ve­las y más car­te­les don­de se lee: “Una pe­rio­dis­ta ase­si­na­da: no hay jus­ti­cia”. Lo ha­ce por­que sa­be que los­men­sa­jes du­ra­rán ahí ex­pues­tos so­lo unas ho­ras, a ve­ces ni eso. Si no lo qui­ta al­gún ciu­da­dano por su cuen­ta, lo eli­mi­nan los ser­vi­cios de lim­pie­za de ma­dru­ga­da. To­dos los días. De­mar­co, que leía siem­pre a la pe­rio­dis­ta, for­ma par­te de Oc­cupy Jus­ti­ce, un pe­que­ño gru­po de pro­tes­ta que sur­gió po­co des­pués del aten­ta­do. “No po­de­mos vol­ver a la nor­ma­li­dad co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do”, di­ce.

Ca­rua­na Ga­li­zia te­nía 53 años cuan­do la ma­ta­ron y era la pe­rio­dis­ta más co­no­ci­da del país más pe­que­ño de la UE, de 475.000 ha­bi­tan­tes. Con su es­ti­lo in­ci­si­vo, en oca­sio­nes bur­lón, sa­ca­ba a la luz es­cán­da­los de co­rrup­ción que afec­ta­ban a em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos en el Go­bierno y en la opo­si­ción en su blog Run­ning Com­men­tary. Era una voz in­có­mo­da y po­ten­te, y si­guió sién­do­lo pe­se a las ame­na­zas que ha­bía re­ci­bi­do.

Su ase­si­na­to cau­só un enor­me es­tu­por y alar­ma en una Eu­ro­pa que se su­po­ne se­gu­ra pa­ra in­for­mar. Y tam­bién lla­mó la aten­ción del Par­la­men­to Eu­ro­peo y otras ins­ti­tu­cio­nes so­bre las gra­ves de­fi­cien­cias del Es­ta­do de de­re­cho en la is­la. Em­pe­zan­do por las som­bras que ro­dean la in­ves­ti­ga­ción de su muer­te, lle­na de pre­gun­tas que cues­tio­nan el fun­cio­na­mien­to de la po­li­cía, los jue­ces y la se­pa­ra­ción de po­de­res en Mal­ta.

Un co­che de po­li­cía vi­gi­la la en­tra­da a la ca­sa de Ca­rua­na Ga­li­zia. Es­tá en una zo­na ru­ral a me­dia ho­ra en co­che de La Va­le­ta, ro­dea­da de oli­vos. En el sa­lón hay un par de re­tra­tos de Daph­ne, mon­to­nes de re­vis­tas y fo­tos fa­mi­lia­res. Matthew, su hi­jo ma­yor, de 32 años, oyó la ex­plo­sión des­de la me­sa del co­me­dor. Es­cu­chó la mú­si­ca del co­che de su ma­dre mien­tras se ale­ja­ba y unos mi­nu­tos más tar­de, la bom­ba. Sa­lió co­rrien­do des­cal­zo, y di­ce que tu­vo cla­ro de qué se tra­ta­ba al ins­tan­te. Ha­bla un es­pa­ñol flui­do, que apren­dió en Cos­ta Ri­ca, don­de se for­mó co­mo pe­rio­dis­ta: “Ca­si un año y me­dio des­pués del ase­si­na­to, aún no sa­be­mos quién es­tá de­trás, y la po­li­cía tam­po­co. Des­de fue­ra, pa­re­ce que tam­po­co es­tán ha­cien­do mu­cho es­fuer­zo pa­ra des­cu­brir­lo”.

Por aho­ra hay tres acu­sa­dos de ser los au­to­res ma­te­ria­les, to­dos de­lin­cuen­tes co­mu­nes, pe­ro no quién lo or­de­nó. Él y su fa­mi­lia creen que es “muy pro­ba­ble que quien es­tá de­trás ten­ga víncu­los con el Go­bierno deMal­ta o tra­ba­je en él”. Matthew ase­gu­ra que la po­li­cía no ha in­te­rro­ga­do a nin­guno de los miem­bros del Eje­cu­ti­vo la­bo­ris­ta de Jo­seph Mus­cat a los que la pe­rio­dis­ta se­ña­la­ba por co­rrup­ción en su blog, in­clui­do un mi­nis­tro que fue vis­to en un bar con uno de los sos­pe­cho­sos tras la ex­plo­sión. Tam­bién pi­de que se abra ya una in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca —dis­tin­ta de la po­li­cial, una co­mi­sión que tie­ne que au­to­ri­zar el Go­bierno— que de­ter­mi­ne las cir­cuns­tan­cias del ase­si­na­to y si el Es­ta­do pu­do ha­ber­lo evi­ta­do. “Al­gu­nos co­le­gas ha­bían he­cho so­nar la alar­ma res­pec­to a Mal­ta, pe­ro creo que na­die era cons­cien­te del al­can­ce de los pro­ble­mas has­ta el ase­si­na­to de Daph­ne Ca­rua­na Ga­li­zia”, ex­pli­ca la eu­ro­dipu­tada ho­lan­de­sa li­be­ral Sop­hia in’t Veld. El Par­la­men­to Eu­ro­peo va a so­me­ter al Pleno, a fi­na­les de mar­zo, un pro­yec­to de re­so­lu­ción en el que res­pal­da la pe­ti­ción de la fa­mi­lia so­bre la aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca y lan­za un du­ro men­sa­je po­lí­ti­co a Mal­ta. In’t Veld en­ca­be­zó la se­gun­da mi­sión de eu­ro- dipu­tados que via­jó a la is­la pa­ra se­guir la in­ves­ti­ga­ción del ase­si­na­to y la si­tua­ción del Es­ta­do de de­re­cho. La eu­ro­dipu­tada cri­ti­ca que “las au­to­ri­da­des mal­te­sas no es­tán usan­do to­dos los re­cur­sos a su al­can­ce. Por ejem­plo, di­cen que han so­li­ci­ta­do a Ale­ma­nia la in­for­ma­ción del or­de­na­dor de Ca­rua­na Ga­li­zia, pe­ro la po­li­cía ale­ma­na no ha re­ci­bi­do nin­gu­na pe­ti­ción ofi­cial”. ron”, cuen­ta Ma­nuel De­lia, un co­no­ci­do blo­gue­ro que aca­ba de fun­dar Re­pu­bli­ka, una ONG que lu­cha por el Es­ta­do de de­re­cho en Mal­ta. El Go­bierno tie­ne una vi­sión muy dis­tin­ta: se­gún un por­ta­voz, el pro­ble­ma es que las ve­las y car­te­les es­tán en el mo­nu­men­to de­di­ca­do al Gran Si­tio de Mal­ta, “lo que ha cau­sa­do una gran ofen­sa a mu­cha gen­te y ellos mis­mos los han re­ti­ra­do”. Afir­ma que el Go­bierno no es­tá en con­tra de un mo­nu­men­to que re­cuer­de a Ca­rua­na Ga­li­zia, pe­ro “es ne­ce­sa­rio ob­te­ner los per­mi­sos y se­guir los pro­ce­di­mien­tos pa­ra ello”. Y re­ma­cha: “Pa­ra que reine el Es­ta­do de de­re­cho, hay que cum­plir la ley”.

Hay más as­pec­tos que preo­cu­pan en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, que fi­nan­cia un pro­yec­to en el que se in­clu­ye es­te re­por­ta­je. “Ve­mos co­rrup­ción, ven­ta de pa­sa­por­tes, la­va­do de di­ne­ro, con­flic­tos de in­te­rés… Un mon­tón de ac­ti­vi­dad ile­gal, sos­pe­cho­sa y tur­bia co­nec­ta­da de al­gún mo­do con círcu­los gu­ber­na­men­ta­les”, afir­ma. En el bo­rra­dor de re­so­lu­ción tam­bién se pi­de al Go­bier- no que in­ves­ti­gue los víncu­los del je­fe de Ga­bi­ne­te y el mi­nis­tro de Tu­ris­mo con una em­pre­sa en Du­bái, 17 Black, un po­si­ble ca­so de co­rrup­ción que Ca­rua­na Ga­li­zia em­pe­zó a in­ves­ti­gar y que, tras su ase­si­na­to, pro­si­guió Reu­ters con otros me­dios, den­tro de un gru­po lla­ma­do Daph­ne Pro­ject que con­ti­núa con los ca­sos en los que ella tra­ba­ja­ba.

Un por­ta­voz del Go­bierno de Mal­ta es­pe­ci­fi­ca, en un co­rreo elec­tró­ni­co, que la po­li­cía ya in­ves­ti­ga la em­pre­sa 17 Black. Y aña­de que ha­brá una in­ves­ti­ga­ción so­bre el ase­si­na­to cuan­do con­clu­ya la po­li­cial que es­tá en mar­cha, pa­ra no per­ju­di­car­la. El po­der de Es­tras­bur­go pa­ra ac­tuar cuan­do ob­ser­va si­tua­cio­nes co­mo la de Mal­ta es li­mi­ta­do, re­co­no­ce In’t Veld. “No te­ne­mos to­do el po­der que ne­ce­si­ta­mos, pe­ro po­de­mos man­te­ner la pre­sión”, afir­ma. To­da esa aten­ción eu­ro­pea ha­cia Mal­ta, los ho­me­na­jes a Daph­ne Ca­rua­na Ga­li­zia en Es­tras­bur­go, don­de la sa­la de pren­sa del Par­la­men­to lle­va su nom­bre, con­tras­ta con el aco­so que denuncian quie­nes pi­den que se es­cla­rez­ca el ca­so y lu­chan con­tra la co­rrup­ción en la is­la. Tan­to Oc­cupy Jus­ti­ce, que bro­tó des­pués del ase­si­na­to, co­mo Il Ken­nie­sa, una pe­que­ña or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil, cri­ti­can una cam­pa­ña de odio con­tra la me­mo­ria de la pe­rio­dis­ta. El he­cho de que ca­da día se eli­mi­nen las flo­res y car­te­les que la re­cuer­dan re­mi­te a ese cli­ma hos­til. El hi­jo de la pe­rio­dis­ta ob­ser­va la si­tua­ción con tris­te­za. “To­do es­to di­ce mu­cho de la ac­ti­tud del Go­bierno: quie­ren que la gen­te se ol­vi­de de mi ma­dre y de que no sa­be­mos quién es­tá de­trás del ase­si­na­to”.

Ho­ras des­pués, ba­jo el mo­nu­men­to del Gran Si­tio de Mal­ta no hay ni ras­tro de los car­te­les y las ve­las. Has­ta que, al día si­guien­te, al­guien los vuel­va a co­lo­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.