Una to­ga con­tra la in­to­xi­ca­ción

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

No es­ta­ba cla­ro que Ma­nuel Mar­che­na (Las Pal­mas, 1959) fue­ra a pre­si­dir el me­ga­jui­cio del pro­cés. Los po­pu­la­res y el PSOE lo “res­ca­ta­ron” de la Sa­la Se­gun­da al un­gir­lo pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial. Y la de­fen­sa de los en­cau­sa­dos qui­so re­cu­sar­lo por­que un men­sa­je te­me­ra­rio del se­na­dor Ig­na­cio Co­si­dó (PP) con­ver­tía al ma­gis­tra­do en un tí­te­re.

Los epi­so­dios de­fi­nen la in­sa­cia­ble po­li­ti­za­ción de la jus­ti­cia, pe­ro no in­ti­mi­da­ron la in­de­pen­den­cia de Mar­che­na. Re­nun­ció a los ga­lo­nes que le pro­pu­so el bi­par­ti­dis­mo y se re­in­cor­po­ró al tri­bu­nal que juz­ga a los po­lí­ti­cos so­be­ra­nis­tas. Por asig­na­ción je­rár­qui­ca. Y por­que fue des­es­ti­ma­do el 29 de enero el re­cur­so que cues­tio­na­ba su im­par­cia­li­dad.

No se­rá sen­ci­llo ais­lar el jui­cio de las in­ter­fe­ren­cias, más to- da­vía cuan­do el juez Mar­che­na, me­tó­di­co, es­cru­pu­lo­so, pe­da­gó­gi­co en el strea­ming de las pri­me­ras se­sio­nes, ha te­ni­do que neu­tra­li­zar o so­fo­car los re­la­tos po­lí­ti­cos de los pro­ce­sa­dos y de la acu­sa­ción po­pu­lar. Tan­to Jun­que­ras ex­po­ne la ma­nía per­se­cu­to­ria del Es­ta­do, tan­to Or­te­ga Smith, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Vox, pre­ci­pi­ta un mi­tin elec­to­ral ca­da vez que le co­rres­pon­de el turno de los in­te­rro­ga­to­rios.

Co­no­ce bien Mar­che­na el Su­pre­mo por­que fue nom­bra­do el fis­cal más jo­ven de la his­to­ria (2004) y por­que fue tam­bién el ma­gis­tra­do más jo­ven del tri­bu­nal (2007). Los pro­di­gios pre­mo­ni­to­rios ex­pli­can que ha­ya al­can­za­do la pre­si­den­cia del jui­cio del si­glo, pe­ro, an­tes de con­ver­tir­se en po­nen­te y en el fu­tu­ro re­dac­tor de la sen­ten­cia, se ha plu­ri­em­plea­do en otras cau­sas de re­per­cu­sión me­diá­ti­ca. Por el pin­to­res­quis­mo de sus protagonistas (el ca­so Cam­pa­na­rio). Por la cons­ter­na­ción so­cial (ca­so Ma­ri Luz). Por las con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas (ca­so Atut­xa). Y por el es­tu­por cor­po­ra­ti­vo: Mar­che­na for­ma­ba par­te del sa­ne­drín que con­de­nó al co­le­ga Bal­ta­sar Gar­zón por ha­ber pre­va­ri­ca­do y vul­ne­ra­do los de­re­chos de la de­fen­sa en el ca­so Gür­tel.

Tie­ne fa­ma de con­ser­va­dor el ma­gis­tra­do. Y ha de­bi­do sa­cu­dir­se la be­li­ge­ran­cia con que sus ad­ver­sa­rios le atri­bu­yen ha­ber pro­te­gi­do al Par­ti­do Po­pu­lar, o le re­pro­chan ha­ber­se con­ver­ti­do en el juez más in­flu­yen­te de Es­pa­ña, tan­to por el pe­so de su car­go co­mo­por la red in­vi­si­ble de sus re­la­cio­nes. In­clui­da la amis­tad y ca­ma­ra­de­ría con el di­fun­to ex fis­cal ge­ne­ral Jo­sé Ma­nuel Ma­za.

Fue Ma­za quien pre­sen­tó la pri­me­ra que­re­lla con­tra los cons­pi­ra­do­res del pro­cés en 2017. Y fue­ron el Su­pre­mo y Mar­che­na (po­nen­te) quie­nes la ad­mi­tie­ron a trá­mi­te, más o me­nos co­mo hu­bie­ra co­men­za­do en­ton­ces un fe­nó­meno de cris­ta­li­za­ción ju­di­cial que la pren­sa so­be­ra­nis­ta y la de­fen­sa de los pro­ce­sa­dos ob­ser­van co­mo un sa­bo­ta­je pre­ven­ti­vo del Es­ta­do.

La hi­pér­bo­le no pa­re­ce ha­ber con­mo­vi­do la se­re­ni­dad de Mar­che­na de­lan­te de las cá­ma­ras ni de los acu­sa­dos. Tie­ne más sen­ti­do del hu­mor del que tras­la­dan las obli­ga­cio­nes. Es muy afi­cio­na­do a la ópe­ra. Le gus­ta la li­te­ra­tu­ra de An­to­nio Mu­ñoz Mo­li­na. Y practica la na­ta­ción, aca­so co­mo re­me­dio ur­ba­ni­ta a la nos­tal­gia del Atlán­ti­co. Hi­jo de le­gio­na­rio de al­ta gra­dua­ción, Mar­che­na, ca­sa­do, pa­dre de dos hi­jos, na­ció en Ca­na­rias y es­tu­dió en los je­sui­tas de El Aaiún (Sáha­ra Es­pa­ñol), aun­que fue en la uni­ver­si­dad viz­caí­na de Deus­to don­de ad­qui­rió su li­cen­cia­tu­ra en De­re­cho. La ha di­la­ta­do en to­dos los ex­tre­mos y en to­dos los lí­mi­tes, co­mo juez, fis­cal, pro­fe­sor, pro­li­jo en­sa­yis­ta y con­fe­ren­cian­te, pe­ro, has­ta aho­ra, nun­ca ha­bía te­ni­do que pro­nun­ciar­se so­bre el ar­tícu­lo 472 del có­di­go pe­nal: re­be­lión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.